Una profesora, cansada de lidiar con sus chamacos (incluido su marido), escapó de la rutina y se internó en el museo más chaca de Sonora… ¿o el que lo fue?

VEAMOS


Hermosillo, Sonora.-

Asistir un día de lo más normal a lugares que cultivan tu mente y espíritu, ayuda a escapar un poco del ajetreo cotidiano, a ocupar tu mente en pensamientos que van en otra dirección distinta a la cotidianidad. 

Así fue como sentí el día de ayer, martes 25 de abril de 2022, que tuve la oportunidad de escabullirme de mis quehaceres de rutina. Aproveché ese espacio de tiempo para acudir ni más ni menos que al MUSAS (Museo de Arte de Sonora). Hacía bastante tiempo que no visitaba el lugar, desde antes de iniciada la pandemia por Covid-19. 

Da tristeza ver las condiciones en las que está la infraestructura, con mayor razón considerando las circunstancias históricas en las que se llevó a cabo su construcción. Tiene sentido que las autoridades correspondientes tengan en cuenta que, después de haber sido, desde sus inicios, una decisión polémica por haber suplantado el histórico Parque Hundido, tengan un mayor compromiso por brindar a la comunidad hermosillense un museo que valga el precio que nos costó a todos.

Entendamos por esto, ofertar instalaciones en buen estado, tener accesos inclusivos a la segunda planta, dar mantenimiento a la infraestructura en general, a las áreas verdes, etcétera, etcétera…

Al margen de todo esto, puedo decir que fue una experiencia enriquecedora y placentera. Disfrutar de las obras de artistas locales y nacionales es enorgullecedor, se reconoce el talento de nuestros artistas, que no es poco. La atención recibida por las personas encargadas en la recepción es de muy buen trato. Espero volver en un corto tiempo y, de verdad, encontrarme con un MUSAS en mejores condiciones.

Texto y fotografía por Santa López

Llegando fui recibida por una banca vandalizada, un árbol seco, bardita carcomida…

Ya en salas, pisos en pésimo estado

Hoyos por todos lados (aunque algunos intentan ocultarlos a la vista del visitante)

«El elevador no funciona»

Ni la pantalla de en medio

Sobre el autor

Licenciada en Educación Especial

También te puede gustar:

2 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *