Ciudades sin Memoria: La Rotonda de Sonorenses Ilustres


 


Estimados crónicos sonorenses, Ciudades Sin Memoria abre el 2K18 no para contarles una historia olvidada por nuestra ciudad, ni para denunciar la pérdida (por deterioro, robo o extravío) de nuestro patrimonio histórico. No. En esta ocasión, apelo a su sabiduría y siempre bienvenidos comentarios para que nos den su postura sobre un tema que he reflexionado últimamente: La Rotonda de los Sonorenses Ilustres.

¿Por qué no contamos con una Rotonda de Sonorenses Ilustres? Una como la que existe en Jalisco o la CDMX, o como el Panteón de Ciudadanos Ilustres de Querétaro. Creo que la creación de un espacio así sería un gran atractivo para nuestras Ciudades Sin Memoria. Más aún, si dicho espacio es como la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, que se encuentra en el centro de la ciudad, adornado con esculturas para cada uno de los personajes ahí sepultados y que en lugar de ser un panteón, es un punto de visita obligada en el centro histórico tapatío.

Ahora, imaginemos que somos un equipo de trabajo contratado por el municipio de Hermosillo (¡ojalá!), para crear dicho espacio en la capital sonorense. Cuatro son las primeras preguntas que se me vienen a la mente y comparto con ustedes, invitándolos no sólo a leerlas, sino a opinar sobre ellas.

La primera es: ¿Qué nombre le pondríamos a dicho espacio? Como pueden ver en el título de este texto, ya tengo uno pensado, “Rotonda de Sonorenses Ilustres”. No sólo es claro, sino que evita polémicas de género, edad, religión, raza, etcétera, pues Sonorenses Ilustres pueden ser mujeres y hombres, jóvenes y no tan jóvenes, sureños y norteños (dentro del mismo estado), citadinos y pueblerinos, ricos y pobres, etc. A pesar de que el nombre me gusta, son bienvenidas las propuestas.

La segunda pregunta es: ¿Cómo sería el diseño de dicho espacio? Si por mí fuera, crearía un lugar en el centro de la ciudad, con una estructura como el Jardín Botánico de Toluca, para que el lugar exhiba plantas desérticas, tenga bancas, sombra y un pequeño recorrido que pase por las tumbas de los y las Sonorenses Ilustres, adornadas con estatuas o por qué no, murales sobre aquellos y aquellas. Sería ideal que dichas representaciones artísticas fueran poco ortodoxas, es decir, que sean complejas y/o tengan una interpretación distinta de los personajes, que muestren su historia, pero no necesariamente que los vuelvan santos.

Tercera pregunta: ¿Dónde? Como ya dije, prefiero un lugar céntrico. Quizás un espacio del Parque Francisco I. Madero o de la actual Plaza Alonso Vidal. Aunque lo ideal sería crear un nuevo espacio ¿Qué tal el abandonado Vips que estaba por la avenida Rosales? ¿O alguna de las muchas viejas casonas abandonadas en el centro de la ciudad? ¿Alguien tiene un espacio que nos quiera donar para la tarea?

Sin lugar a dudas, la cuarta pregunta es la más polémica: ¿Quiénes serían incluidos en esa Rotonda de Sonorenses Ilustres? Y digo polémica, pues la mayoría de los personajes que influenciaron a nuestro estado, México y el mundo, tienen detractores, empezando por los presidentes: unos dirán que Adolfo de la Huerta no es digno por haber orquestado una rebelión armada en 1924; al general Álvaro Obregón lo acusarán de corrupto; no faltará quien acuse a Plutarco Elías Calles de “crear” al PRI y con ello el sistema autoritario del siglo XX (visión con la que no coincido); y se pondrá en duda al general Abelardo L. Rodríguez por la gran riqueza de la que se hizo. Y ni que decir de Félix María Zuloaga, primer sonorense en la presidencia, quien llegó al poder después de darle un golpe de Estado a Benito Juárez, uno de los personajes mejor parados en la historia patria y en la memoria colectiva.

No faltará quien proponga a Luis Donado Colosio, sobre todo ahora que el PRI regresó al poder en Sonora y con una gobernadora oriunda de la misma ciudad de la que era Colosio. Sin embargo, su calidad partidista le generaría mucha oposición.

¿Y los exploradores y colonizadores? Aunque propiamente hablando no fueron sonorenses, pues Sonora como estado nació hasta 1830 cuando se dividió el Estado de Occidente. Pero ignorando esto, ¿podríamos honrarlos sin objeciones? En ese grupo entrarían personas como Juan Bautista de Anza y el padre Francisco Eusebio Kino. Pero también pueden tener detractores: aquellos que los consideren responsables de la desaparición de las culturas originarias de estas tierras, pues Juan Bautista de Anza participó en campañas militares contra los indígenas y el padre Kino se encargó de convertirlos al cristianismo.

Los más destacados artistas sonorenses podrían ser objetables por una razón: se dedicaban al entretenimiento, no al bienestar de la sociedad. Lo mismo podemos decir de los deportistas. Los líderes religiosos encontrarán la oposición de los adeptos a otra religión, de la misma forma que los políticos serían contrariados por los simpatizantes de un partido opositor. Y con los altruistas no faltarán quien los critique por “dar atole con el dedo”, en lugar de promover cambios estructurales profundos.

A lo que vamos con este ejercicio, es que cualquier personaje de nuestra historia puede tener, en mayor o menor medida, detractores que propongan excluirlos de esa Rotonda de Sonorenses Ilustres. ¿Entonces no hacemos nada? ¿No hay Sonorenses Ilustres dignos del recuerdo? En mi opinión todos los anteriores lo son, pues su vida y obra impactó en la historia de nuestra región.

A fin de cuentas, la historia y la memoria así deben de ser: un recuento de protagonistas con causas y razones de actuar, no una narración de buenos y malos. Por eso propongo la creación de monumentos o murales “poco ortodoxos”, es decir, que sean una representación artística, que cuenten la historia del personaje, que pretendan entenderlo pero no juzgarlo. Tarea extremadamente difícil, pero todo lo bueno es así.

Ponernos de acuerdo sobre qué sonorenses son dignos de entrar en esa rotonda, sería un gran ejercicio para sacudir nuestras Ciudades Sin Memoria, pues todos nos veríamos en dos ejercicios de análisis y debate: 1) Tener que justificar por qué incluir a x o y personaje en la Rotonda de Sonorenses Ilustres, y; 2) Confrontar nuestra justificación con la opinión de los que se opongan a incluir a dicho personaje.

¿Entonces qué dicen? ¿A quién introducimos en la Rotonda de Sonorenses Ilustres? Y más importante aún, ¿por qué?

Por Mirinda GD

Fotografía de Benjamín Alonso

Monumento a Juan María Navarrete y Guerrero, “el obispo más querido que ha tenido Sonora”, en el bulevar que lleva su nombre.

Hermosillo, 7 de enero de 2018



Acerca de

Miguel Ángel Grijalva Dávila es un historiador sonorense que ha participado en espacios para la difusión de la historia radio, televisión y publicaciones impresas y digitales. También ha presentado sus investigaciones en congresos y foros en todo México. Búscalo en twitter, instagram o pinterest, como Mirinda_GD. En Facebook: Un Día Como Hoy en Sonora. Y en su página de historia y crónica: www.mirindagd.wordpress.com


'Ciudades sin Memoria: La Rotonda de Sonorenses Ilustres' tiene 6 comentarios

  1. enero 8, 2018 @ 9:46 am Brayant Othon

    Yo propondria Jesús Garcia Corona, por haber salvado al pueblo de Nacozari.

    Responder

  2. enero 8, 2018 @ 6:50 pm Arturo Reyes González

    Hola Mirinda…
    los ochenteros no podemos leer o escuchar ese nombre sin pensar en una soda de naranja… así es la televisión y su legado.

    Tu artículo es interesante… abre a pensar en una idea que puede tener propósitos plausibles y efectos positivos para el fomento de la historia.
    Pero el artículo carece del conocimiento de elementos básicos inherentes al núcleo del planteamiento general.
    No voy a recordar el orden del contenido de los párrafos pero trataré de comentar algunos de estos puntos en los que o te detuviste poco, o no te acordaste, o la experiencia aun no te da para plasmar un poco más organizadamente lo que se parezca a un proyecto como el que elucubras públicamente…

    En primer lugar: a la rotonda de los sonorenses ilustres se podría acceder siempre y cuando todo un consejo o comité de evaluación integrado por expertos en el tema, voten por la inclusión o el descarte, en base a méritos y un criterio definido, de los personajes propuestos para este salón de la fama de la historia sonorense…

    En segundo lugar el sitio es lo de menos… sacrificar suelo del centro de la ciudad para un proyecto de este tipo no lo veo muy viable a menos que dichos terrenos sean propiedad pública… no veo a un particular cediendo una hectárea de suelo comercial del Centro de Hermosillo para este propósito y no me gusta la idea de sacrificar áreas verdes ni de esparcimiento para un proyecto de este tipo ni de esta envergadura.

    En tercer lugar… si va a ser un panteón ocupa mucho más terreno del que puedas contemplar, debe incluir estacionamientos, etc… por lo que el Centro de Hermosillo también se tendría que descartar. Y si va a ser un tipo Museo con ciertas características arquitectónicas que le den cierta relevancia visual y significancia en cuanto a imagen urbana, creo que estaríamos hablando de un proyecto muy caro, inviable para las finanzas públicas de la Ciudad, el Estado, y la venida a menos Secretaría de Cultura… huelga decir que no entra, me parece, en las obras prioritarias, ora sí de necesidad social, que reclaman los pocos millones verdaderamente destinados al uso para beneficio del pueblo.

    En cuarto lugar: Los artistas y los deportistas son tan importantes como los políticos, los militares, los académicos y los misioneros religiosos. Quién se atrevería a descartar a personajes como Fernando Valenzuela, Julio César Chávez, Abigael Bohórquez… no especialmente refiriéndome a María Félix, Silvia Pinal e Isela Vega. Todos los órdenes humanos son importantes, todas las actividades humanas nobles y elevadas van ponderadas al momento de establecer qué cosas determinan un legado para que una persona sea considerada un sonorense ilustre.
    Y nada podría detener a Calles, Obregón, Aldolfo De La Huerta y Abelardo L. Rodríguez de incursionar en ese recinto porque aquí la competencia política y electoral no importa pues la historia pasa como cosa juzgada y como observa los hechos de los hombres tanto desde su crisol ambiguo de efectos positivos o negativos, cobra importancia la magistratura que ocuparon en tiempos decisorios de la vida de la república errores hayan tenido o méritos les hayan faltado… Cuestionar el carácter ilustre de Luis Donaldo Colosio es ignorar su paso por una educación de altísima calidad, su vocación democrática y sus innegables logros como político de carrera… si los chilangos se quieren olvidar de él, mal haríamos los sonorenses en hacerlo…

    Me parecería más importante que el Congreso del Estado o la sociedad civil creara en los doce municipios más grandes de nuestro Estado: Consejos Ciudadanos Regionales o Municipales para el Estudio del Desarrollo Económico y Social… de Hermosillo… de Obregón… de Navojoa… de Puerto Peñasco… de San Luis Río Colorado… de Nogales, etc…
    y que en esos consejos ciudadanos para el desarrollo de las ciudades y regiones de Sonora participaran profesionistas de todas las disciplinas… para que la sociedad misma identifique las necesidades más importantes de la historia que necesitamos escribir hoy los sonorenses, ya cansados y hartos de los beltrones con minúscula los bours con minúscula los elías con minúscula los salido con minúscula los gándara con minúscula y los corral y padrés vucovich y pavlovich con minúsculas…
    lo que se ocupa es asociaciones o sociedades civiles organizadas y activadas por ciudadanos que quieran escribir y reescribir la historia de sonora no sólo sin la ayuda de los gobiernos sino a pesar de los gobiernos, que son parte del problema y no parte de la solución, o que son de hecho el problema y se oponen a la solución… consejos ciudadanos que sirvan como bolsas de trabajo, que funcionen como bancos de proyectos productivos (bancos informativos, de principio), que funcionen como bibliotecas alternativas a la públicas, que funcionen como pequeños centros culturales activos y no politizados, que funcionen como centros de debates apartidistas… y sobre todo que nuestros adolescentes y jóvenes conozcan y sepan que existen una fuerza y una organización más allá de papá gobierno, desde donde se hacen las cosas bien, se habla serio, se hacen cosas que benefician directamente a la sociedad… y que quieren escribir una historia presente… reescribir una historia que ya nos merecemos… una historia de progreso, de gente viva y no muerta, de cosas por hacer (no que se hicieron), de cosas grandes que ahorita no hay y que son necesarias y que nos hacen falta

    los gobiernos son inoperantes… son retrógrados… son anacrónicos… son ilegítimos… están destinados a desaparecer… pero si ustedes leen en la ley orgánica del Instituto Nacional Electoral, uno de los objetivos centrales del INE es preservar, consolidar, este sistema de partidos que nos gobierna… por lo cual, no nos depara nada bueno
    lo único que podemos hacer como ciudadanos es actuar paralelamente al gobierno pero haciendo todo lo contrario a lo que hace el gobierno
    ser eficientes, ser transparentes, ser activos y proactivos, ser socialmente responsables, trabajar con una visión de grandeza, de certeza en nuestros recursos y posibilidades y de que se pueden lograr las cosas sin el pretexto de si es año político y sea más importante dónde quiere colocarse en el poder cada Diosito con mayúscula que participa en los partidos mientras las sociedad acude a ese maldito circo de apodos pendejos y sonrisas falsas que son las elecciones mexicanas donde los bandidos mendigan el voto de la gente para clavarle los colmillos tres años…

    la mejor Historia, la única que cuenta, es la que nosotros debemos escribir, por nuestra sociedad presente y por nuestros hijos…

    ROTONDA DE LOS SONORENSES ILUSTRES= FARÁNDULA BUROCRÁTICA

    Con todos los perdones

    Responder

    • enero 10, 2018 @ 12:33 pm MAGD

      Estimado Arturo Reyes, muchas gracias por sus comentarios. Coincido con algunas de sus posturas, con otras no, algunas me aparecen exageradas y otras contradictorias (por ejemplo decir que “los gobiernos son anárquicos”, pues precisamente la anarquía, como rama ideológica perteneciente al árbol del liberalismo, es precisamente la ausencia de todo gobierno).

      En fin, creo que o me di mal a entender, o perdió de vista el objetivo del texto.

      Yo sólo toco el tema de cómo juzgamos a los personajes del pasado (jamás menciono si la rotonda debe ser iniciativa del gobierno o una ONG). Y en cuanto a los posibles argumentos para descartar a un personaje, aclaro que no son argumentos míos, sino precisamente posibles argumentos de otras personas. Yo no digo que deportistas y artistas no sean importantes, pero si creo que al momento de honrar, dígase a María Félix o Luis Aguilar, no faltara quien quiera descartarlos porque, aunque nacidos en Sonora, pasaron la mayor parte de su vida fuera del estado y no realizaron actividades con el propósito de influir y hacer crecer a la sociedad sonorense. Muchos personajes en Sonora tuvieron una vida de ese tipo, ejemplar y admirable, pero con poco contacto con la región que los vio nacer. Por eso mucha gente olvida que personas como Luis Aguilar, Gerónimo (líder apache) o Joaquín Murrieta (leyenda de la resistencia hispana en California), son nacidos en Sonora (o por ejemplo Julio César Chávez, a quien he oido decir que es sinaloense y no sonorense, aunque nació en Obregón).

      En fin, el debate es amplio así que paro.

      Cierro reafirmando que este texto tiene por objetivo primordial, mostrar que todo personaje del pasado, dígase político, estadista, deportista, militar, artista, etc., tuvieron sus adversarios en vida, así el recuerdo de ellos en la actualidad tiene sus adversarios en la historia, y cuando digo historia, me refiero al conocimiento del pasado en general, conocimiento que se realiza para fines gubernamentales, la llamada “historia oficial”, o para fines críticos y reflexivos, la llamada “historia académica” o “historia profesional” (de esta última hay mucho en Sonora)

      Responder

      • enero 10, 2018 @ 12:47 pm Benjamín Alonso

        Pues sí, Chávez nomás nació en Obregón pero se hizo en las Sinaloas. Es sinaloense. Digo.

        Responder

  3. enero 10, 2018 @ 2:14 pm arturo reyes gonzález

    Es verdad. Tienen mucha razón. Estoy tratando de dejar la cafeína, poco a poco. Es muy bueno el texto y muy buenas tus intenciones. Te felicito.
    Nunca mencioné la palabra anárquicos… sino anacrónicos.
    Hay que graduar los lentes otra vez.
    Por lo pronto… me deleito disfrutando la vibra de los Señor Kino… ellos son mis sonorenses ilustres este día.

    Responder

    • enero 10, 2018 @ 6:42 pm Mirinda GD

      Tengo que graduar los lentos, o será que estoy sugestionado y quiero ver anarquismo en todas partes.
      Agradezco sus felicitaciones, pero más aún que comentara el texto, y que mejor para entrarle al debate y no cabe duda, ahorita Sr. Kino son los sonorenses en boca de todos.
      Saludos.

      Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora