Vivir al día


Como cada lunes, María Elena Carrera pone el dedo en la llaga


Hermosillo, Sonora.-

Primero fue darnos cuenta que nuestra salud, a decir de los gobiernos, dependía de aislarnos los unos de los otros, y no nos dimos cuenta en principio que esa sola indicación traería como consecuencia poner en evidencia que aún en el aislamiento social se expresan nuestras grandes diferencias.

Incluso hay un meme que circula en redes sociales que nos causa risa, si no fuera por la profundidad que nos revela: una foto de la Reyna Isabel de Inglaterra cuyo texto dice “Por favor, quédense en sus castillos”; para muchas familias que tuvieron que obedecer quedarse en casa implicó no generar los recursos necesarios para comer.

Antes, durante y después de la pandemia lo que hay es el reflejo de profundas diferencias. Hay quienes para los que quedarse en casa significó seguir recibiendo un salario, y con este ir al súper para adquirir lo que se necesita para comer, se llenaron refrigeradores y alacenas. Pero para un grupo social mucho más nutrido, el “distanciamiento social” lo que provocó fue una profunda incertidumbre.

Miles de hogares hoy día no pueden satisfacer el mínimo alimentario porque, simple y sencillamente, dejó de entrar recurso para comer. La economía informal o irregular es la actividad económica que es invisible al Estado por razones de evasión fiscal o de controles administrativos: ejemplo el trabajo doméstico no declarado o la venta ambulante espontánea, los lava carros, vendedores de mercancía de todo tipo en las calles o de casa en casa, de pronto vieron mermada su entrada económica si no es que de plano dejaron de recibir entradas económicas.

Estamos frente a muchas pandemias, la principal de todas: la pobreza. De acuerdo a fuentes internacionales que estudian el devenir de las sociedades en el mundo, un 60 por ciento de personas a nivel mundial se emplean en actividades informales. De acuerdo a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la informalidad es la incapacidad para crear suficientes puestos de trabajo en la economía formal.

Simple y llanamente no podemos quedarnos en nuestros castillos porque no sabemos qué vamos a comer el día de hoy, esa es la triste realidad de muchas casas. Y aunque los gobiernos indiquen #QuédateEnCasa como una exigencia, en realidad lo que te están pidiendo es que dejes de traer el sustento diario para lo básico en casa.

Ahorita mismo mientras un día más se suma a la exigencia de quedarse en casa, para no propagar el virus porque no hay vacuna que remedie la enfermedad, millones de personas en el planeta viven en ansiedad, depresión y trastorno de pánico. Qué va a suceder nos preguntamos mientras vemos los días pasar. Para los gobiernos representará serios retos en la reorientación de los programas sociales, y la pregunta es:  ¿entregando dinero de manera directa a las familias se logrará frenar la pobreza? O ésta se incrementará pues no habrá dinero que alcance para darles a todas las personas.

Es correcto eso de primero los pobres, sin duda, pero el tiempo se nos vino encima y no habrá soluciones sencillas a un tema estructural. ¿Pueden exigirnos, multarnos, llevarnos a la cárcel por no permanecer en casa? Creo que es injusto. Ya lo dijo la Reyna Isabel de Inglaterra “Por favor, quédense en sus castillos” y eso haremos mientras grupos vulnerables no hayan salida a sus múltiples necesidades. 

Mientras eso sucede, día a día nos llegan por redes sociales la oferta de servicios de mucha gente que se quedó sin trabajo a decir de la Secretaria de Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde, en los primeros veinte días de que se presentara el primer caso de coronavirus en el país, se perdieron 346 mil 348 puestos de trabajo. Y ese dato sólo  es la punta del Iceberg.

Por María Elena Carrera

Fotografía de Benjamín Alonso

Relojero del centro de Hermosillo y parroquianos, la víspera del próximo pasado San Valentín



Acerca de

Licenciada en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana UAM-Iztapalapa 1978 – 1982. Doctorante en Mediación y Negociación por el Instituto de Mediación de México 2018 – 2020. Integrante de varias Organizaciones de la Sociedad Civil: Mujeres y Punto AC 1994 – 2019 en la cual he sido Coordinadora Estatal en Sonora y posteriormente Coordinadora Nacional 2015 – 2020. Colaboradora de la Asociación Hermosillo Cómo Vamos) 2016 – 2020 donde actualmente es Coordinadora de la Mesa Temática de Desarrollo Humano y facilitadora del dialogo en la Mesa Temática Desarrollo Sustentable y Servicios Públicos Municipales. Integrante del Comité de Vigilancia del Comité de Vecinos de Montecarlo, en Hermosillo Sonora e integrante de Seguridad, Justicia y Paz para las Mujeres en México 2018 – 2020. Integrante del Colectivo Sor Juanas, trabajo interdisciplinario para visibilizar la difícil tarea de ser madre en prisión con sus hijos al interior de los centros penitenciarios. Desde estos diversos espacios ciudadanos el motor principal de mi participación es promover una nueva cultura de la participación ciudadana bajo tres ejes transversales: derechos humanos, perspectiva de género y cultura de paz. Actualmente soy Secretaria Académica del Posgrado en Derecho en la Universidad de Sonora. Colaboro en varios medios de comunicación local: Mujer y Poder, Proyecto Puente, Política y Rock And Roll Radio y Crónica Sonora.


'Vivir al día' has no comments

Sé el primero en comentar!

Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora