Quita tu mirada de mí


Hermosillo, Sonora.-

La raflesia es la flor más grande del mundo. Tiene la particularidad de atraer moscas como sus polinizadoras porque solo ellas son atraídas por su pútrido aroma. También son plantas parásitas que estrangulan a otras para subsistir.

Recibir atenciones indeseadas puede resultar sumamente estresante, sobre todo después de darse cuenta del tipo de persona que las está mandando.

En Hermosillo, a pesar de ser una ciudad sin superar el millón de habitantes, ocurren casos de acoso tanto a mujeres como hombres muchas veces no denunciados. De ser hombre, las autoridades pueden incluso burlarse en tu cara por puñal o irresponsable abandonador de hijos.

No pasó a mayores, pero los pocos enfrentamientos que tuve como varón (en el momento, de 26 años) con una señora (de 38 años mientras escribo esto) fueron suficientes para provocarme por lo menos problemas estomacales.

Fue en el Picnic del Parque Madero de 2016 cuando me encontré con una amiga que casualmente estaba con esa misma mujer acompañada de su hijo. La plática es agradable, sobre ilustradores, artistas y temas que nos competen. Agradable hasta ahora.

A las semanas, recibo una solicitud de amistad; es ella. La agrego porque pareció buena persona, puntos extra por enseñarme algunos dibujantes más de Ciudad Obregón. Fregón.

Esporádicamente la encontraba en la universidad entrando a juntas motivacionales, siempre con su niño que bien podría haber salido de su arte marcial, un instrumento o alguna otra actividad extraescolar.

Al final del evento mi amiga me preguntó si me había agregado por FB. Le digo que sí, porque todavía no veía problema grande. Es ahí donde me cuenta el tipo de persona que es: una ninfómana arruinadora de vidas que perdió la custodia de su hija mayor y me usaba de satélite para espiar su actividad. Eso me bastó, la elimino de mi lista de amigos silenciosamente.

Pero era la misma semana de las Fiestas del Pitic cuando la retiré. Decido ir a un café para pasar el rato y me encuentro con esa depredadora; decide saludarme mientras me decía “como si quisieras verme”. Solo dejo el folleto que me dieron y arranco a la fuga porque justamente mi amiga tenía razón: me tenía vigilado.

Tras meses del incidente, a veces la veía en el Parque Madero; corría para que no me viera. Pero recibo un mensaje en el inbox. Es ella.

– Hola ! (sic, en tanto tiene una pequeña manía de separar las palabras de signos)

No la dejaré en visto pero tampoco le contestaré.
Pero al día siguiente me reclama.

– Aparte de eliminarme de tu lista de amigos , ya no me hablas?

Decido bloquearla. Ya no verá más mis estados o mi cuenta en general. Me estresó tanto que decidí desahogarme escribiendo un estado de indirecta un 8 de Octubre:

“No, aparte de eliminarte, trato de mantenerme a mí y a mis malditos seres queridos seguros de ti.

—-

Disculpen la indirecta. No es para ninguno que lea esto (excepto la parte de ‘malditos seres queridos’, los amo con insultos).”

Tal vez no vuelva a dar con ella en lo absoluto o se haya olvidado de mí. Excepto que no se ha olvidado de mí, porque en cierto día que trabajaba todavía en la <<otra agencia>> oí que llamaron a mi nombre. Volteo, era ella quien me decía con toda la alegría del mundo: “¡Hola! ¿Te acuerdas de mí?”, solo sigo mi camino como si no la conociera pero con el paso apresurado.

Lo comenté con algunos de mis compañeros quienes mostraron un gran apoyo y dieron consejos de encarar la situación y dejarle ver que ella no debe consumir mis energías ejerciendo miedo sobre mí. Algunos llegaron tan lejos como prepararse para amenazarla en caso de que quiera hacer daño a alguien más aparte de mí.

El acoso se da y es extenuante mentalmente. Pero hay amigos dispuestos a ayudar; pero sobre todo estás tú para poner el alto.

No dejes que una harpía malogre tu día.

Por David Alejandro López Portillo

Abajo, “Floresia”, ilustración del mismo DALP



Acerca de

David estudió para animar, dibujar e ilustrar. Licenciado en Diseño Gráfico por la Universidad de Sonora.


'Quita tu mirada de mí' tiene 4 comentarios

  1. octubre 17, 2018 @ 4:26 pm Yitzhak P. Padilla

    Muchas Felicidades mi estimado y amigo “Deivid”; me da mucho gusto hayas expresado abiertamente tu situación y más donde llegue tu tema a mas personas y no solo a los compañeros y amigos de FB; un gusto poder leer toda la nota, muy claro con la idea especifica; muchas felicidades David amigo… disfruta y sonríe que la vida es corta; y por personas como ella no hay que detenerse ni a saludar; un abrazo y que estés de lo mejor. =)

    Atte.
    LDG. Yitzhak P. Padilla

    Responder

  2. octubre 17, 2018 @ 9:50 pm David López

    Habrán toda frutas en el camino, mi buen.
    Te doy las gracias por el ánimo a encararla la próxima vez que la llegue a ver.

    Sigamos caminando con sonrisas!

    Responder

  3. octubre 18, 2018 @ 10:36 am Janik

    Conozco caso así un sr. Lo golpea y maltrata su mujer y por mucho tiempo le dije que denunciara y se separará de su mujer y decía que por sus hijos no lo hacia. La madre me contó que un día llego con la mano quemada le puso la plancha encima la mujer. No quiso hacer nada. Llegué a pensar que le gustaba esto o se acostumbró

    Responder

    • octubre 18, 2018 @ 9:42 pm David López

      Lo único que puedo pedir es que alguna fuerza externa intervenga.

      El mal gana cuando nadie hace nada al respecto.

      Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora