“¡Verga violadora, A la licuadora!”: Paro y marcha de mujeres en la CDMX


Ciudad de México.-

El día de ayer la Ciudad de México se vistió de violeta. Las jacarandas y las mujeres le dieron un tono particular a un día nublado que amenazaba con la primera lluvia de la temporada. Mujeres diversas con agendas variadas unimos nuestras voces para conmemorar un año más por el Día Internacional de la Mujer. Para recordarnos, y hacerle saber a la sociedad que seguimos en pie de lucha, pues es necesario gritar ¡Ya basta de violencias, de acosos, de feminicidios, de ganar menos que los hombres, de no tener acceso a un aborto seguro, de lesbofobias, de discriminación!, de gritar ¡#NiUnaMenos!

El paro-marcha de mujeres fue multitudinario. Cantamos, gritamos, nos comunicamos por medio de la sororidad, la rabia, el coraje y el anhelo por construir un futuro desde el feminismo. El camino es largo, pero no cabe duda: el feminismo es liberador. El movimiento de mujeres está vivo y más vigente que nunca, pues tiene los elementos teóricos y prácticos para lograr el cambio y alcanzar la igualdad y la equidad entre mujeres y hombres.

Ayer quedó demostrado que, si nosotras paramos, el mundo no gira igual.

“Que lo vengan a ver,

Que lo vengan a ver,

Este no es presidente

Es asesino, macho, burgués”.

“Que no,

Te digo que no,

Pendejo no,

Mi cuerpo es mío

Yo decido

Tengo autonomía

Yo soy mía

Porque no…”

Alerta, alerta…

Alerta,

Alerta

Alerta que camina

La lucha feminista

Por América Latina

Que tiemblen,

Que tiemblen los machistas

Que América Latina será toda feminista

“Porque vivas se las llevaron

Vivas las queremos”

“¡Verga violadora,

a la licuadora!”

“Se buscan…

Violadores,

Feminicidas,

Acosadores,

O a todo machín que ande por ahí…”

Fotografía de Magaly Vásquez

Texto de Laura Martínez y Magaly Vásquez

Laura Olivia Martínez Montes (OlyLau) es feminista y socióloga. Creyente y defensora de los derechos humanos de las mujeres desde hace más de 20 años. Estudiosa de las juventudes, las sexualidades, amante de los animales y promotora de la igualdad, chilanga de tiempo completo.


Apoya el periodismo independiente

Banamex 5204 1652 3610 0099




Acerca de

Margarita Vásquez Montaño, mejor conocida como Magaly o “la Maga”, es una sonorense exiliada en la Ciudad de México por culpa de la Historia. Feminista, soñadora rebelde y amante de los días de sol, de una buena charla, de la sabrosa lectura de un poema y de la fortuna de disfrutar la espontaneidad del día a día. Egresada de la Universidad de Sonora y Maestra en Historia por El Colegio de México. Ha obtenido un par de reconocimientos gracias a la necedad por escribir sobre el pasado de las mujeres de la frontera, devolviéndoles las alas para que sus vuelos a lo largo de la historia puedan ser apreciados desde el presente.


'“¡Verga violadora, A la licuadora!”: Paro y marcha de mujeres en la CDMX' tiene 5 comentarios

  1. marzo 9, 2017 @ 1:10 pm Julia Montoya

    Feminismo es beneficio para todxs. 🙂

    Responder

    • marzo 9, 2017 @ 3:00 pm Magaly Vasquez

      Así es! No hay vuelta atrás. 🙂

      Responder

    • mayo 23, 2017 @ 8:39 pm Fernando

      El feminismo es igual q el machismo pero al revés porque el feminismo nomas favorese a las mujeres y a los hombres los destruye . O díganme el feminismo en que favorese al hombre. En nada al contrario es desigualdad q pasa en un divorcio ay igualdad? Para badauno se parte el lomo para q venga una feminista y te lo quite todo y te deje en la calle eso no es igualdad pónganse a trabajar es lo q deben hacer las verdaderas mujeres son mujeres decentes no andan enseñando tetas como las feministas q todo quieren arreglar desnudándose el feminismo está aliado con el lesbianismo mujeres q quieren ser como un hombre pero eso jamás lo lograrán porque les falta algo. Claro q no será publicado porque digo la verdad

      Responder

  2. marzo 10, 2017 @ 11:56 am Sergi Rodrigues

    Creo que el machismo y otros males de la sociedad moderna nacen de dos factores, de dos carencias profundas: más cultura (en el sentido más amplio de esta palabra) y más justicia social (en el sentido de homogeneización de recursos económicos entre mexicanos y acceso a un trabajo digno y bien pagado). Eso si sería en beneficio de tod@s!! Un no rotundo a la pobreza y un salir a la calle cuando pisotean los derechos de CUALQUIERA.

    Como alguien dijo desde otro país : mientras haya alguien que no esté a salvo, ninguno lo estaremos.

    El día que todos empezemos a preocuparnos de las necesidades de los demás, entonces nuestro presente (el de tod@s) empezará a mejorar. Mientras sigamos enfocándonos en batallas personales.. no le veo mucho futuro a esas deseadas mejoras. Sorry por el toque de realismo pesimista.

    Responder

    • marzo 10, 2017 @ 12:13 pm Sergi Rodrigues

      Creo que puedo expresarlo más claramente con otras palabras: la mejor forma de construir un mundo mejor es analizar las carencias y transformarlas en oportunidades de cambio y mejora, antes que lamentar desgracias. En fin, es la misma idea de: más vale prevenir que curar.

      Aplicado a lo de la violencia machista (la cuál detesto, obviamente) así como el trato desigual en el mundo del trabajo a la mujer, etc… sí pienso que es algo a curar. Sin embargo, la «cura» definitiva es atacar la raíz de los problemas sociales: la desigualdad económica, principalmente. Una vez solucionado eso entonces veremos como el resto de problemas prácticamente van desapareciendo y es más sencillo erradicar lacras como las xenofobias, machismos, discriminaciones, etc. Con el bienestar económico, viene el trabajo, la salud, la educación, el respeto por los demás y la propiedad de los demás, etc.

      Claro, ¡ahí no se acaba todo! ¡Hay machistas también entre los ricos! Pero en realidad lo son porqué la cultura en la que se «hospedan» lo es. Y ésta lo es por lo precario de la educación y bla bla bla… Es un perro que anda persiguiendo su propia cola.

      En fin, me hace vibrar siempre que veo a gente unida para luchar por un cambio positivo, como son las manifestaciones del día de la mujer. Pero creo que hay que tratar de enfocarse mejor en el objetivo de esa unión. No le veo sentido defender a capa y espada la igualdad de las mujeres con los hombres sin haber antes defendido con tanto o más vigor la igualdad entre las mujeres, ¿soy el único que lo ve un poco incongruente? Nunca podrá conseguirse lo primero sin lo segundo.

      Salud!

      Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora