Luces y sombras del Festival del Pitic


El debut de Javier Soto Dórame en Crónica Sonora.

Bienvenidos


Los festivales, además de formar parte de la identidad de una sociedad, tienen una importante dimensión cultural, social, económica y turística. Por ello, es importante analizar y medir el impacto de éstos, a fin de conocer si se cumplen los objetivos para los que fueron creados.

Desde el año 2003 a la fecha se han venido celebrando en la capital sonorense Las Fiestas del Pitic, las cuales han adquirido una proyección internacional (o al menos eso se ha intentado) a fin de acceder a fondos que permitan dar más realce a la festividad; sin embargo, en cuanto a su estructura, organización y programación han permanecido exactamente igual.

Desde su creación, el festival cultural más emblemático de la capital sonorense ha dejado claro que uno de sus principales objetivos es ofrecer una experiencia artística y cultural en la que los asistentes puedan apreciar lo más representativo del quehacer artístico local, nacional e internacional en sus diferentes manifestaciones o expresiones. El festival también ha ofrecido al público asistente experiencias culturales donde se les ha permitido, además de ver y escuchar a uno o varios artistas, participar en diferentes talleres y cursos.

El ahora Festival Internacional del Pitic en su edición número 15 promete muchas sorpresas, entre ellas la final del concurso Sonora Internacional Opera Competition Francisco Araiza, cuya convocatoria internacional fue lanzada hace unos meses. Hoy a las 19 horas tendrá lugar la tan esperada rueda de prensa en la que conoceremos la programación. Al respecto, Margarita Torres, Directora del Instituto Municipal de Cultura y Arte de Hermosillo, refirió que debido a las condiciones que la Secretaria de Cultura impone, no pueden divulgar con mucha anticipación los espectáculos que han sido seleccionados para esta edición del Festival, ya que si ello sucediera éstos quedarían eliminados de la programación oficial. ¿Será?

Cabe mencionar que el año pasado dicho festival dejó mucho qué desear, entre otras cosas debido a la participación de la esposa de Guillermo Armada, Director de Cultura y Arte del Instituto, en una de las noches de gala. Aunque se justificó su participación de una manera muy simplista, es sabido por todos que este tipo de actos, aquí y en España, son un claro ejemplo de nepotismo.

Pese a los señalamientos pasados y aunque sí se ha visto mayor participación de la titular de ese Instituto en actos públicos, el funcionario municipal insiste en su papel de protagonismo y se sigue sirviendo con la cuchara grande. Guillermo Armada representa al tipo de funcionario que no puede operar sin supervisión, claro ejemplo de ello es la nueva forma en la que está seleccionando a las figuras internacionales que participarán en la edición número 15 del FIPITIC. Cabe aquí la pregunta: ¿No hay otra forma de seleccionar a los artistas internacionales más que ir personalmente a Europa a contratarlos como lo acaba de hacer él y su acompañante? Espero y haya respuestas al respecto, pero mientras eso sucede, a alguien se le debería ocurrir inventar las Agencias de Contratación de Artistas ¿O ya existirán y Guillermo Armada no lo sabe? Habría que preguntárselo. Claro, no hay que ser tan mal pensados, hay que tener en cuenta que el director del IMCA ya iba a andar haciendo audiciones para el concurso operístico por Barcelona, París, Oviedo, Madrid, Málaga, San Petersburgo, Tenerife, Ciudad de México y Nueva Orleans; y quizá aprovechó su paso por dichos destinos turísticos para traer a los sonorenses algunas opciones de espectáculo de relumbrón de esos que la clase conquistadora presume. A propósito, ¿por qué no se nombró un equipo especializado para dichas audiciones?

Audiciones en el Teatro Real, en Madrid.
Dentro del jurado, Joan Matabosh Director artístico del Teatro Real y su Asistente Artístico Damià Carbonell, y nuestros directores Guillermo Armada y Misael Mevi y Uri Cabot. Fotografía: Sonora International Opera Competition Francisco Araiza (Facebook).

Se sabe, ya que él lo ha expresado en varias ocasiones, que el cargo que ocupa se lo debe a gente de muy alto nivel y muy allegada a nuestra mandataria estatal, quizá por ello tiene barra libre y sigue operando pese a la imagen negativa que ello le ha generado al IMCA.

Mientras la clase política siga actuando así y la comunidad cultural o cualquier ciudadano no hagan nada, se seguirán tomando decisiones a modo con recursos que deberían estar destinados a mejorar la infraestructura y los programas culturales locales o estatales.

Con la evolución del festival y dadas las intenciones de posicionar y proyectar a éste como un evento internacional, considero importante evaluar lo que en los últimos cinco años ha venido sucediendo. No sé si les ha pasado pero hay días en los que no se puede ni caminar por los andadores del centro histórico de la capital y no precisamente por la cantidad de gente, sino por la cantidad de puestos comerciales de “mercancías chinas”, esto da la idea de que las autoridades municipales, en un afán recaudatorio, ya no hacen una selección de los puestos que ahí deberían exponer sus productos. ¿A dónde se van los recursos recaudados de la venta de permisos? Da la impresión de que los puestos que ahí se exponen, son los que estuvieron días antes en la ExpoGan.

Otro aspecto que es importante evaluar, tiene qué ver con la venta y consumo de cerveza. No nos tiene que asustar el consumo de ésta ya que es parte de nuestra cultura, sin embargo, es muy importante regular dicho consumo para que dentro de unos años el festival no se convierta (como otros festivales y eventos) en una cantina masiva.

Realizar un estudio de mercado que aporte datos de interés para la organización, gestión y programación del festival resulta un poco complicado por las características del FIPITIC, sin embargo sí es importante que los diferentes procesos que se dan desde la gestión del mismo hasta su operación, estén regidos por personal competente y capacitado, pero sobre todo, por personal responsable, sensible y comprometido con la promoción y fomento de la cultura de nuestra entidad.

Queda abierto al análisis de otros temas de interés como lo son la curaduría de los espectáculos y los espacios en los que transcurre el festival, así como tomar enserio la coordinación del festival ¡YA!

Finalmente quiero aclarar que las opiniones aquí vertidas, son única y exclusivamente una crítica y un señalamiento hacia la gestión y administración del festival y al proceder de un funcionario público, no a su vida personal.

No falten al Festival Internacional del Pitic en su edición número 15, a celebrarse del 25 al 30 de mayo en nuestra ciudad capital sonorense.

Por Javier Soto

Fotografía de Benjamín Alonso

La juventud en éxtasis espera el inicio de Kinky, uno de los mejores conciertos de las Fiestas del Pitic 2008 y en general, gracias al performance del grupo y al espacio sede, el parque de la escuela Leona Vicario, posteriormente desdeñado por los organizadores de las Fiestas/Festival.



Acerca de

Licenciado en psicología y maestro, analista y crítico de políticas y proyectos culturales. Originario de Guaymas, actualmente radica en la ciudad de Hermosillo, Sonora.


'Luces y sombras del Festival del Pitic' tiene 5 comentarios

  1. mayo 8, 2017 @ 8:52 am Hermann

    «es muy importante regular dicho consumo para que dentro de unos años el festival no se convierta (como otros festivales y eventos) en una cantina masiva» No sé con qué ojos se juzgue eso pero en lo que a mi respecta el «Festival del Pitic» (simón…) se convirtió en cantina hace ya varios años. Entiendo (o al menos eso trato) que la cerveza es casi como el agua en nuestra entidad, pero un festival creado como contrapeso de la EXPOGAN no debería de fomentar los mismos valores. Me pone triste ver en lo que se ha ido convirtiendo el festival. PD: Ojalá no traigan a Molotov o Kinky por 21321312va vez ):

    Responder

    • mayo 8, 2017 @ 9:12 am Gabriela martinez

      totalmente de acuerdo.

      Responder

      • mayo 8, 2017 @ 11:49 am Benjamín Alonso

        Totalmente en desacuerdo: que el alcochol fluya sabroso. La gente no se desborda en las Fiestas y eso lo sabemos. En absoluto. Eso sí, que ya no traigan a Molotov, Kinky, Susana Zabaleta, Óscar Chávez, Pablo Milanés, Élmer Mendoza, Rubén Aguilar…

        Responder

        • mayo 8, 2017 @ 10:44 pm Hermes

          Que traigan a Manuuuuuuuu!!!!!

          Responder

          • mayo 17, 2017 @ 11:00 am Benjamín Alonso

            Manu Chao? Pasadena, California. Lo mismo Fabulosos Cadillacs.

            Dije


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora