Una incontinencia verbal y misógina llamada Sergio Romano


El periodista Sergio Romano acaba de cruzar la raya. Y feo. Este desafortunado referente del periodismo sonorense, caracterizado por sus grandes dotes para eyectar diatribas diarréicas desde el agujero de su cara, aderezadas con un aire de erudición fantoche, se refirió al caso de Clarissa, la profesora de Ciudad Obregón que fue despedida de la primaria en donde trabajaba por aparecer bailando en bikini en un video durante un concurso de baile playero.

 

En el editorial del noticiario nocturno de Telemax del pasado 13 de abril, Romano afirmó que en un principio le pareció exagerada la sanción en contra la maestra, pero que al ver el video había cambiado de opinión:

 

“Yo no la corro, la mando matar”, sentenció.

 

El repulsivo imitador de Kojak se erigió así en el verdugo de la moral y las buenas costumbres. Calificó como “vulgar”, “grotesca” e “hipersexuada” a la profesora agraviada. Y como si una cosa tuviera qué ver con la otra, comparó su ofensivo baile provocador con las manifestaciones de los profesores disidentes del sur del país que andan de “revoltosos” tomando calles e incendiando vehículos en contra de la reforma educativa. Incluso se llevó entre las patas a Andrés Manuel López Obrador. Sí nuestra magnífica civilización está en decadencia, no se debe a la violencia estructural que permea toda la sociedad mexicana. La culpa la tienen las jóvenes reggaetoneras, la gente que protesta por sus derechos y hasta el pinche Peje.

 

What. The. Fuck.

 

La evacuación retórica no paró ahí, pues la cosa se puso aún más esquizofrénica. Después de expresar su postura de asesinar a la profesora Clarissa, don Sergio pasó a relacionarla con el grupo de los Los Porkys, los cuatro jóvenes ricachones veracruzanos que violaron a una adolescente y la grabaron en video.

 

Independientemente de lo aberrante que haya sido comparar el perreo intenso de la maestra Clarissa con los crímenes de los juniors violadores de Veracruz, me sorprende que nadie en Telemax haya pensado por un segundo que este pelón arrogante se haya excedido. Han de estar tan acostumbrados a escuchar tal cantidad de incoherencias y desvaríos que el resbalón declarativo pasó desapercibido para la producción del programa. Hasta la publicación de este artículo la televisora estatal no ha emitido un pronunciamiento sobre la controversia. La tarde de este viernes Telemax borró el video de su cuenta oficial de YouTube. Y aunque este reportero guardó una copia de respaldo y la subió a su cuenta personal, la empresa ordenó borrar la publicación del video bajo acusaciones de violaciones de copyright; algo muy ridículo e inútil de hacer porque vivimos en la era digital. En cuanto al señor Romano, hace unas horas cerró su cuenta de Twitter ante la andanada de críticas, aunque su cuenta de Facebook sigue activa.

 

La institución que debería tomar la iniciativa llamando a cuentas a Romano es el Instituto Sonorense de la Mujer, que se la pasa colocando espectaculares bien dramáticos por toda la ciudad con frases sobre la violencia contra las mujeres.

 

Al día siguiente de la declaración misógina del comentarista, en Puerta Real, la colonia en la que vivo, encontraron el cuerpo sin vida de Dora María Félix, de 38 años, en el asiento trasero de un automóvil. Había sido reportada desaparecida y el auto robado un día antes.

 

Todo esto me trajo a la mente el asesinato en San Pedro, el 25 de octubre del año pasado, de mi alumna Mariana Búrquez Cruz, de 19 años. Ella fue baleada por un sujeto que hasta la fecha sigue en libertad. En noviembre pasado el procurador de Justicia Rodolfo Montes de Oca me aseguró que “en corto tiempo estaremos en condiciones de informar a la opinión pública el por qué en este, a diferencia de otros casos, no hemos aprehendido al inculpado con la celeridad deseada”. Supongo que el “corto tiempo” significaba en realidad “nunca”.

 

Pero al parecer lo vulgar y grotesco para Sergio Romano no son estos hechos cotidianos que vemos en el estado. Para este señor lo moralmente indignante es una mujer en bikini bailando en la playa.

Por Erich Moncada

 

 

youtube

 

Dora María Félix Foto Bandas y Bandidos

Escena del crimen a Dora María Félix. Foto por Bandas y Bandidos

mariana

Mi alumna, Mariana Búrquez Cruz.

 

humillar

Imagen de Campaña del Gobierno del Estado de Sonora.

 

 



Acerca de

Erich Moncada (Ciudad de México, 1980) es profesor universitario, periodista y doglover.


'Una incontinencia verbal y misógina llamada Sergio Romano' tiene 10 comentarios

  1. abril 15, 2016 @ 9:27 pm arqtorrero@gmail.com

    Romano no compara los eventos, más bien, hace una síntesis del vacío y decadencia de la sociedad actual; drogas, vulgaridades, presunciones, menosprecio a la moral y a la persona. Cuando expresa “yo la mato”, a mi juicio, no es un odio hacia la mujer en si, es una frase utilizada para expresar el enojo al ver como una educadora restriega su trasero en la cara de un desconocido en medio de un gentío alcoholizado. Es decadente.

    Responder

    • abril 16, 2016 @ 1:23 pm Alejandro

      Excelente comentario e interpretación de su parte, estoy totalmente de acuerdo con usted, lamentablemente en este país no hay personas de vasto criterio a falta de una educación adecuada y de una profunda carencia de cultura, pero pues como si preferimos un fin de semana de carne asada y un montón de pisto en lugar de acercarnos a una librería y alimentar la mente, por eso decía Vasconcelos que donde inicia la carne asada termina la civilización.

      Responder

    • abril 16, 2016 @ 8:52 pm Erandeni

      La.maestra puede restregar su trasero, su cara y la lengua donde le plazca porque lo estaba haciendo en su momento de descanso obligatorio, en un lugar donde a nadie le afecta sus buenas costumbres o valores, porq ni usted q aparentemente las tiene ni del tipejo de Romano, ni de toda la bola de hipócritas que hacen eso que hizo la maestra y más y peor.
      El problema lo elevan de nivel cuando lo verdaderamente importante es que ud y toda la macharerría siga creyendo que tienen derecho a opinar y justificar los asesinatos y violaciones sexuales que viven día a día miles de mujeres en todo el país y su discurso, además de denostar la ignorancia que tienen ( nomaa para su conocimiento hay acuerdos y tratados internacionales a favor de las mujeres que generan un derecho a la vida, al cuerpo y a su sexualidad y su intimidad quitandole a usted o a cualquiera el derecho de criticar, violar o asesinarlas) así que si Clarissa quiso bailar como bailó es cosa q a nadie le importa, y no por hacer uso de su derecho tendrían que correrarla, lamentablemente seguimos en un país mediocre, hipócrita e ignorante como el.tal SERGIO ROMANO

      Responder

    • abril 18, 2016 @ 11:25 am Fernando

      Aquí es donde entra la doble moral. Hay miles de videos donde salen mujeres bailando «grotescamente» o hipersexuadamente como lo expresó el señor Romano. Aqui el punto es que la mujer señalada es educadora y eso es lo que provoca mas morbo en la opinión pública. Como es posible que una persona que se dedica a enseñar, a transmitir conocimientos, a educar pueda exhibirse de esa manera?. Doble moral señores, cuantos casos no conocemos de gente que hace lo mismo o cosas peores. Cuantos políticos en nuestro estado mantienen un status de alto nivel moral y social y son verdaderamente unos ladrones, borrachos, mujeriegos, etc. Cuantas niñas de los mas caros colegios no se drogan, se emborrachan, o tienen un comportamiento nefasto en las calles. Cuantos jóvenes hijos de intachables empresarios o socialités tambien han estado embarrados en situaciones vergonzosas. O díganme, si todos esos padres de familia de los alumnos de esta maestra pueden presumir de una vida moralmente recta y pulcra?. Por favor. Muchos han crucificado a esta maestra por disfrutar a su manera sus vacaciones, sin tapujos, sin vergüenzas, quizá muchos no compartan las maneras, quizá si se vea grotesco y corriente, pero que no tenga nada que ver el hecho de que es maestra, ni mucho menos mujer, porque hay hombres que cometen actos peores, y mujeres que lo han hecho también. Le hace falta mucho criterio a este señor para señalar así a la maestra, y sus disculpas excusadas por el linchamiento en redes sociales son estúpidas, mas cuando es un líder de opinión. Hay peores cosas que señalar, cosas peores de que preocuparnos, no por una maestra disfrutando de sus vacaciones.

      Responder

  2. abril 15, 2016 @ 11:20 pm jorge

    Sergio Romano es un dinosaurio, un fósil, un remanente de otro tiempo. Desgraciadamente, gente como él, su generación, (que son minoría en nuestra sociedad) son los que tienen el poder, los medios y los reflectores; digo desgraciadamente porque al expresarse, no reflejan el sentir de la mayoría, sino la voz que viene del más allá. El medio en el cual observamos esta basofia (telemax) es un medio el cual jamás ha sido confiable, pues ha sido, es, y será, el medio de comunicación oficial del gobernante en turno, y como tal, también es preocupante que en mayor o menor grado exprese el sentir del gobierno (ojo Claudia Pavlovich). OJO: el sonorense promedio no ve telemax, el sonorense promedio no se entera de las noticias por la televisión, el sonorense promedio no comparte el punto de vista de Romano ni de Mendoza Lambert ni tampoco le cree a Lopez Doriga ni a Javier Alatorre. La sociedad actual tiene los ojos abiertos y la mente abierta, y sabe que lo que ocurre en la vida privada de cada quien, ahi debe de quedarse en el ámbito privado, y si la joven del video baila muy bien, !Excelente! de igual manera puede (y debe) ser muy buena maestra. Yo preferiría como maestra a una joven como ella a una como Gordillo.

    Responder

  3. abril 16, 2016 @ 10:48 am Al En

    Es preocupante el ver a gente que se auto asigna el rol de juez de los demás. Es preocupante el que haya personas que se crean poseedoras del derecho a dividir a los demás en «buenos» y «malos». Y es algo atemorizante, pues esos autonombrados jueces tienen los reflectores, tienen el micrófono en la mano. Y, por ello, el poder para discriminar y, con una palabra, degradar a otra persona. Pero simplemente basta verles la cara, analizar sus gestos (ese tocarse constantemente la nariz al hablar -y sin necesidad de tener conocimientos profundos de psicología conductal) y leer entre líneas para darse cuenta de quién es el que miente o esconde.

    Responder

  4. abril 16, 2016 @ 4:35 pm Una incontinencia verbal y misógina llamada Sergio Romano | MonoXoro: Geezers Need Excitement

    […] originalmente en Crónica Sonora el viernes 15 de abril de […]

    Responder

  5. abril 16, 2016 @ 9:18 pm Celia Perez Hernandez

    Que bueno que no eres Joven.Sugiero si vas a criticar , mejor da soluciones.

    Responder

  6. abril 17, 2016 @ 3:43 pm Jacinto

    Veo a un Sergio romano no como un criminal que desea asesinar a la maestra, más bien veo a alguien sorprendido , por la decadencia en la que vivimos, ya no sólo se trata de si esta bien o esta mal lo que hizo la maestra, se trata de la falta de respeto hacia ella misma , los últimos años hemos sido promotores de (que tiene es tantito, si no daña a terceros no pasa nada ) y eso es lo que tiene y nos ha convertido en una sociedad decadente sin principios y valores, la existencia de generaciones sin pudor sin límites a la hora de satisfacer sus deseos de cualquier tipo ,, violaciones niños consumiendo droga, mujeres degradando se sexualmente , niñas de prepa universidad prostituyendose por un iPhone que sigue sociedad , que sigue si cuando alguien levanta la mano para señalar la falta principios y valores en nuestra sociedad termina linchado , y salen miles de hombres y mujeres a juzgarlo porque a el que me importa lo que haga la maestra, sigamos así pero luego no nos quejemos cuando la falta de valores de principios de moral y respeto alcance a nuestros hijos . Debemos leczntsr la mano por lo correcto y apegar os al Diseño de Dios si queremos una mejor sociedad

    Responder

    • abril 22, 2016 @ 9:48 pm Blanca

      Espero esté consciente de que si usted ve mal todo ese comportamiento, que es el de la mayoría, es porque el suyo va en decadencia: es demasiado tarde. Usted ya perdió. Resígnese, actualízate y propón soluciones tangibles.

      Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora