Artículos por Alejandro Valenzuela

Alejandro Valenzuela es originario de las comunidades yaquis, oriundez que proviene del cruel destino que nos hace nacer donde le da la gana, hasta en esos terregales arrasados de calor donde nadie nacería si se pudiera elegir y del hecho de que un día de 1917 los yaquis alzados en la sierra del Bacatete bajaron a Bácum y se robaron a su abuela, que iba embarazada de quien sería su padre. Es director del Vícam Switch, un medio de comunicación único (no existe otro) en las comunidades yaquis. Después de andar de aquí para allá (aunque nunca llegó a ser de todo y mucho menos sin medida) reunió a un grupo de entusiastas que los unía el propósito de “hacer algo” por su pueblo, Vícam (un lugar que se está pudriendo en el abandono y que necesita mucho, pero por el que nadie hace nada). Ninguno de los reunidos era periodista, pero querían fundar un periódico que nunca llegó a ser periódico, pero que se convirtió en un medio de comunicación en el que aparecía la gente común y corriente, la de los pueblos, los ranchos y las calles retorcidas, personas que nunca hubieran aparecido en los periódicos de verdad a no ser que se robaran un tanque de gas. Estudió en la UNAM, en la UAM-X, en el Colef, en Connecticut y en el Colson. Ahora es profesor de ingeniería económica y econometría en la Universidad de Sonora. (perfil autobiográfico).


16

“Señora presidenta, le escribo para denunciar un hecho de abuso y prepotencia por parte de sus policías”. Carta abierta de un padre de familia a Angelina Muñoz, alcaldesa de Hermosillo

Señora Presidenta: Le escribo para denunciar un hecho de abuso, prepotencia y falta de respeto de elementos de la corporación policiaca del ayuntamiento a su cargo. El pasado sábado 17 de marzo, mi hijo salió con amigos y terminó durmiendo en la cárcel de la Comandancia Centro. Por la madrugada, ya del domingo, él, su…

5

La metáfora del perro muerto

Una persona de mi barrio tiró frente a mi casa un perro muerto. Llamé a Atención Ciudadana (es un decir) del municipio de Hermosillo para que lo recogieran, dado que estaba en la vía pública, y allí rápidamente me dieron un folio atención (el A25003), pero nunca llegaron, el perro empezó a apestar y entonces…

0

¿Ya comió o quiere libertad?

Señores, la pluma de Alejandro Valenzuela regresa en inmejorable momento Provechito con mojito “La libertad, Sancho –le dijo Don Quijote a su escudero– es el más grande don que los cielos dieron a los hombres”. Sin embargo, en el mundo hay una desigualdad tan tremenda (yo lo mostró Thomas Piketty en El Capital en siglo…

Crónica Sonora