El tren de la ambigüedad, tercera y última parte: Capitalismo gluten free


Mi nombre

es un pellejo disecado

que de boca en boca es mordido,

es masticado por los colmillos de la gente.

Me he despojado de las vestiduras de mi nombre

como se despoja la serpiente de su piel.

Poema maya

Las Fibras del intestino neoliberal

En sí, el tren es el menor de los agravios que el megaproyecto de la actual administración supone en su visión transformadora de la vida peninsular. Sin embargo, el tren como posibilidad material de comunicación y transporte, es la llave que abre la puerta a un agresivo desarrollismo que durante décadas se ha previsto para este sector del Caribe mexicano. Acotación. El capital ya está instaurado. Elevación. De una forma aún interregional. ¿Aterrizaje? En ningún sentido. El límite es el cielo. 

El epicentro de esta posibilidad descansa sobre la operación bursátil que se conoce como Fibras. Acorde a la definición de la Bolsa Mexicana de Valores, las Fibras son “vehículos destinados al financiamiento para la adquisición y/o construcción de bienes inmuebles que tienen como fin su arrendamiento o la adquisición del derecho a recibir los ingresos provenientes del arrendamiento de dichos bienes” (BMV s.f.).  No estamos ya ante la clásica necesidad de una ocupación o arrebato desmedido de la tierra. El propio criterio de sofisticación de especuladores e inversionistas en las cañerías del Mercado y las acciones de la Bolsa solo ocupa un convenio.  

Los mayas no poseen capital que les permita construir hoteles, centros comerciales, estaciones de tren, edificación de infraestructura –servicio de drenaje y alcantarillado, red eléctrica, asfalto, entre otros–. De tenerlo, no lo destinarían a tales proyectos porque sus necesidades son más urgentes y básicas. ¿Cuál es el riesgo en este planteamiento? En principio, una vez cedidas sus tierras a la especulación inmobiliaria no existe forma de recuperarlas. Serán socios, sí, pero deberán compartir el plusvalor con los hoteleros, las promotoras turísticas y los empresarios de diversa índole. Si los especuladores pierden, los mayas también. La competencia en asuntos de Acciones no será una batalla entre iguales porque el modelo de las Fibras no supone un criterio comunal de repartición de plusvalor sino de juicios de adaptabilidad en las relaciones transnacionales que modifican y moldean el rumbo del sector en específico. 

Un especulador entra a la Fibra. Funda un resort. Puede vender departamentos. Pero no será solo un especulador, serán varios. Hablamos de 18 ciudades nuevas alrededor de la ruta del Tren, con extensión de hasta mil hectáreas (Nuñez 2020). Tampoco serán solo departamentos. Hablamos de locales en complejos comerciales y de oficinas. Hablamos de cadenas gastronómicas, espacios culturales, servicios médicos privados y recreativos (México 2019). Hablamos de la implantación del estilo de vida occidental. Hablamos de la expansión del trabajo nueve a cinco y escalones salariales. Hablamos del intrínseco incremento voyerista hacia el indígena. Hablamos de guerra inmobiliaria. Cuando el manto de la Modernidad occidental se instaura, la tierra ya no importa. El verdadero capital está en la sección inmobiliaria del esquema. Y esto es solo la punta del iceberg en el medio de un mar de selva.

En sí, aquí, cabe venir a decir, ¿qué va a suceder durante los primeros años de desarrollo? ¿Acaso se dará prioridad a quienes pusieron la tierra o se pagará, desde un comienzo, a los accionistas e inversionistas? (Tello 2019). El boom será una etapa de acumulación de capital –no originaria porque ésta corresponde a la expropiación de la tierra– subsecuente en el desarrollo. El fantasma del neoliberalismo recorre la selva. Es potable y es indigenous people friendly, a classic social democratic tale. Estamos, en este punto del excurso, aún en la parte financiera de la posibilidad de maduración de los futuros cascos urbanos. Ante ello, cabe preguntarnos, ¿en qué contexto sucede el advenimiento del Tren Maya?

EL DARK SIDE OF THIS MAYA MOON

Uno de los principales factores de deforestación de la selva maya es el cultivo de soya, misma que se utiliza para diversos fines (Tourliere 2019).  Del mismo modo, los criaderos de animales, en específico de puerco, ya han generado un serio problema de contaminación. Los vertederos de materias negras son cráteres que expiden gases en la impunidad del cielo abierto. Su presencia es una disonancia ambiental, misma que ofende el hábitat de las poblaciones asentadas alrededor de estos enclaves de producción. Entre los nombres detrás de estas industrias figura el de Alfonso Romo, fundador de EnerAll y actual jefe de la oficina de la Presidencia.

Un tren de carga. Posibilidad de avenar producción en masa. Repartirla. Expandirla. Incrementarla. Prosecución neoliberal del incremento de la tasa de ganancia. En este escenario los problemas ya existentes se agravarán. Mayor contaminación. Mayor explotación laboral. 5.6 mil hectáreas resuelven la actual demanda de soya. Cada año se pierde foresta y se empuja a la fauna nativa. Cuando Jiménez Pons dice que entrará el desarrollo, a esto se refiere. Entrada al sector de otras empresas con igual criterio de productividad.

Los mayas son importantes productores de miel, misma que tiene una reputación global de primer orden, la cual se ve amenazada no solo por la irradiación de pesticidas y plaguicidas –consecuencia de los cultivos de soya y hortalizas– sino por las injerencias de Bayer, con quien los productores mieleros han sostenido una ardua batalla legal. Esto es aún la punta del iceberg. Luis Hernández Navarro expresa que 

Pieza central de este prototipo es el tráfico de drogas y la industria criminal, impensables al margen del mercado mundial. No son un «accidente» ni una «anomalía». Son parte sustancial de la maquinaria que impulsa el movimiento económico de la región. Desde las ciudades santuarios donde habitan las familias de los señores del narco hasta los grandes emprendimientos donde lavan parte de sus ganancias, pasando por las rutas de tránsito de sustancias ilícitas, el sureste es una clave del rompecabezas del negocio de las drogas en México (L. H. Navarro 2020).

Cártel de los Zetas, Cártel Jalisco Nueva Generación, Cártel del Golfo y Cártel de Sinaloa son las organizaciones criminales que operan al interior de la Península. En este espacio desembarca la cocaína proveniente de Colombia, misma que sigue una compleja ruta hacia Estados Unidos, por ello el Caribe es tan importante para el Pentágono en materia de geopolítica.

Si nos enfrentamos a la confección de 18 ciudades, es claro que el poder del narcotráfico influirá en temas de criminalidad sea mediante fortalecimiento de redes de prostitución, extorsión, secuestro y robo, compra de inmobiliarios para lavado de dinero y fincará su negocio de menudeo y mayoreo de estupefacientes al interior de cada una de las nuevas ciudades. 

Quintana Roo. De 2018 a 2019 duplicó el número de feminicidios tipificados. Durante el primer semestre de 2019, una mujer fue asesinada cada dos días (Maldonado 2019). Esto sin contar el secreto a voces del paradero turístico: pedofilia y trata de blancas. Los feminicidios en este lugar no son iguales a los que ocurren al interior del país. Ellas no son asesinadas por sus parejas sentimentales. Poco o nada se sabe sobre los autores de los crímenes y no existe una abierta política efectiva para hacer frente a estas violencias. 

Del mismo modo, esta entidad está entre los primeros tres estados de la república con mayor consumo de drogas ilegales. Si ya resulta alarmante vislumbrar los previsibles daños de los especuladores que se mueven en el intestino legal del Mercado, resulta impostergable sumar el lado ilegal del capitalismo y su velocidad de adaptación al espacio, modos de vida y medios de operatividad. Hablamos de la posibilidad inusitada de expandir imperios de siembra, cosecha, transporte, punto de arribo y diseminación de los ya conocidos problemas sociales que esto conlleva.

Alguna vez declaró Jiménez Pons: “no se vale hacer ningún desarrollo si no tiene su zona de la gente más modesta ubicada dignamente en las cercanías de las áreas de producción. Para qué, para que puedan ir a trabajar a pie. Hasta pedir limosna si hace falta, pero a pie” (Ramos 2019). “Desintoxicado” y benevolente, el nuevo capitalismo rechaza los cinturones de miseria y los desplazamientos forzados de comunidades enteras. El sueño es poder concentrarlos al interior de las ciudades. Que su maquillado panorama de desigualdad contraste el venidero aumento de urbanizaciones. Esto no es nuevo. El boom de la industria maquiladora en la frontera supuso una estrategia de reacomodo de la población rural en los enclaves urbanos. Porque el capitalismo y sus líneas de producción requerían maximizar la jornada laboral, se optó por crear centros habitacionales donde se asentara la fuerza de producción. 

El FONATUR no puede explicar cuáles son los 80 mil trabajos nuevos que el Tren supone en su etapa principal, del mismo modo que no puede explicar si se trata de empleos laborales, si los migrantes serán enrolados a las cadenas de construcción y tampoco se establece de forma transparente qué sucederá después con todos los contratados y subcontratados. El sueño neoliberal de Pons es que los indígenas puedan comprar casa al interior de las 18 nuevas ciudades, para que así sus hijos puedan acceder a la educación occidental y a los occidentales medios y modos de vida. Colonizarlos, de una vez por todas. 

Romel González, miembro del Consejo Regional e Indígena de Xpujil, dijo que “Parece más una colonización moderna, siempre se utiliza el tema del desarrollo económico y el olvido. El tren no es las vías, es un proyecto en el que los enemigos antiguos del gobierno ahora resultan ser aliados, se vienen a avalar irregularidades ambientales y jurídicas” (Gómez 2020). 

Al momento de concluido este ensayo, no existe una proyección gubernamental honesta del impacto ambiental, sociológico, político, económico, cultural y legal inmanente al megaproyecto. Nuestra visión, que parece molestar a la acrítica feligresía de la 4T, solo es un eco de los tres amparos que tienen detenido al proyecto en Campeche, Calakmul y Palenque. El peor posicionamiento político en este momento es el de homologar a todas las voces críticas en simples y burdos opositores. Desde aquí lo dejamos claro. Panistas, priístas, fifís, toda esa sección de incapaces intelectos que van como parásitos, de polo crítico en polo crítico porque no tienen creatividad, también son señalados por nosotros. Un tenor es oponerse al tren por oponerse, mientras que otro muy distinto es externar esta crítica con la intención de generar un profundo replanteamiento donde quienes se dice son pensados como protagonistas del desarrollo posible, hablen, corrijan, señalen y no sean excluidos. En caso de continuar esta tendencia, nuestro talante crítico crecerá, nuestra solidaridad no diezmará y del mismo modo la tendencia acrítica tendrá que asumir las responsabilidades éticas de sus simplistas posicionamientos del conmigo o contra mí. No es nuestra responsabilidad decirles a ustedes cómo separar las voces críticas, ello debe formar parte integral de la Cuarta Transformación.

Por Salvador Alejandro Flores

Fotografías de La Bestia, a su paso por Ciudad Obregón en diciembre de 2019, por Benjamín Alonso

Trabajos citados

BMV. www.bmv.com.mx. s.f. https://www.bmv.com.mx/docs-pub/MI_EMPRESA_EN_BOLSA/CTEN_MINGE/Fibras.pdf (último acceso: 10 de junio de 2020).

Gómez, Magdalena. La Jornada. 09 de 06 de 2020. https://www.jornada.com.mx/2020/06/09/opinion/014a1pol (último acceso: 10 de 06 de 2020).

Maldonado, Joana. La Jornada Maya. 2020 de 12 de 2019. https://www.lajornadamaya.mx/2019-12-30/Registran-mas-de-39-mil-casos-de-violencia-de-genero-en-QRoo-durante-2019 (último acceso: 10 de 06 de 2020).

México, Gobierno de. Gobierno de México. 2019. https://www.gob.mx/trenmaya (último acceso: 10 de 06 de 2020).

Navarro, Luis Hernández. La Jornada Maya. 03 de 03 de 2020. https://www.lajornadamaya.mx/2020-03-03/Tren-Maya–desarrollo-y-presencia-estatal (último acceso: 10 de 06 de 2020).

Nuñez, Violeta. La Jornada. 23 de 02 de 2020. https://www.jornada.com.mx/2020/02/23/opinion/012a2pol (último acceso: 10 de 06 de 2020).

Ramos, Claudia. Animal Político. 02 de 02 de 2019. https://www.animalpolitico.com/2019/02/tren-maya-proyecto-construccion-comunidades-indigenas/ (último acceso: 10 de 06 de 2020).

Tello, Judith Amador. Proceso. 25 de 08 de 2019. https://www.proceso.com.mx/597159/a-quien-beneficiara-el-tren-maya (último acceso: 10 de 06 de 2020).

Tourliere, Mathieu. Proceso. 12 de 2019. https://trenmaya.proceso.com.mx/empresarios/ (último acceso: 10 de 06 de 2020).



Acerca de

Nogales. Hiphóplogo. salvadoralejandrocontacto@gmail.com


'El tren de la ambigüedad, tercera y última parte: Capitalismo gluten free' has no comments

Sé el primero en comentar!

Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora