Las Brujas de Salem


La noche del viernes fui al teatro, vi Las Brujas de Salem y me gustó. Hablamos de una puesta en escena formada por estudiantes de la Licenciatura en Artes Escénicas de la Universidad de Sonora y comandada por la joven y reconocida directora Elizabeth Vargas. Ocurre de miércoles a domingo en punto de las 18.30 horas en el Estudio 5 del Centro de las Artes (Unison). Del 4 al 26 de junio del presente 2016.

 

Y sí, a las puras seis con treinta nos dijeron acá una fila (la de la prensa), acá otra (personas de la tercera edad) y acá los demás. Bien a bien yo no iba como prensa, pero como no quería pagar y sí entrar primero, pues dije «yo» cuando preguntaron quién viene de la prensa. De todos modos me chivée cuando una pareja de amigos me hicieron carrilla al pasar junto a ellos, camino a la pole position: «Aguas, ai’ va la prensa».

 

Luego fuimos llevados por una bella chica de apellido Murrieta hacia el Estudio y oh sorpresa, nos esperaba un escenario lúgubre con cuerpos extraños que emitían no se sabe si jadeos o gemidos… Como íbamos llegando, fuimos presa fácil de la excitación. Un par de chavales -yo los vi- se hicieron vivos y entrelazaron sus brazos a manera de Ay, qué es eso.

 

Segunda llamada, dijo la directora, y aquellas bestias siguieron aullando.

 

Ignoro cómo se llama este estilo de hacer teatro pero me va. Muy sensorial, con una iluminación bien apenas y sin ninguna música que no fuera la producida por los propios cuerpos. Es crudo el montaje y eso se agradece en tiempos de maquillaje a granel. El desempeño actoral es convincente, acaso visitado por leves tropezones en los parlamentos. Pero es buena la memoria de estos chicos y más al tratarse de una obra algo extensa.

 

Porque eso hay que decirlo, dos horitas ya marcan. Uno agradecería cierta economía en la presentación, sobre todo si tenemos en cuenta que butacas de cine no son las que aplastamos ni unos gluteos que tú digas qué bárbaro los que portamos.

 

Qué buenos besos se dieron esos dos actores. Y como el público está ahí en cortito el chasquido de los ósculos se sintió a flor de piel… Sí es muy sexy este montaje. También cuando el desnudo, pa’ qué más que la verdad. Masculino, por cierto. El lenguaje verbal lo mismo pone de su parte. Hubo un momento en que John le aclara a Elizabeth, a propósito de la eternamente celada Abigaíl: «La única promesa que le hice a esa chica, es la que le hace el semental a la yegua». Me pregunté si debía seguir mis impulsos o atender mis fundamentos ideológicos.

 

Sí da miedito, como dijo una vecina de silla, especialmente -en mi caso- cuando casi me arrollan en una persecución. Sentí el rigor, es verdad.

 

La acústica del espacio trabaja en beneficio del performance. El sonido que produjo la refrigeración fue prudente, no así el de un imbécil que estuvo jode y jode con el click de su cámara cada que le daba la gana fotografíar, lo cual ocurría un minuto sí y al siguiente también. Llamada de atención a la profesora Vargas, directora y conductora del Laboratorio, como reza el programa de mano, para que haga lo propio con los fotógrafos, sean estos de la producción (recordar Las Cuatro Gemelas), amigos (como se dijo era el caso) o simples desconocidos. Total, voz de mando la tiene y en qué forma.

 

Vayan al teatro.

 

ADDENDUM: NO VAYAN AL TEATRO

Siendo las 10.20am de hoy viernes 24 de junio, por fin tuvieron a bien informarnos (y a pregunta nuestra sobre otro asunto) que este montaje cerró temporada prematuramente el sábado pasado… Si hacía falta un comentario respecto a la seriedad de esta producción, pues aquí está.

 

 

Texto y fotografía por Benjamín Alonso

IMG_2252

IMG_2258

IMG_2271

IMG_2272

IMG_2270



Acerca de

Premio Nacional de Periodismo 2007. Director de Crónica Sonora. Contacto: kiktev@gmail.com


'Las Brujas de Salem' tiene 7 comentarios

  1. junio 23, 2016 @ 11:11 am ana campillo

    Gracias por el artículo sobre las Brujas de Salem. Un tema fuerte y que para nada está caduco. Ojalá puedas seguir asistiendo a las puestas de la Licenciatura. Es un gusto compartir con los demás lo que se hace en estas aulas. Había dos fotógrafos en esa función, yo fui una de ellas, y claro, trato de no molestar mucho…pero a veces es necesario tomar fotos para resguardar la memoria gráfica de nuestros trabajo. Me gustaría compartir las fotos de la puesta con ustedes.

    Responder

    • junio 23, 2016 @ 5:06 pm Benjamín Alonso

      Muchas gracias, Ana. Hazlas llegar, cómo no. Sólo pedimos sean inéditas. El correo es cronicasonora@gmail.com

      Por otro lado, hasta donde oí tú no eras parte de las molestias, sólo un camarada situado en una de las sillas laterales. Es tan fácil desactivar el sonido de una cámara.

      Saludos cordiales

      Responder

  2. junio 23, 2016 @ 1:19 pm Sebastian Morto

    Benji, fui a ver la obra y estoy en desacuerdo con varias cosas, no me agradó la puesta, me parecio muy tediosa, luego platicamos.

    Responder

    • junio 23, 2016 @ 5:00 pm Benjamín Alonso

      Cierto, Morto, tedio también lo hubo, en mi caso por culpa de la extensión. Gracias por comentar y ya nos vemos pa’ seguir.

      Responder

  3. junio 23, 2016 @ 4:26 pm America

    Es el peor montaje que he visto del Crisol. No te hago caso nunca.

    Responder

  4. junio 24, 2016 @ 10:46 am Benjamín Alonso

    ADDENDUM: NO VAYAN AL TEATRO

    Siendo las 10.20am de hoy viernes 24 de junio, por fin tuvieron a bien informarnos (y a pregunta nuestra sobre otro asunto) que este montaje cerró temporada prematuramente el sábado pasado… Si hacía falta un comentario respecto a la seriedad de esta producción, pues aquí está.

    Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora