Gajos de música fuera de Sonora


Los Gajos de Luna tienen algo que decir respecto a la escena independiente de Hermorrancho. Un testimonio vivo de que sí se puede.

Léalos y descubra cómo.



Difícil parece agarrar lo necesario para irte a dar el rol con tu música. Hacer el equipaje con la cantidad mínima de ropa y objetos personales, lo más importante, tu instrumento. Tomar las maletas llenas de esperanzas, metas y un deseo de conocer nuevos caminos. Viajar con tu música, el sueño de muchos, sin embargo se siente una desconfianza por las preguntas que giran en tu cabeza, tales como: ¿A quién le gustará mi música? ¿Y si me quedo sin dinero? ¿Dónde dormiré? ¿Será seguro? En fin, terminamos nuestras carreras universitaria y nos propusimos como pareja, tomarnos un año para compartir la música del grupo que conformábamos: Gajos de Luna, integrada por Esteban Valenzuela (voz y guitarra), Leonardo Lozano (guitarra) y Carolina Trujillo (cajón flamenco). Lamentablemente, Leonardo no nos podría acompañar al inicio de este viaje, esperanzados que nos alcanzaría en el camino. Tomamos nuestros ahorros, los discos que nos ayudarían a difundir la música y ganar algo de baro y decidimos que ya no volveríamos por un largo tiempo.

Llegamos a Guadalajara, Jalisco, a principios del mes de abril, cansados pero emocionados porque tocaríamos en foros que amigos músicos nos habían recomendado. Escoger la ciudad tapatía como punto de partida era, como se dice, una navaja de doble filo. El primer y segundo evento donde tocamos había solamente meseros, parroquianos y gerentes del lugar; sin embargo, en el transcurso de los días conocimos a otros cantautores como Iván Antillón y Karla Mora, con quienes hicimos una colaboración musical con algunas de sus canciones y al final del mes presentamos el ensamble. De esta manera atrajimos público con la misma onda de nosotros y pudimos vender algunos de nuestros discos. También en Guadalajara nos tocó abrir el concierto a otro músico, Isy reyes, que también traía un estilo parecido a nosotros, por lo tanto también nos ayudó atraer el público a nuestra propuesta musical. Apenas era nuestra primer mes y ya le estábamos agarrando el gusto de compartir la música fuera de Sonora.

En los siguientes meses recorrimos Michoacán, Guanajuato, Aguascalientes, Ciudad de México, Chiapas y Guatemala, en cada uno de los lugares tratábamos de quedarnos mínimo dos semanas y máximo un mes. Pero en San Cristóbal de las Casas nos quedamos dos meses. Este lugar fue un punto clave para nosotros, salíamos a las calles y restaurantes a tocar canciones que ensamblamos con banjo y cajón dentro del género Gypsy Jazz y Bluegrass, a la gente le encantaba y nos apoyaban con algo de dinero o nos compraban el disco. Lo anterior nos hizo crecer musicalmente y algo muy importante, ahorrar para seguir viajando.

Poco a poco fuimos aprendiendo cómo viajar con la música: preguntar a los amigos por foros donde podríamos tocar, buscar en redes sociales con palabras clave según el lugar, por ejemplo “trova morelia”; mandar mensajes con el tiempo suficiente para programarnos, conseguir alojamiento con amigos o con amistades y familia de los amigos. De esta manera fuimos ampliando la red de amigos y músicos, tales como Moy Bedolla, Kristos Lezama, Mastuerzo, Yayo Martínez, Marcos Cadena, Raysa Morales, Eunice Cuéllar, entre otros. Incluso en el camino nos encontramos con amigos que conocimos en Hermosillo, como Mike Cervantes, Erick, Marías, Belén e Isaac Flores, quienes nos ofrecieron su casa; y a otra pareja que llevan dando el rol hace 4 años, Nidia Barajas y Alas Bisset del grupo Makila 69. Con esta pareja armamos una pequeña gira por Guanajuato. La verdad que que te das cuenta que los amigos te ayudan a seguir con esta inquietud de viajar y compartir la música.

 

Arriba, Festival por La Paz, en Nochixtlán, Oaxaca

Abajo, Festival compArte por la humanidad, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas

Esto de viajar por todo el país con tu música tiene, como todo, momentos difíciles y chingones. Los momentos difíciles que nos han marcado fueron: la falta de solos de guitarra de Leonardo Lozano, un asalto en la Ciudad De México donde se llevaron una bolsa con todos nuestros documentos y desgraciadamente y un tanto cómico, nos robaron unas coyotas de Hermosillo que recién nos habían regalado; nos tocó vivir el impactante sismo de 8.1 en San Cristóbal de las Casas, una experiencia que siempre recordaremos.

Pero los buenos momentos siempre rebasan a los momentos difíciles, entre ellos: conocer paisajes, pueblos, formas de vivir, culturas, comida, música y amigos; festivales en los que nunca creíste tocar, por ejemplo en el Festival por La Paz realizado en Nochixtlán, Oaxaca, donde conmemoraban el año luctuoso del asesinato de 8 jóvenes por protestar en contra de la reforma educativa; y en el Festival CompArte por la Humanidad, realizado en San Cristóbal de las Casas, Chiapas. La verdad que de este festival no teníamos idea, hasta que los Makila 69 nos comentaron que era organizado por los zapatistas y el objetivo era compartir arte (música, danza, poesía, pintura, lecturas) sin fines de lucro.

Entre los momentos inesperados que podemos enumerar se encuentran

 

1.- Incluir nuestro trabajo musical en la Fonoteca Nacional

2.- Una noche en Aguascalientes tocamos en un bar, un chico al terminar de tocar nos invitó a su mesa a echarnos unos tragos, estuvimos charlando y en eso nos preguntó que si donde continuaba nuestro viaje, nosotros recién acabábamos de agendar fecha en el Festival CompArte por la Humanidad por lo que contestamos que nuestro próximo destino sería San Cristóbal, en eso él nos dijo que justamente en esas fechas andaba buscando quién cuidara su casa en ese lugar, por lo que nos ofreció el alojamiento a cambio de encárganos solamente de los servicios de la casa.  Gracias a Gustavo y Heidi de Casa Mudra nos pudimos quedar dos meses, y aprovechando que tenía una terraza donde se miraba todo el pueblo, organizábamos jammings de música todos los martes y entre ellos surgió un grupo de Gypsy Jazz con otros músicos y con la amiga de Hermosillo, Silvia Maytorena, quien hacía hula mientras tocábamos. La neta que con este grupo se armaban las meras fiestas.

3.- Otro momento inesperado fue el cruzar a otro país, Guatemala, la verdad que no lo teníamos contemplado en nuestros planes, sin embargo en San Cristóbal conocimos a una música de allá, Raysa Morales, quien nos ofreció su casa para quedarnos. Aunado a esto los Makila 69 ya habían tocado por esos lugares, por lo tanto nos recomendaron varios foros en donde pudimos tocar. Guatemala superó nuestras expectativas, es un lugar que tiene aproximadamente 37 volcanes, solo 3 de ellos están activos. Cuando íbamos llegando a Guatemala por la noche vimos uno de ellos con la lava escurriendo, ¡impresionante! Además estar en el lago de Atitlán rodeado de volcanes fue una maravilla.

Gajos de Luna en la Fonoteca Nacional con Rafael Catana

Actualmente llevamos 7 meses viajando. En estos momentos nos encontramos en Bacalar, Quintana Roo, nuestra próxima meta es compartir nuestra música con los pueblos y ciudades a la orilla del mar Caribe. Esta meta la estamos compartiendo junto con Denea Sánchez y Héctor Lara, quienes venden mezcal de Oaxaca. Es la primera vez que viajamos acompañados y estamos haciendo buen equipo, además repartimos gastos y ahorramos.

Para concluir esta pequeña crónica quisiéramos compartir que Gajos de Luna, a pesar de ser un grupo de música independiente con una propuesta que creíamos difícil en estos tiempos (folk), ha podido llevar parte de la escena musical de Sonora fuera. Sabemos que la escena musical de Sonora es amplia desde los 80 y 90’s tenemos el trabajo de amigos y bandas que nos inspiran como Jorge Trewartha, Gaspior Madrigal, Raíz Vital, López Pérez, Javier Cinco, La Perra Vida, Bandolero Bluegrass, Gerardo Peña, entre otros. Quisiéramos invitar a otros grupos a compartir y experimentar la vida de viajar con tu música, vale la pena, con que te armes de valor y tengas la meta clara es muy buen inicio; en el camino salen las oportunidades. No necesitas venderte a productores en estos tiempos o pagar a una revista renombrada para ponerte el número uno de Sonora y armar una gira. No necesitas nada eso, puedes hacerlo de una mejor manera, independiente y con el apoyo de otros músicos. Creemos que es importante hacer una red de contactos entre músicos de todas partes para apoyarnos entre nosotros.

Por Carolina Trujillo y Esteban Valenzuela

Fotografías de Jazmín Bucio, Carolina Trujillo, Dante Aguilera, Ana Lulia y Gustavo Riquis



Acerca de

Carolina Trujillo López estudió maestría en Biociencias y Esteban Valenzuela Cuen es Técnico en Imagenología. Ambos de Hermosillo.


'Gajos de música fuera de Sonora' tiene 14 comentarios

  1. noviembre 14, 2017 @ 11:42 am Ricardo Hype

    Que mamada, ya quisieran tener un productor chingon para que los pueda impulsar a ser famosos
    Sigan echándole ganas morros, pero no denigren el trabajo de la banda Señor Kino
    Solo porque ustedes no tuvieron la oportunidad de tener un productor no les da el derecho de criticar el trabajo de otra banda que si tuvo la oportunidad de tenerlo.
    Animo.

    Responder

    • noviembre 14, 2017 @ 4:24 pm Carola

      Disculpa, pero en alguna parte leíste Sr. Kino? Nuestro objetivo fue otro, simplemente compartir lo que estamos haciendo jajajaj we léelo bien

      Responder

      • noviembre 15, 2017 @ 8:45 am Gabriela martinez

        Sii, es lo mismo que me quede pensando…
        “se me paso algo? que en ningún lugar leí Sr. Kino”

        FELICIDADES, GAJOS DE LUNA! puras buenas vibras, que sigan recolectando buenos momentos y grandes amistades 🙂

        Responder

  2. noviembre 15, 2017 @ 9:54 am Carolina E.

    Muchas felicidades por su valentía, por aventársela a lo extremo, de veras, pero lo que más importa es en realidad la música que presentas, el trabajo artístico, no la manera en que llegas al destino o los recursos económicos involucrados. Considero que irse de mochilaso ha de ser una experiencia muy grata, adrenalina pura, al igual que una buena organización previa, ahorros y eventos para recaudar fondos que garanticen la seguridad y el bienestar de los músicos en su trayecto, pues al final el gozo más grande es estar delante de un público interesado en tu propuesta.
    No le resta talento ni importancia a un artista su condición económica, sea la que sea. Lo que es bueno por naturaleza asciende.

    Responder

    • noviembre 16, 2017 @ 7:28 pm Fan

      Señor Kino le da mil vueltas a los Gajos de Luna. Eres muy educada al contestarles de esta manera. Ustedes crecerán y crecerán y ellos seguirán haciendo su música sin repercusión.

      Responder

      • noviembre 17, 2017 @ 8:21 am Carola

        Realmente leíste la crónica? O solo el comentario de Carolina E? Vuelvo a decir que sólo quisimos compartir nuestra experiencia: el viajar de mochilaso con tu música. No le deseamos el mal a ninguna banda, al contrario…que cada quien logre sus metas 🙂

        Responder

        • noviembre 17, 2017 @ 10:04 am Fan

          Claro que leí la “crónica”. También leí esa indirecta del último párrafo: “No necesitas venderte a productores en estos tiempos o pagar a una revista renombrada para ponerte el número uno de Sonora y armar una gira. No necesitas nada eso, puedes hacerlo de una mejor manera, independiente y con el apoyo de otros músicos. Creemos que es importante hacer una red de contactos entre músicos de todas partes para apoyarnos entre nosotros”.

          Nos debería de dar orgullo en vez de envidia que salga una banda con tanta proyección como Señor Kino de nuestro estado. El tiempo y el talento pondrán a cada quien en su lugar.

          Responder

          • noviembre 18, 2017 @ 12:01 pm Carola

            No es envidia 😉 es una forma de hacerlo, que si se puede salir adelante de manera independiente, de echo estos morros (Sr. Kino) lo andan haciendo a su manera que no? Si eres tan fan deberías de saberlo. Al contrario nosotros proponemos armar una red de contactos de músicos para no dividir si no unir.

            Vuelvo a decir: nunca mencionamos a Sr. Kino no se porque se lo toman tan personal.

          • noviembre 18, 2017 @ 2:58 pm Fan

            Carola: Así como tú dices que en su “crónica” no hacen alusión a Señor Kino, yo tampoco dije que a ustedes les daba envidia su éxito. Me refería, en general, que a los sonorenses, músicos o no, nos debería de dar orgullo y no envidia que un grupo como éste sea de nuestro estado.

            Supongo que a ustedes se les ocurrió escribir sobre la escena independiente de Sonora de manera espontánea, y no porque el reportaje sobre Señor Kino en Vice levantara polémica entre músicos y fans.

            De todos modos, insisto, el tiempo y el talento podrán a cada quien en su lugar.

    • noviembre 17, 2017 @ 8:14 am Carola

      Tocaya coincido contigo, lo importante es el trabajo artístico que quieres compartir independientemente de la manera que lo hagas. Realmente quisimos compartir una manera de hacerlo: mochilaso, que la verdad es muy grato por todas las experiencias acumuladas en el camino, te hace crecer como persona y como música.

      Responder

  3. noviembre 15, 2017 @ 7:48 pm Jorge Trewartha

    Me da un chingo de alegría saber que se la estan pasando de maravilla, y otra alegría es que veo el nivel tan chingón que estan agarrando.

    Responder

  4. noviembre 16, 2017 @ 11:43 am hippie trips

    No es lo mismo viajar con una guitarra de palo y un cajón peruano que con amplis, pedaleras, guitarras pesadas y el doble de integrantes.
    Just sayin’…

    Responder

    • noviembre 17, 2017 @ 8:24 am Carola

      Viajamos con guitarra, banjo, cajón y dos mochilas grandes. En el camino hemos conocido a otros músicos que viajan con guitarra, ampli y pedalera, realmente eso no te detiene… JUST SAYIN XD

      Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora