¿Por qué satanizar a ‘Suicide Squad’?


Sí estás leyendo esto probablemente ya viste Suicide Squad (Escuadrón Suicida en México). De no ser así, tranquilo, es otra película de franquicia de superhéroes pero en esta ocasión narra la historia de un grupo de villanos que son reclutados por el gobierno para una misión destinada a la muerte. Como premio se les ofrece una reducción a su condena y el negarse prácticamente parece no ser una opción.

 

Esta película, dirigida por David Ayer (Fury, Street Kings, End of Watch), basada en el Universo de DC Comics y glorificada por Warner Bros Pictures, ha sido severamente criticada por expertos y bien recibida por el público. Sí aún no las has visto no te dejes llevar por la crítica y juzga por ti mismo, que 60 pesos de seguro los gastas en cualquier otra cosa. ¿Por qué?, la película quizá no te cambie la vida, modifique tu percepción del contexto social o cuestione tu moral, pero de alguna forma te puede entretener y ese es su objetivo.

 

A pesar de eso algunas personas se empeñan en querer comparar una película realizada en su mayoría sobre pantallas color verde con una obra de arte, cuando ninguna película ya sea de la franquicia DC o Marvel lo es, quizá con la excepción de la trilogía de The Dark Knight de Christopher Nolan.

 

No estar a favor de la crítica no significa que los errores de Suicide Squad no sean evidentes. En primera por la edición, ya que parece que la cinta se construye por dos visiones diferentes y es que la realidad es esa: David Ayer quería hacer algo y la producción quería hacer otra cosa para redimir el fracaso que significó Batman vs Superman: Dawn of Justice. Así que el resultado final fue una película que se quedó a medias entre el drama y la comedia.

 

Después está la tan criticada argumentación, ¿Cuáles son los motivos finales de la fría Amanda Waller para reunir a los supervillanos si lo empezó a hacer antes de que se desatara la furia de Enchantress ante la sociedad que ya no idolatra a Dioses?, la respuesta seguramente se aclarará en Justice League. O quizá no.

 

Al final creo que Suicide Squad es sólo una carta de presentación, el intermedio entre Batman v Superman: Dawn of Justice y Justice League. El gobierno tendrá a su propio equipo de metahumanos para sus propios fines y Batman tendrá al suyo, o por lo menos espero en esa dirección dirijan el circo.

 

Sin duda Suicide Squad sirvió para presentar con éxito a algunos personajes que se seguirán viendo en pantalla, entre ellos el tan diferente Joker interpretado por Jared Leto, quien a pesar de su preparación y su duro trabajo sólo se paseó por la película como una estrella invitada para poner los ojos del público en el nuevo producto lucrativo de DC.

 

Harley Quinn es interpretada por Margot Robbie, convirtiéndose la actriz en el nuevo objeto de deseo de muchos hombres. Sin duda su interpretación fue buena y al público le gustó el personaje, razón por la que Warner y DC probablemente exploten su renacida existencia como a una mina de oro, de la misma manera que Marvel lo ha hecho con Robert Downey Jr.

 

A contrario de lo que la franquicia quiso hacer creer al público, en Suicide Squad hay otros personajes. A algunos se les dio más protagonismo que a otros, como fue el caso de Will Smith con Deadshot, que aunque no se vio en los adelantos su historia es una a las que más importancia se le da, aunque a mi parecer no se alejó mucho de Hancock.

 

En la película también destacan Jay Hernández como El Diablo, Joel Kinnaman como Rick Flag, Jai Courtney como Capitán Bumerang y me detengo. Aunque son villanos, la producción se encargó de humanizar y hacer héroes a estos personajes que si hubieran mantenido su naturaleza oscura, psicópata, malvada y cómica, Suicide Squad quizá hubiera sido el éxito que todos esperaban.

 

Aun así, yo, como un número considerable de personas, no considero a Suicide Squad una mala película; es entretenida y divertida. Si piensas así que no te de miedo decirlo, no vas a ser menos inteligente por eso. Las diferencias entre la audiencia y los críticos sólo fortalecen la realidad de que los “expertos en cine” no están conectados con la gente que va y ve películas.

 

Y sí, en definitiva Suicide Squad no es una joya cinematográfica, pero ¿qué película de superhéroes lo es? Son sólo historias que ya existen, que se están adecuando a un formato distinto, que conectan y se vuelven queridas por el público por esa regresión que ocasiona en las personas. Las franquicias se han sabido apoderar de esas emociones de nostalgia y lo seguirán haciendo mientras sigan reuniendo millones.

 

Suicide Squad es lo que debe ser. Si tienes esa sensación de que te gustó pero no tanto, tranquilo, no es que tu gusto por el cine sea malo sólo, es el resultado de una excelente promoción. Y si odiaste la película y no despertó ninguna emoción en ti probablemente estas buscando en el lugar equivocado. ¿Quieren narrativa?, lean un cómic.

 

Por Sofía Isadora Salazar

squad isa



Acerca de

Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora. Actualmente es reportera de espectáculos en periódico Expreso, de Hermosillo, y creadora de Cinespectador, un espacio en redes sociales dedicado al séptimo arte.


'¿Por qué satanizar a ‘Suicide Squad’?' has no comments

Sé el primero en comentar!

Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora