Hermosillo, Sonora.-

Recién leí una magnífica reseña de Valeria Villa sobre Indignación total (Laurent de Sutter, La Cebra, 2020), un libro que aborda la adicción al escándalo en las sociedades «avanzadas» del siglo XXI, esas que presumen individuos que se indignan por todo porque todo les ofende (las comillas son mías). Ese fenómeno, de reciente cuño si se quiere, está envenenando la convivencia entre millones de personas y particularmente entre nuestros primos del norte, los gringos, especialmente cuando hace chispa con otro fenómeno de raíces más profundas y dolorosas, como es el caso del racismo. En ese contexto, las comunidades históricamente abusadas perciben infinidad de ataques donde no los hay  y responden con una violencia encarnizada, desproporcionada, malinformada en muchos de los casos. Y la escuela, otrora agente de socialización en la sociedades modernas, se va convirtiendo en la arena de conflicto por excelencia en la actual sociedad posmoderna o desmoderna, siguiendo a Touraine (Alain Touraine, ¿Podremos vivir juntos?, FCE, 1997/2000; la columna de Villa, «La vida de las emociones», en La Razón del 21 de octubre de 2022, página 26).

Escribo lo anterior para dar marco al caso de Maribel Álvarez, vieja amiga y colega que labora en la Universidad de Arizona, actualmente under atack por un malentendido con una estudiante afroamericana y discapacitada. Recuerdo mis andanzas con Maribel investigando las significaciones culturales del trigo en Sonora, hace más de una década, y no saben lo difícil que me resulta imaginarla ya no digamos humillando a otra persona, ¡siquiera faltándole al respecto! Mucho menos si la interacción, como es el caso, se dio en un entorno de trabajo y mucho menos siendo la otra persona una mujer, de color y en silla de ruedas. No way!!

Reproduzco a continuación el pronunciamiento del presidente de la Alianza para el Folclore y el Patrimonio Cultural del Norte, el cual desde Crónica Sonora suscribimos:

Por Benjamín Alonso Rascón

En portada, selfie de Maribel Álvarez

Sobre el autor

Premio Nacional de Periodismo 2007. Director de Crónica Sonora. cronicasonora@gmail.com

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *