Rumbo a una nueva ley estatal de cultura


MESA DE SOCIALIZACION

RUMBO A UNA NUEVA LEY ESTATAL DE CULTURA

Hermosillo, Sonora. Abril 7 de 2019

Ponencia de Alberto Nevárez Grijalva

Buenos días a todos:

Gracias, diputada María Dolores del Río, por esta invitación a hacer nuestras reflexiones en torno al tema de la cultura y cómo hemos de transitar en su fomento en esta nueva etapa que se ha caracterizado por el cada vez más difícil acceso a los recursos necesarios para el avance de programas y proyectos.

En el ámbito municipal, tuvimos la posibilidad de participar continuando los esfuerzos de Poly Coronel y ampliando la consolidación de programas y actividades que fortalecieran al sector.

Sin embargo, sería pretencioso afirmar que esos esfuerzos fueron los que iniciaron un movimiento en la materia; no sólo para Hermosillo, sino para el estado de Sonora, tenemos mucho que agradecer a la Universidad de Sonora, que desde la década de los 40s propició esfuerzos muy importantes en programas, eventos e infraestructura que perduran hasta hoy.

El desarrollo de la cultura en nuestro estado no se podría explicar sin el concurso indispensable de la Universidad de Sonora.  Con los años, otras casas de estudio e instituciones se sumaron a la causa, y más recientemente, los organismos de la sociedad civil y las empresas y asociaciones de artistas y promotores culturales.

Y aquí es donde nos encontramos ahora.  En este contexto de escasez de recursos, o lo que es a veces peor, escasez de interés de algunos gobernantes en el tema, celebro que a través de la creación de iniciativas de ley, se busquen soluciones.

No puede el sector seguir sujeto a la buena voluntad o al interés o desgano de un gobernante para saber si le irá bien o mal a la cultura, o continuar en el anacrónico esquema de politización del quehacer cultural, del apoyo a tal o cual candidato para acceder a lo que en legítimo derecho les corresponde a artistas y promotores.

Antes de abordar el tema de la confección de una nueva ley estatal de cultura, quiero manifestar mi  beneplácito porque la diputada haya tomado la iniciativa de al menos buscar un mecanismo que apoye esta gestión, a través del Estímulo Fiscal para la Cultura y las Artes del Estado de Sonora, que es ya una realidad.

La fórmula ya ha sido probada con éxito en otros ámbitos, muy particularmente en el federal, y es hora de que en nuestro estado aprovechemos su promulgación, y de entrada se le dé la mayor divulgación para que un amplio número de artistas, promotores o colectivos participen, y sobre todo, que no quede la bolsa de 15 millones de pesos sólo en Hermosillo, sino que otras regiones y municipios también se beneficien.

Revisando detenidamente la normatividad de este estímulo, me surgen algunas inquietudes que a continuación expongo:

  • Como el Instituto Sonorense de Cultura es la entidad que se hará cargo de la operatividad de esta iniciativa, y es su facultad elaborar o modificar las reglas originalmente expedidas, yo les solicitaría que de alguna manera tipificara el conflicto de interés en algunos de los reactivos publicados, por ejemplo, en el que estipula que el comité dictaminador que seleccionará los proyectos se integrará por personas no sonorenses ni residentes en el estado, supongo que buscando la imparcialidad.  Sin embargo, no debemos olvidar que numerosos grupos tienen ligas con artistas, promotores o colectivos foráneos.
  • Precisar los criterios para asignar el porcentaje de apoyo ya que, tratándose de grupos o artistas emergentes, no recibir el 100 por ciento o al menos un porcentaje mayoritario del financiamiento al proyecto, puede significar la no realización del mismo.  Con esto evitaremos que la totalidad de los apoyos queden únicamente en manos de grupos consolidados, marginando a artistas jóvenes o grupos de nueva creación.
  • Del mismo modo, si bien las reglas estipulan que no pueden participar empleados de las instituciones culturales, se debe buscar el mecanismo para que tampoco lo hagan a través de terceros ya que entonces se caería en la simulación.

Por otra parte, respecto a la posibilidad de una nueva ley estatal de cultura, creo que además de los muchos aspectos que debe contemplar, es importante fijar postura en la misma sobre los recursos que se le deben destinar al sector.

  • Hay debate nacional en cuanto a los porcentajes; se hable desde el 2 hasta el 5 por ciento del presupuesto global de un gobierno.  Creo que cada estado presenta características diferentes y se tiene que hacer un ejercicio cuidadoso para no caer en desproporciones que finalmente lleven a caer en letra muerta una disposición que tuvo la mejor de las intenciones.
  • Creo que también deben establecerse parámetros desde la propia ley para que el ejercicio de esos recursos beneficie al sector y no se consuma en la burocracia de las instituciones culturales, cuya nómina y gastos generales de operación dejan poco y en muchos casos prácticamente nada al gasto de inversión.
  • Como lo mencioné anteriormente en el tema del conflicto de interés, la propia ley debe adoptar los nuevos criterios de combate a la corrupción, para evitar que artistas, creadores o promotores que ocupan circunstancialmente puestos de decisión en las instituciones culturales, terminen llevándose el poco presupuesto disponible para financiar proyectos propios.
  • En las últimas décadas, el país, los estados y los municipios han caído en el vicio de la invención de todo tipo de festivales que consumen los recursos de todo un año en el lapso de unos cuantos días; creo que debemos de empezar a fijar criterios, claro, considerando las particularidades de cada región, en primer lugar de qué es y debe ser un festival cultural, qué porcentaje del presupuesto se le debe asignar del total disponible para gasto de inversión y qué participación deben tener los artistas y creadores locales en cada uno de ellos.  No más festivales con programación al gusto del gobernante en turno.

Antes de concluir en atención del factor tiempo, recalco que son muchos más los puntos que debemos tratar antes de presentar un borrador de ley estatal de cultura, por lo que espero que este sea el primero de varios foros de socialización en todo el estado.

Gracias.

Por Alberto Nevárez Grijalva

Fotografía de José Inés Cervantes

Alberto Nevárez al micrófono



Acerca de

Alberto Névarez Grijalva fue director de cultura del ayuntamiento de Hermosillo en las administraciones 2006-2009 y 2009-2012. Director de comunicación social en el Congreso del Estado de Sonora en la LXI Legislatura y hasta el momento de la LXII.


'Rumbo a una nueva ley estatal de cultura' has no comments

Sé el primero en comentar!

Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora