«El Instituto, mi querido Cipriano, es Instituto Sonorense de Cultura, no nada más  de Hermosillo». Entrevista a Juan Antonio Ruibal Corella


Hermosillo, Sonora.-

Hace veinte años tuve la oportunidad de colaborar con el licenciado Juan Antonio Ruibal Corella cuando fungió como director del Instituto Sonorense de Cultura, en la que fuera para mí la época dorada de la promoción cultural en Sonora. Fui coordinador de Literatura en su administración y recuerdo con orgullo cómo ese gran amigo de mi padre, y quien fuera su compañero del Colegio Regis, se convirtió después en mi jefe y maestro de andanzas culturales.

Cierto día, ya en el presente, recibo una llamada del propio licenciado Ruibal para invitarme a su oficina a dialogar sobre los hechos de su administración que marcaron, como es su costumbre, una suerte de “pionerismo” en el asentamiento legal de lo que hoy son las actividades artísticas del estado.

Llego a su oficina le pido a su secretaría que me anuncie, y en eso me pasan a una sala de juntas, y desde un despacho del fondo, sale el licenciado con  la sonrisa que le caracteriza desde años atrás. Después del afectuoso saludo me comenta:

-A mí me pusieron Juan Antonio porque a mi mamá le gustó el nombre de tu tío Juan Antonio Pavlovich  Sugich, que en paz descanse, y de ahí para adelante llevó muchos años con mi nombre.

-Qué bien licenciado, a mí se me figura que usted ha sido pionero de muchas cosas, de la Sociedad Sonorense de Historia, de los simposios, de las festividades del centenario de Hermosillo como capital, e incluso de entrevistas con Raúl Velasco, ¿Verdad?.

-Sonríe y dice: «Qué bien fiscalizado me tienes, Cipriano, siempre has sido igual, con tus ocurrencias».

-¿Usted fue el primero que habló de una Ley de Cultura?

-Sí, con mucho orgullo, me siento muy orgulloso de haber sido pues llámese el Redactor de la Ley General de Cultura y del Reglamento para el Estado de Sonora. Propuse la conversión del Instituto y sigo pensando lo mismo, que debe de ser Secretaría de Cultura; el tiempo nos dio la razón porque poco después de una Reunión Nacional de Cultura donde dije esto, pues pasó que Conaculta se convirtió en Secretaría de Cultura y es que esta preciosa actividad debe de tener el mismo rango y jerarquía que otras ramas de la administración pública. El gobernador Armando López Nogales fue muy generoso en apoyar todos estos movimientos, y teniendo en ti a uno de los puntales en Literatura pues como recordaras tuvimos muchos eventos y apartados, la Revista, el Boletín, Las Lecturas de Hermosillo, la Publicación de Libros, la Red de Festivales Culturales, en fin.

– ¿Recuerda la Reunión Nacional con Sari Bermúdez?

-Así es, y tuvimos aquí a todos los directores de cultura del país, con quien llevamos magnífica relación. Así vinieron sin que nos costara un solo centavo, artistas muy destacados… me estoy acordando de Óscar Chávez, que estuvo en Nacozari; Viola Trigo, la viuda de Guadalupe Trigo, estuvo en Arivechi.

-Y usted llevó música barroca a Granados y Moctezuma, donde no había ido nadie.

-Así es

-¿Por qué se le ocurrió llevar el arte a todos los pueblos de Sonora, licenciado?

-Porque el Instituto, mi querido Cipriano, me percaté que es Instituto Sonorense de Cultura, no nada más  de Hermosillo, entonces era injusto que los eventos se centralizaran en la capital. Por decirte algo, recibimos el Instituto con dos festivales y terminamos con 12 por toda la geografía del estado. Y la gente se encantaba, todavía hasta la fecha, antiguos presidentes municipales me dicen: “No’mbre, licenciado, ¿cuándo volvemos  a realizar eventos?”, y les digo: «Ya no me toca a mí, pero ahora hay otras instancias».

-¿Pero si fue la época dorada de la descentralización cultural, verdad?.

-Ya no se ha vuelto a dar ese procedimiento, ojalá hubiera alguna otra edición de ese Renacimiento Cultural, pero ahora me interesa saber qué estás escribiendo tú ahora.

-Le respondo que unos cuentos que están por publicarse, pero que me gusta hacer las cosas despacio, porque como decía don Fidel Velázquez, a quien conocí cuando era niño: “El que se mueve mucho y muy rápido, no sale en la foto”. Y así concluyó este buen encuentro con un personaje que ha marcado los deberes académicos, históricos, culturales y de orden jurídico del estado de Sonora.

FIN

Por Cipriano Durazo Robles

Cipriano Durazo y Ruibal Corella posando para la cámara en el marco de esta entrevista

Somos una plataforma editorial independiente y el apoyo financiero de nuestros lectores resulta fundamental para trabajar en libertad. Adquiere una suscripción anual (mil pesitos mexicanos) o simplemente pícale en:



Acerca de

Cipriano Durazo Robles es Licenciado en Periodismo por la Universidad Kino y Presidente de la Sociedad Amigos del Museo de Historia de la Universidad de Sonora. Articulista de radio y medios digitales. Se desempeña como dictaminador sanitario de la Publicidad en COESPRISSON (Comisión Estatal de Protección Contra Riesgos Sanitarios del estado de Sonora).


'«El Instituto, mi querido Cipriano, es Instituto Sonorense de Cultura, no nada más  de Hermosillo». Entrevista a Juan Antonio Ruibal Corella' tiene 14 comentarios

  1. mayo 4, 2019 @ 3:44 pm Ignacio Lagarda

    No se ha vuelto a ver esa época dorada de la promoción cultural en Sonora, desafortunadamente

    Responder

  2. mayo 4, 2019 @ 4:24 pm Ma. Teresa Ruiz

    Felicito a Cipriano por todo el trabajo y la dedicación. Es definitivamente amante de nuestra historia

    Responder

  3. mayo 4, 2019 @ 4:26 pm Martha Eneida

    Muy bien redactado tu artículo y ameno para una lectura que te hace sentir presente en tu entrevista. Me encantaría leer algún cuento o novela de tu autoría. Saludos!

    Responder

    • mayo 4, 2019 @ 4:52 pm Wenceslao Sánchez Morales

      Mi buen Cipriano, bien dicho por Martha Eneida, nos haces sentir que tenemos una asistencia y vivimos el momento de la entrevista. Se queda uno con el sabor de querer ver los eventos culturales a los que hacen referencia. Un abrazo y felicidades.

      Responder

      • mayo 4, 2019 @ 5:08 pm Cipriano Durazo Robles

        QUIMICO WENCESLAO SANCHEZ MORALES, QUEDA PENDIENTE UNA ENTREVISTA CON USTED, DADA SU TRAYECTORIA EN EL MUNDO DE LA REGULACIÓN SANITARIA.

        Responder

    • mayo 4, 2019 @ 5:04 pm Cipriano Durazo Robles

      Martha ENEIDA POTETSIANAKIS ARTEAGA, MI AMIGA GRIEGA Y CON SANGRE CUBANA, A QUIEN TANTO ADMIRO.

      Responder

  4. mayo 6, 2019 @ 10:44 am Paquita

    Recuerdo al lic Ruibal desde las épocas del Dr Ocaña, cargando bajo sus hombros la cultura, tiempos memorables, saludos Cipriano, buen artículo como siempre

    Responder


Quieres responderle a Ma. Teresa Ruiz

Tu email no será publicado

Crónica Sonora