«Avengers Endgame»: ‘I love you, 3000’


¿Qué es un spoiler? Es un anglicismo referido a cualquier texto – ya no digamos información o comentario – percibido como ingrata revelación sobre la trama de película, tv serie o libro alguno. Supone el destripe traidor, fatal atentado contra el impacto que los creadores esperan causar en el público.

La aversión al destripe no es nada nuevo. En Testigo de cargo (Billy Wilder, 1957), obra maestra cuyo engaño infalible nadie detecta, una voz advierte y remata: “Notice! To preserve the secret of the surprise ending, patrons are advice NOT to tell your friends the finale of Witness of Prosecution”.

Mas en 62 años las cosas han cambiado. Para mal. Existe extrema sensibilidad hacia el destripe. Hoy se considera cualquier acotación como delito. La indignación ocupa el sitio que antes tenía la crítica. 

Así, Avengers Endgame (Anthony y Joe Russo, 2019) arrasa como el evento más anticipado de la temporada. Es un acontecimiento cultural. La culminación de una década cinematográfica que ha visto crecer y envejecer a millones de fieles, sastres impertinentes de una camisa de fuerza – la militancia contra el spoiler – capaz de convertir las reseñas fílmicas en un campo minado imposible de salvar. 

Ni hablar. La actual generación de espectadores parece ignorar que la experiencia cinematográfica va más allá de la simple anécdota. Siempre hay un sub texto. No todo es la punta del iceberg. 

Es verdad. Estamos ante una super producción. Avengers Endgame comienza donde termina Avengers: Infinity War (Anthony y Joe Russo, 2018). Y esta película presenta un guión casi perfecto: es tríptico que explora derrota y desolación, el surgimiento de la esperanza y el armagedon reinvindicativo.

Avengers Endgame cumple con su propósito. En tres horas de proyección el anhelo infantil es realidad. Todos los super héroes regresan para la batalla suprema. Apocalipsis ahora. 

Hay que vencer a Thanos, el inevitable (Josh Brolin), máximo ecologista universal cuya omnipotente hegemonía es bien intencionada. Aunque sus métodos están por completo equivocados. Han causado más dolor y martirio que bien. ¡Genial crítica al populismo autoritario que amenaza a occidente!

Sin embargo, los héroes están fatigados. Y este es el motivo para adentrarse en la humanidad de los Vengadores. 

Aparece la tensión sexual entre Clint Barton/Hawkeye (Jeremy Renner) y Natasha Romanoff / Black Widow (Scarlet Johansson); el liderazgo sentimental de Steve Rogers / Capitán América (Chris Evans), la feroz relación entre Nebula (Karen Gillian) y Gamora (Zoe Saldana); la evolución de Bruce Banner / The Hulk (Mark Ruffalo), la depresión edípica de Thor (Chris Hemsworth) y, sobre todo, la entrañable relación padre e hijo entre Tony Stark /Iron Man (Robert Downey, Jr.) y Peter Parker / Spider Man (Tom Holland).

Avengers Endgame alcanza de esta manera las alturas shakesperianas de los personajes en El imperio contraataca (Irvin Kerschner, 1980).

Además, un torrente de referencias aguardan a los devotos en Avengers Endgame. Es comprensible. Si alguna franquicia cinematográfica está obligada a producir un épico y mayestático fan service es está. Y lo hace. Con creces. 

Prepárense para ver una maravillosa revisitación a momentos del pasado que adquieren poética significación. Anticipen guiños, cameos y correlaciones por demás divertidas: El gran Lebowski (Ethan y Joel Cohen, 1998) surgirá en agudo homenaje. 

Avengers Endgame pone a prueba nuestra capacidad de asombro. Una edición impecable – 180 minutos de producción se van como el agua – y efectos especiales que envejecen o rejuvenecen a los protagonistas hasta el escalofrío valen el costo de taquilla y dulcería. 

Y es Robert Downey, Jr.  la columna vertebral de Avengers Endgame. En este circo de tres pistas, su personaje tendrá entrada, valor y salida en cada uno de los capítulos de esta colosal cinta. Los mejores parlamentos han sido escritos para este histrión. Junto al montaje, trucos CGI, sonido y guión, podemos anticipar una nominación a los Globos de Oro y al Oscar para Iron Man. Lo merece. 

La subcultura del spoiler, o el destipe, se antoja chabacana. Pero debe prevalecer el respeto. Son los tiempos que nos ha impuesto el destino. Se hará lo que se pueda. 

Hemos llegado al fin de una era. No nos ha ido mal. Bienvenido lo que sigue: “Avengers, assamble!”.

Qué leer antes o después de la función

Héroes convocados, de Paco Ignacio Taibo II. Publicado, por primera vez en 1982, este es un breve divertimento del autor. Relata la historia de Néstor, convaleciente de la noche de Tlatelolco. Él decide llamar a los paladines de su infancia para derrocar al régimen de Díaz Ordaz, villano superlativo quien, con un chasquido, sometió al movimiento estudiantil de 1968. 

Una mezcla de personajes reales y de ficción acudirán al llamado de Néstor: Los tres mosqueteros, Sherlock Holmes y el sabueso de Bakersville, Sandokan, los Mau-Mau, los lanceros de Balaclava, Wyatt Earp y el pirata Dick Turpin serán los encargados de reestablecer la justicia o la venganza. 

La imaginación es el recurso que nos salva del oprobio y la opresión.



Acerca de

Horacio Vidal (Hermosillo, 1964 ) es publicista y crítico de cine. Actualmente participa en Z93 FM, en la emisión Café 93 con una reseña cinematográfica semanal, así como en Stereo100.3 FM, con crítica de cine y recomendación de lectura. En esa misma estación, todos los sábados de 11:00 A.M. a 1:00 P.M., produce y conduce Cinema 100, el único -dicen- programa en la radio comercial en México especializado en la música de cine. Aparece también en ¡Qué gusto!, de Televisa Sonora.


'«Avengers Endgame»: ‘I love you, 3000’' tiene 2 comentarios

  1. mayo 2, 2019 @ 6:45 pm Fernando

    También Hitchcock en Psicosis utilizó varias técnicas para evitar los spoilers como mandar comprar todas las copias disponibles del libro y no permitió ni que Perkins ni Leigh participaran en la promoción o dieran entrevistas.
    Y de Avengers puedo decir que fue un muy bello canto de cisne para cerrar la primera etapa del MVU

    Responder

    • mayo 3, 2019 @ 11:11 am Horacio Martin Vidal Delgado

      Es verdad. Yo sabía que Hitchcock mandó comprar toda la edición impresa del libro de Robert Bloch, pero ignoraba que no permitió que Anthony Perkins o Janet Leigh salieran a promover la película o a conceder entrevistas. Sin embargo, aquí la otra pregunta es: ¿cuanto tiempo es posible mantener en secreto las tripas de una película? Ya el día de hoy, en MSN, se publican comentarios acerca de «porqué los productores decidieron que este o aquel superhéroe muriera en AVENGERS ENDGAME». El destripe ya es oficial. Y los productores han decidido tomar el destripe en sus manos, controlar su agenda, revelar TODOS los secretos a partir de la semana siguiente al estreno mundial. SALUDOS Y NOS VEMOS EN EL CINE. Gracias por tus comentarios.

      Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora