Fell on black days: Adiós a Chris Cornell


[Verse 1]

Whatsoever I feared has
Come to life
Whatsoever I’ve fought off
Became my life
Just when everyday
Seemed to greet me with a smile
Sunspots have faded
And now I’m doing time
Now I’m doing time

Conocí a Soundgarden en mis años preparatorianos, cuando Tv Azteca ponía videos chilos por las mañanas. Pasaban el «Black Hole Sun», despuntaba el Superunknown. Y aunque todos portaban las playeras del recién suicidado Cobain, el grunge -en su conjunto- estaba más vivo que nunca. De la muerte vino el mito, el merchandising y todo lo demás.

[Chorus:]
Cause I fell on black days
I fell on black days

Pero no era sólo eso, era la palpable conexión entre esas bandas y los jóvenes de entonces. Aunque los analistas destacan el lado depresivo de sus letras, sus acordes, y su natural relación con la juventud extraviada, la verdad a mí me daban más pa’ rriba que pa’ bajo. No mencionaré piezas en concreto porque hasta para eso hay sentidos (gente mamona que se siente por todo). No obstante, hubo una rola que desde aquellos 90’s y hasta la fecha conecta con mi lado oscuro: «Fell on Black Days». Ah, qué rolón.

[Verse 2]
Whomsoever I’ve cured
I’ve sickened now
Whomsoever I’ve cradled
I’ve put you down
I’m a search light soul, they say
But I can’t see it in the night
I’m only faking
When I get it right
When I get it right

Por favor, no piensen que la letra va conmigo. Ni sé de qué va. Aquí la incluyo porque así lo marcan los cánones del buen periodismo. Nunca me importó qué decía la canción, sino lo que me hacía y hace sentir. Creo entender que el arte va por ahí.

[Chorus]
Cause I fell on black days
I fell on black days

Este lunes fui invitado a comer en casa ajena. Sonaba un radio, sonó «Fell on Black Days». A huevo. Ayer miércoles, también en la comida, también fuera de casa, de repente sonó el «Like a Stone» de Audioslave. Pregunté a las más jóvenes comensales si conocían la canción, si conocían a Chris Cornell. Farfullaron alguna respuesta en sentido positivo, más para no pasar por ignorantes, me pareció, o simplemente porque les da lo mismo la voz y la música de Cornell.

– ¿Conocen Soundgarden?

(Silencio)

– ¿Conocen algo aparte de Nirvana?

(Risas de chavos, de rucos y de chavorrucos)

[Bridge 1]
How would I know
That this could be my fate
How would I know
That this could be my fate
Oooh oooh oooh

Hoy jueves, avanzada la mañana, enciendo el televisor (Facebook) y encuentro un post tipo: «Díganme que no es cierto, que Chris Cornell no ha muerto». Corroboré la especie y me dije:

– Chale, me caía bien este bato. Su música a toda madre. Qué loco que en estos días lo topé y lo referí.

Segundos después:

– Ya sé, quizá alguno de mis colaboradores quiera escribir algo.

A la par que tiraba el anzuelo armaba una nota. No sabía si mía o del eventual colaborador. Al segundo batazo, que coincidió con el segundo párrafo, me decanté por myself.

Los primeros reportes señalan que te diste piola, Chris. Qué mala pata. Siempre estarás en mi memoria. Especialmente en mi corazón, si un día cualquiera, de la nada, surgen las notas iniciales de «Fell on Black Days»…

Por Benjamín Alonso



Etiquetas: , ,


Acerca de

Premio Nacional de Periodismo 2007. Director de Crónica Sonora. Contacto: kiktev@gmail.com


'Fell on black days: Adiós a Chris Cornell' tiene 6 comentarios

  1. mayo 18, 2017 @ 2:00 pm La desta

    Me encanta como escribes :*

    Responder

  2. mayo 18, 2017 @ 6:26 pm Angel anaya

    Cosa curiosa mi Benja ahorita que esto leyendo tu artículo y ya tengo unas hora escuchando a soundgarden justamente esta esa rola tocando jeje cosas curiosas

    Responder

  3. mayo 19, 2017 @ 9:25 am Beatriz Marina

    Benji que machin lo escribes, porque muchos nos identificamos. Recuerdo en la preparatoria corrí a casa de mi abuela para decirle que me enamoré de un señor (era vecino de ella, carpintero)! Tenía un look tipo Chris pero acá morenazi jajaja osea con ojos café y más brown.
    En cuanto a Chris, gusta y gustaba a una gran mayoría siendo «no comercial» su música, por la pasión que emana de la voz y la serenidad de que transmite su personalidad … ufff!

    Responder

    • agosto 1, 2017 @ 12:44 pm Benjamín Alonso

      Ufa hasta yo me volé!!! Digo, gracias por lo que me toca jeje

      Y gracias por la anécdota, Beatriz 😉

      Un abrazo

      Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora