El pan de cada día


Hacía unos días había llegado a Culiacán. Después de un año de ausencia, era necesario recordar el olor de la ciudad y sentir un poco del calor que atesta prácticamente todo el día. Y sentir cómo se te va adhiriendo la ropa al cuerpo por el sudor que provoca el mínimo movimiento.

Por mi llegada, mi madre preparó una comida para reunirnos toda la familia, un rico pozole de camarón fue el platillo principal. A la comida llegaron dos primas, las cuales las considero como hermanas, dos tíos con sus esposas y sus hijos, mi hermana, mi hermanito y mi querida abuela. Una vez todos reunidos y después de los saludos, los abrazos, y de ponernos al día, mi mamá inició a poner la mesa y a servirnos la cantidad  que quisiéramos de pozole.

Mientras comíamos, todos estábamos concentrados en preparar nuestro plato, solo se escuchaban expresiones como: ¡ey, pásame el limón!, ¡por favor la sal!, ¿quién me pasa la lechuga?, ¡hijole qué rico!, ¡pongan más tostadas! Y así transcurría nuestra comida, cuando mi tío Eduardo me preguntó:

-Oye Gloria, ¿y cómo vives en el Defectuoso sin estas comidas? Y aparte se me hace que todo es muy feo, ¿verdad?

Me quedé seria unos segundos, pensando qué responderle mientras masticaba un pedazo de tostada. “Vivo bien, estoy tranquila”. A lo que respondió: “Mmmh… pos qué bueno mija”. Seguido de eso empezó a contarnos. «¿Se acuerdan de mozo?», algunas voces se escucharon diciendo “más o menos” y mi prima Estefanía mencionó: “Yo sí, cómo no acordarme, todos los diciembres nos reuníamos con mamá Yoya (nuestra abuela) para hacer fogatas por las noches”. Bueno, dijo mi tío Eduardo, Mozo está muerto. Y todos alzamos la vista hacía mi tío; entonces continuó con la historia.

Tenía tiempo que se juntaba con los plebes sicarios y los punteros del rancho. Su papá había intentado meterlo a un centro de rehabilitación, pero sus intentos fueron frustrados por los amigos de mozo. Sí, resulta que un día la camioneta, una de esas estilo Van color blanco, pasó por la Esperanza, iba para San Antonio por Mozo. Entonces los plebes, esos amigos de Mozo, la siguieron. Al darse cuenta que entraron al rancho la detuvieron, bajando por la fuerza al conductor y a su compañero. Los golpearon pero los dejaron ir, espantados se fueron, y los amigos de Mozo se lo trajeron a Culiacán para que no fuera encerrado. Días después murió en un enfrentamiento.

¡Que lastima!, expresó mi abuela, y mi mamá: «Ni modo que otro fin puedan tener esos pobres plebes».

De pronto, Carmina, una de mis primas, dijo que ella se sabía una historia parecida e inició a contarla. Conforme fueron acabando, mis primos pequeños se retiraron de la mesa, quedando solo los adultos. Mi prima aún no acababa su historia cuando me levanté por hielo, al regresar mi tío Heriberto era quién tenía la palabra, contando de un amigo que se había escapado de que sus propios ex alumnos de la prepa (ahora sicarios) le quitaran el carro. Yo seguía bebiendo mi agua de ciruela mientras mi tío terminaba su historia. Estaba distraída en el celular cuando mi tío Heriberto me arrojó una pregunta.

-Gloria, tú que estás fuera, que no vives esto a diario, ¿cómo ves estas situaciones que vivimos, piensas que es algo ajeno a ti?

Otra vez me quedaba sin palabras. No me es ajeno ni indiferente, pensaba muchas cosas, pero no tenía una respuesta certera. Al ver mi silencio, mi tío tomó de nuevo la palabra y dijo:

Como ves, este es nuestro pan de cada día, cada día nos afecta más. Pero en fin, uno va tomando sus precauciones, va tomando estrategias para evitar cualquier incidente como los que acabas de escuchar. Todos sabemos como están las cosas, yo veo en las noticias a otros estados y a veces pienso que están peor que nosotros, pero no sé si eso sea verdad. Yo creo que uno se acostumbra y entonces de pronto se vuelve normal y ya no nos sorprende, se vuelve tan natural que pensamos que siempre ha sido igual.

Los siguientes días de mi estadía pensaba en las palabras de mi tío, tratando de ser más observadora de mi alrededor y seguía escuchando anécdotas. Varias fueron sobre mujeres que eran acosadas, algunas levantadas y alguna suertuda que pudo escapar; esa fue la suerte de una sobrina de mi tía Alba. Esta adolescente vive en la Zona Urbana de Villa Juárez, Sonora, quien camino a la escuela fue perseguida por un carro de buchones. Intentaron agarrarla pero se les zafó, ella corrió fuerte y metiéndose entre calles pudo escapar. Ella y su familia se mudaron a otro pueblo para evitar otra situación similar.

Ahora estoy en la CDMX, pensando si en parte el problema de nuestros males está más que en la indiferencia en la naturalización de las cosas, pues nos impide ver que hay un problema. Hemos vivido tanto tiempo de la misma manera que nos vamos acostumbrando. Nos vamos adaptando para sobrevivir. Pero también existe el miedo, el miedo de salir a la calle y expresarnos cuando las cosas no están bien y afectan a la mayoría. Miedo a ser agredidos, detenidos. Mejor evitamos problemas, o mejor nos vamos a otro pueblo, a otro estado, a otro país.

Por Venicia Verástica
Fotografía de la Zona Urbana de Villa Juárez, Sonora, por Melissa Mascareño



Acerca de

Originaria de Angostura, Sinaloa, dónde solo viví hasta los 11 años, después me mudé a Culiacán, donde actualmente se encuentra mi familia. Ahí estudié Sociología. Cuando terminé la carrera me mudé a Puebla para trabajar en una fundación, nueve meses después me encontraba en el DF buscando trabajo y posgrados para seguir formándome. Sí encontré y actualmente estoy en el último semestre de la maestría en Pedagogía. Disfruto de cocinar e intento hacer comidas de Sinaloa, pues he concluido que cocinar es una manera de estar cerca de casa.


'El pan de cada día' tiene 11 comentarios

  1. octubre 16, 2017 @ 12:06 pm Chuy Cazares

    «Yo creo que uno se acostumbra y entonces de pronto se vuelve normal y ya no nos sorprende, se vuelve tan natural que pensamos que siempre ha sido igual.»
    Esto también es mudarse a otro pueblo… mental.

    Responder

  2. octubre 16, 2017 @ 1:25 pm Héctor

    Felicidades.

    Responder

  3. octubre 16, 2017 @ 1:51 pm Sergi

    Excelente crónica, para variar. Gracias Benjamín y gracias a Venicia por su testimonio. Qué duda cabe de que la historia hoy la escriben POR FIN los testigos de la misma. En eso ya hemos avanzado respecto a los siglos anteriores, ¿no creen?

    Respecto al tema relatado (el acostumbrarse a lo inaceptable como algo cotidiano), creo que como sonorense nacido en el extranjero puedo dar un punto de vista diferente, aunque las conclusiones no difieren tanto de las de Venicia, desafortunadamente tiene mucha razón.

    Llegué a Hermosillo desde Europa hace 10 años, y es una lista bastante larga la de cosas que vi aquí (Hermosillo y/o Sonora y/o México) me horrorizaron cuando llegué, y a las que mi primera reacción fue: «de este agua nunca beberé». Una lista que ahora va menguando, por la misma razón expuesta por Venicia: por verlo como normal. Sin embargo no solo eso. Es lo que voy a tratar de aclarar, por si es interesante para alguien.

    Para hacerlo más fácil, hablemos de algún elemento de esa lista. Digamos uno bastante «emocionalmente neutro», como es el de la «evasión de impuestos», o dicho de otra forma: es una estupidez tratar de pagar más impuestos, fundamentalmente porqué se los roban otros.

    Digo de antemano que si alguien no ha vivido en Europa (tal vez en USA también podría ser) no va a entender lo que diré ahora: pagar más impuestos garantiza la justicia social y la igualdad de oportunidades para todo ciudadano independientemente de la clase social o entorno familiar en el que haya nacido, aparte de garantizar una inversión fuerte del estado en el crecimiento del territorio en todos los niveles (económico, cultural, social, industrial, sanitario, educativo, agrícola, etc…). Si lo quieren del revés: un país en el que casi no se paguen impuestos será una auténtica miseria en la que unos pocos viven explotando a la mayoría. Y si no es así, pónganme un solo ejemplo, y no olviden dar cifras oficiales de los impuestos que pagan 😉

    Dicho esto, llego a Hermosillo y en fin, me encuentro con lo que todos ustedes ya saben: «estás mal… ¿como puedes estar pagando tantos impuestos?… cambiáte de contadora..» y otras reacciones (INCLUSO ARGUMENTADAS) acerca de lo deseable de no contratar a la gente para evitarse pago de impuestos, etc… (curiosamente mientras se esgrime la esperanza de poder cobrar una pensión de $30,000 MXN).

    Han pasado 10 años desde es choque cultural (fíjense que no he necesitado toda una vida como ustedes) para «acostumbrarme» 🙁 De hecho, aunque todavía no firmaría ninguno de esos argumentos anteriores, a veces si me entran dudas. Lo que me interesa señalar aquí (disculpen mi caótica exposición) es que el argumento que más me atre en esta cuestión y en otras tantas de esa lista es: ¿Sergi, no estás siendo demasiado ingenuo o tonto queriendo defender la postura «teóricamente moral» habida cuenta de que estás prácticamente SOLO?

    Quiero poner el acento en la palabra SOLO. Es decir, me da la sensación de que lo que más nos atrae a olvidar nuestras convicciones no es la «costumbre» en el sentido que sugiere Venicia. Sino sobretodo la INCONVENIENCIA y poco fructífera actitud de estar SOLO (casi solo) defendiéndolas.

    No nos engañemos: México está en un punto de evolución social en el que (ojalá me equivoque) el 80% al menos de la población ya ha cruzado la frontera de la corrupción. Los maestros no hacen nada por su escuela sin cobrar una comisión (fotos de graduación, etc…), los padres sobornan a jefes de estudio para que su hijo/a quede en la prepa que les interesa, los empresarios contratan más gente en negro que con contrato, los consumidores evitan pagar el IVA si se les pregunta, etc etc…

    Estamos en el punto de que «lance la primera piedra el que esté libre de culpa». En una situación así, Venicia, no creo que el «habernos acostumbrado» esté justificando nuestra corrupción. Lo que lo está justificando es que es de idiotas no aprovecharse de una situación caótica cuando todo el mundo lo hace.

    Esto no va de que el SISTEMA está corrompido. Esto va de AUSENCIA TOTAL DE VALORES, de respeto por los demás. Ahora mismo en México impera el «mirar cada uno por sí mismo». Esto no va de un gobernador corrompido, ni de un alcalde presidencial rodeado de aprovechados. No. Esto va de que la gente está esperando las siguientes elecciones para ver si puede sacar algo en el nuevo régimen de saqueo.

    Disculpas por si alguien siente demasiado agresivas mis palabras o demasiado pesimistas. Pero quisiera que me convencieran de que estoy equivocado.

    Responder

    • octubre 17, 2017 @ 12:13 pm Arturo Reyes González

      Hola, participativo español, interesado en los procesos sociales hermosillenses, sonorenses, mexicanos…

      Lo que opnas

      Responder

      • octubre 17, 2017 @ 5:55 pm Sergi

        Por favor, no me vuelvas a llamar español. Con la que está cayendo entre España y cataluña, prefiero que me reconozcas como catalán y como repúblicano. Nunca más como monárquico ni español. Lo que ponga en el pasaporte, ya se irá viendo en los próximos años. Lo digo ya de antemano por si a alguien se le ocurre el manido chistecito de la credencial/pasaporte.

        Por otra parte, uno es de donde se gana el pan. Y de hecho llevo en este país, México mucho más que la mayoría de los hijos de mis vecinos. Y pagando impuestos! Y organizando a la sociedad civil, y aportando cuanto puedo, que es más que lo que muchos hacen en su tierra de origen. Entonces, ya no tiene caso llamarme por un gentilicio extranjero. Tan solo si con eso se espera descareditarme de algún modo o lo que pueda defender o decir.

        Disculparás mi agresiva actitud a la defensiva… pero es que uno ya es gato viejo. Aunque aún me queda mucho por aprender, espero y deseo.

        Saludos! Siempre es enriquecedor el intercambio de ideas (en el mejor de los casos) con otras cabezas pensantes (no todas piensan… algunas solo vegetan o repiten lo que oyen sin analizar).

        Responder

        • octubre 19, 2017 @ 10:41 am Benjamín Leyva Huicosa

          Así meeero bato…eres de «donde ganas el pan…» ni mas ni menos…yo soy Yöreme Mayo …oriundo indígena y soy de donde literalmente la traduccion al castellano de estas dos palabras nativas que significan yöreme = el que respeta y Mayoa = a la orilla de… Por lo tanto soy de «donde el que respeta a la orilla de..» muy orgulloso de mis raíces autóctonas…así que acertadamente es usted de donde gana la «papa»… Námakasi Sayla Mexicano…

          Responder

          • octubre 19, 2017 @ 3:52 pm Sergi

            Benjamín Leyva, no entendí muy bien tu comentario. Pero por si tienes dudas, yo también estoy muy orgulloso de mis raíces. Lo que pasa es que no soy una planta ni un árbol, y tengo la capacidad de respetar la orilla de mi tierra como la de otros pueblos. Así me gusta llamarme a mí. Respeto por todos, incluso por los animales. Fíjate que llegando a la tierra de la carne asada he tenido que hacerme vegetariano, por estar harto de la cruel industrialización de los animales «dicen que de granja».

            No solo vengo de Europa, vengo de Cataluña, un pueblo con una lengua y culturas de más de mil años que ahora mismo esta tratando de independizarse del estado español (léase España), bajo una represión sin precedentes en esa Europa que se vanagloria de democrática.

            En fin, cito esto porqué como perteneciente a una minoría cultural en un país bastante garnde (demasiado grande), España igual que México, puedo entender muy bien las frustraciones y las reivindicaciones de los Yaquis. Con los cuáles, a pesar de lo que acabo de decir no empatizo mucho más allá. El pueblo catalán es bastante diferente en su forma de entender la comunidad y la relación con otras comunidades, y estamos desde hace siglos en constante comercio y comunicación con cualquier otro pueblo que tenga algo que ofrecer o que recibir.

            Además, corrígeme si me equivoco, no tenemos ningún problema en amar nuestra tierra de origen y amar en el mismo grado la tierra en donde habitamos aunque sea otra, como en mi caso, no por necesidad económica, sino por amor, pues mi esposa es de aquí y necesitamos venir a vivir a esta tierra para estar con su mamá enferma de cáncer… que en paz descanse.

            Por eso no acabo de entender ni compartir algunos de sus comentarios. Pero no me impide seguir amando a quien se deje amar.

            Un saludo y que tenga un buen día!

    • octubre 17, 2017 @ 12:59 pm Divergente

      Tu comentario es factible de publicarse también como una publicación, con las debidas correcciones, ya que tienes mucha razón en la mayoría de tus opiniones. Nos acostumbramos.

      Responder

    • octubre 17, 2017 @ 1:24 pm Arturo Reyes González

      Hola estimado y participativo español, interesado en los procesos sociales hermosillenses, sonorenses, mexicanos…

      Lo que opinas acerca de la cuestión de los impuestos es bastante cierta. Países como Dinamarca, en que la carga impositiva es alta y es alta la recaudación, tienen garantizada la justicia social y la atención gubernamental a todos los renglones del ámbito social. Tal vez Canadá pueda ser otro buen ejemplo y aunque es un caso mucho más complejo entodos los sentidos, Estados Unidos también podría serlo. Todos sabemos que la historia de la reivindicación social para los ciudadanos de la calle, los migrantes, los asalariados, siempre ha estado liderada por Francia, hasta este época en que los sistemas sociales han estallado por los números inmanejables de deuda interna que generan los sistemas de pensiones en el largo plazo. Las Afores están destinadas a estallar en el mediano plazo…

      Pero me permito referir un poco la cuestión fiscal nacional a la que te refieres. Los impuestos sirven para solventar un cierto presupuesto de ingresos. El presupuesto de ingresos da lugar a un presupuesto de ingresos. Cuando los ingresos son insuficientes, se presenta el dilema incurrir, o no, en un déficit fiscal, digamos del uno por ciento del PIB, que ya es decir bastante. Un dos por ciento del PIB es ya una irresponsabilidad. Para completar la idea, el presupuesto de egresos es el presupuesto de gasto público que el gobierno federal necesita para seguir funcionando cada año y para atender las necesidades más importantes de la sociedad, tú las mencionaste y ya casi todo el mundo se las sabe de memoria. Yéndonos a la historia reciente, desde el año 2003 hasta el año 2014, por doce años consecutivos, el presupuesto federal rompió récords histèricos de manera consecutiva, por más de una década, se contaba con dinero como nunca en la historia de este país. ¿A qué se debía ello? Al ingrediente petrolero de los ingresos fiscales. Las legislaturas basaban sus ingresos en el cálculo de un precio internacional del barril de petróleo, digamos, en 48 dolares… pero por muchos años el barril de petróleo en su mezcla mexicana tenía un valor de 60 dólares, 70 dólares, 80 dólares, 90 dólares… entonces, al momento de la capitalización, en el transcurso del año, el país contaba con muchos miles de millones de pesos en ingresos excedentes del petróleo, y ya que Petróleos Mexicanos era una empresa cien por ciento nacional y pública, esos excedentes del petróleo iban a dar directamente al gobierno federal, a la Secretaría de Hacienda, a los Estados de la República, a los municipios de la república… y sabes qué? Los execedentes del petróleo que llegaban a las arcas gubernamentales federales, estatales y municipales, NO eran susceptibles de control fiscal, los gobernantes no tenían una regulación o control legal para otorgarle destino específico a esos ingresos: Se utilizaban para campañas electorales, para construirle una mansión a la amante, a los hermanos, a los suegros. No fue sino hasta el 2012 cuando entró en vigor la ley de que esos ingresos extraordinarios de los gobiernos debían ser fiscalizables. Hubo una ventana de ocho años de arbitrio para utilizar esos recursos en los que se diera la gana. Por supuesto que hicieron obra pública y algunas cosas, pero también se robaron mucho dinero.
      Por otra parte, si el dinero declarado oficialmente como gasto presupuestado, con el que siempre se conto de sobra, ya se dijo, doce años consecutivos de presupuestos históricos, ya era suficiente para trabajar con un margen de maniobra capaz de enfrentar o aspirar a triunfar en el reto de LA JUSTICIA SOCIAL Y LA GARANTIA DE LA ATENCION A LAS NECESIDADES SOCIALES DEL PAIS, como lo arguye en su intervención… ¿Qué pasó en esos años, cuatro de FOX, los seis de Calderón y al menos uno o dos de Enrique Peña Nieto? ¿Qué pasó en ese lapso? ¿Qué se hizo con todo ese dineral?
      1.- El Programa Oportunidades. Regalarle dinero a la gente. ¿Cuál ha sido el legado o la herencia del Programa Oportunidades ahora convertido en PROGRESA? Existen miles de investigadores sociales mantenidos por el Conacyt. ¿Existe en libro que pódamos leer la gente acerca de la verdad de fondo del Programa Oportunidades-Progresa? ¿Qué es lo que resuelven esos programas? o ¿Alguien puede decirme si la precaria estabilidad urbana y social en el fondo se la debemos a ese programa de asistencia social que tiene un poco de burocratico y otro poco de parasitario? ¿Se le da de comer a la gente y la gente con eso se conforma? ¿No hay otra mejor forma de invertir el dinero en los renglones del desarrollo social?
      2.- La contabilidad de los muertos. Desde el antepenúltimo año del gobierno de Fox empezamos a contar los muertos por homicidio en México. diez mil por año. Madres! Diez mil muertos por año no caben en la cabeza, son muchos. Y de ahí empezamos para nunca parar. En el sexenio de Calderón también, diez mil muertos por año. Madres! 60 mil muertos por homicidio en el sexenio de Calderón, el sexenio de la Guerra contra el Narco… pero espérense, nos hemos olvidado de los desaparecidos… hay que contar también a los desaparecidos: Bueno, en el sexenio de Calderón 60 mil muertos y 30 mil desaparecidos… pero, ¿por qué? Si todos los años tenemos presupuesto récord para enfrentar los retos de la JUSTICIA SOCIAL y GARANTIZAR LA INVERSION PUBLICA EN LOS RENGLONES RELATIVOS AL DESARROLLO SOCIAL!
      Bueno, Sergi… Usted dígame ¿por qué?
      En Tijuana, Baja California, uno de los pocos paraísos del pleno empleo en México, un lugar adonde se puede ir con esperanza cierta de encontrar trabajo, después de siete periodos de gobiernos panistas, regresó el PRI de la mano de un político llamado Jorge Hank Rhon, dueño de las casas de apuestas que tienen invadida la ciudad desde los siempres, hijo del llamado PROFESOR DE LA POLITICA, Carlos Hank González… bueno, en ese trienio de regreso del PRI a Tijuana, la ciudad se convirtió en el infierno, ya no se sabía a quien tenerle miedo, si a los criminales o a la policía… y el PRI ganó porque los gobiernos panistas se habían vuelto tan corruptos y tan descarados que la gente ya no los aguantaba… pero después del regreso del PRI han vuelto a votar una y toda vez por el PAN porque ya no quieren volver a vivir los que ese trienio fue…
      3.- La modernización educativa. El incremento sustancial y constante a la modernización educativa, que ha comprometido muchísimo dinero del presupuesto de gasto año con año, no ha sido tal. ¿Sabe Usted cómo le dicen miles, millones, de maestros a ese monstruo de la corrupción llamado Elba Esther Gordillo? ¿Sabe cómo le llaman? Le llaman Mi Tía Elba. Mi querida Tía Elba. Mi Tía Esther. La educación en México era un bastión, un coto, una parcela político-electoral que se manejaba con dinero. El SNTE era voto duro para el PRI y el gobierno pagaba con dinero, con diputaciones, senadurías, hasta gubernaturas, al SNTE, por su fidelidad, por su complicidad, la educación era lo último que importaba. Cuando México ingresa a la OCDE, este organismo le exige a sus miembros un porcentaje del PIB de gasto en materia en educativa. A partir del año 95 el SNTE se hincha como güina de perro y no sane qué hacer con tanto dinero. ¿Cómo es que el sector de la educación pública de México, el binomio SEP-SNTE, el más corrupto del mundo, de repente cuenta con un barril sin fondo lleno de miles de millones de pesos. ¿Usted cree que en México el incremento del presupuesto de gasto educativo se iba a usar en la modernización educativa, en la reforma educativa, en el mejoramiento del sector educativo? No, Señor. Se utilizó para subirle el sueldo a todos los maestros del país, para comprarles HUMMERS a todos los delegados estatales del SNTE en el país, para organizar reuniones sindicales en Cancún con todo pagado…. Se utilizó para comprar un partido político que desde la cárcel maneja Elba Esther Gordillo y que se llama Partido Nueva Alianza y se le apoda PANAL… ¿Sabe Usted, Sergi, que en el año 2006 se comprobó la existencia de fraude electoral en contra de Andrés Manuel López Obrador pero el IFE dijo que el tamaño del fraude no era significativo como para volver a realizar la elección o que no era significativo como para anular la elección o que no era significativo como para revertir los resultados de la elección? Felipe Calderón fue un presidente ilegítimo que asumió el poder con el antecedente de que las autoridades electorales reconocieron un fraude electoral no significativo? López Obrador no incendió el país porque no quiso. La gente ya estaba en las calles. Pero sí impidió la venta de Pemex cuando Calderón lo quiso privatizar. Pero López Obrador no contaba con que los diputados PRD se iban a vender al Pacto por México que dio lugar a la eventual privatización de Pemex un sexenio después.
      ¿Sabe usted, Sergi, que la dieferencia de votos entre Calderón y López Obrador fue menos a la cantidad de votos nulos de esa elección? ¿Sabe usted, Sergi, que la diferencia de votos en la elección del 2006 a favor del PAN y de Felipe Calderón la puso el voto duro del nuevo partido llamado Partido Nueva Alianza, de Elba Esther Gordillo, que le dio la espalda al PRI y gobernó a sus anchas desde las oficinas del SNTE en matrimonio con el PAN de Calderón?

      Tal vez lo único que trato de darle a entender es que no tenemos un gobierno pobre. Tenemos un gobierno rico y un pueblo pobre. Si en el 2015, 2016, y 2017 se redujeron los presupuestos respecto de otrops años, su reducción no significa que tenemos un presupuento pequeño. Tenemos un presupuesto gigantesco. Nomás que ese presupuesto es para los diputados, senadores, gobernadores, para los partidos políticos y su pinche inoperancia, porque tenemos en todas partes partidos de oposición que no se oponen a nada, que no dan ninguna batalla, que no salen a la calle, que no hablan en los medios de comunicación, que no debaten, que no controvierten nada, que no hacen acción social, que no detienen ni impiden atropellos, que no alzan la voz, todo se lo dejan a la ciudadanía… y sin embargo los partidos políticos siempre, siempre, siempre, siempre están recibiendo dinero, mientras sus dirigentes comparten pornografía en sus grupos de wassap, o esperan las ordenes del jefazo de la gubernatura o de la presidencia, no hay políticos profesionales en México, no hay políticos de oficiop, no hay políticos de carrera, sino puros bandidos… no hay ningún político que esté del lado de la gente, sino solamente del lado de su partido…

      Cuando el gobierno habla de austeridad no habla de austeridad para ellos, habla de austeridad para nosotros. Menos gasto social, menos cultura, menoz plazas de trabajo, menos programas de apoyo, menos gasto para desarrollo social.,

      IMPUESTOS: ¿Usted cree que el gobierno es tonto? Cada vez que echamos gasolina al auto pagamos impuestos. Cada vez que pagamos la luz pagamos impuestos. Cada vez que bebemos soda pagamos impuestos. Cada vez que fumamos pagamos impuestos. Porque todos esos productos y servicios no dejan nunca de subir.
      ¿Usted cree que el gobierno se va a tomar la molestia de preguntarnos si queremos o no queremos pagar impuestos?
      El gobierno los cobra por adelantadao y a huevo. Cada día, en cada cosa indispensable.

      Le voy a decir quienes no pagan impuestos en México. Los maestros en su cheque. La alta burocracia. Los políticos. Los altos funcionarios. Los millonarios en su recurso legal de consolidación fiscal. Los dueños de México no pagan impuestos. Las empresas multinacionales que operan en México no pagan impuestos. Le deben al fisco miles de millones de pesos. Los terratenientes urbanos no pagan impuesto predial y no pagan impuestos por traslación de dominio, un impuesto significativo en todos los municipios donde hay mucha actividad de bienes raíces, es decir todas las grandes ciudades de México.
      A los ricos no les gusta pagar impuestos. Pagan porque los tienen cautivos, localizados, operando y trabajando, pero lo que es una obligación normal en otros países ellos lo toman como si se cometiera un crimen contra ellos. Pero sabe por qué? Porque sabe que hay otros más arriba, sabe que hay otros más relacionados, más poderosos, que ganan más dinero, que NO pagan impuestos. Por eso vivimos esta situación diferenciada de pago de impuestos.

      Somos un país rico. Muy rico. Del que se han adueñado una casta de bandidos que crece y crece y crece. Porque se han dado cuenta que en México el crimen sí paga… y paga muy bien

      Responder

      • octubre 17, 2017 @ 6:54 pm Sergi

        Mi estimado Arturo, le agradezco como no se imagina que se haya tomado el tiempo para regalarme una respuesta tan bien elaborada. ¡Con contertulios así da gusto hombre!

        Sin embargo, dicho esto, y ya que usted lo sacó sobre la mesa le diré lo siguiente. No me mezcle una cosa con la otra, por favor. Que se paguen menos impuestos no va a mejorar la situación de los ciudadanos ni a mejorar la profesionalidad y honestidad de nuestros políticos, al contrario, se van a ver más menguados los POCOS Y DISFUNCIONALES servicios públicos que hay.

        Cuando escribo sobre este tema, como ahora mismo, no puedo reprimir que me venga a la mente la estampa que me hizo estallar de coraje cuando vi los «baños» de la sala de espera en Urgencias del Hospital General en Hermosillo… madre mía…. en el tercer mundo tienen al menos un urinario y papel para limpiarse el cu**. En el Hospital de la capital de uno de los estados más pudientes («eso dicen») de esta gran nación ni eso tienen!!!! qué vergüenza! En ese momento casi me desplomé de tristeza y me pregunté qué iba a ser de este país, ¿realmente aún se puede llegar más abajo?

        Curiosamente, luego uno se va enterando (por conocidos cercanos) que cargos directivos (de esos de confianza) de muchos años en ese Hospital se están retirando con pensiones de $50,000MXN para arriba. Vaya vergüenza… para que luego hablen de Padrés o de la Gordillo. A ver, las cosas en punto: estamos rodeados de desalmados. Es un hecho.

        Prefiero enfocarme en responderle acerca de los impuestos, que ya me estoy desviando (ya ve que me cuesta muy poco… no hay nadie perfecto). Mire, el problema no es que no haya presupuesto (léase ingresos), el problema usted mismo lo ha relatado y cuando acabe mi comentario estoy seguro de que me dará la razón: el problema es que a los mexicanos de a pie no les cuesta apenas nada los impuestos que se malbaratan!!!! Usted ha citado la alta tasa de impuestos en países nórdicos europeos, que son los referentes habituales, aunque hay otros. Mismos que yo también admiro. En esos países sucede el fenómeno PSICO-SOCIOLÓGICO inverso: cada ciudadano paga en impuestos un porcentaje tan alto de su renta personal, que no le queda más remedio que EXIGIR Y MONITOREAR (Y CASTIGAR) el buen uso de esos dineros en manos de sus representantes políticos. Esa es la diferencia, y a la vez el déficit de México.

        Dicho de otro modo, el problema fundamental de México usted mismo lo ha señalado, es que el dinero sale de debajo del suelo!!!! Ese es el problema: una abundancia NO MERECIDA! el mismo lastre sufren la mayoría de los «niños ricos», aquellos que obtuvieron todo de papás pudientes y generosos y no aprecian lo que tienen y cuestan las cosas. No hace falta que me extienda, creo que entiende la analogía. Por la misma razón, los países de clima cálido (mediterráneo, tropicales, africanos, etc…) son los más caóticos, los más desorganizados política y económicamente. No es lo mismo sobrevivir en un México (o España) en donde en donde uno puede vivir todo el año (casi) bajo una palmera pescando en una bahía y comiendo frutos, que sobrevivir en un país como Suecia que como no te organices en la temporada de buen tiempo mueres de frío y de hambre en el primer invierno! Eso multiplícalo por cientos o miles de años, y ahí tienes a los «ricos y sensatos países nórdicos» y a los «festivos, caóticos y desorganizados países caribeños/costeños»… salvo contadas excepciones.

        Para ir aterrizando el final de mi comentario y regresando a México:

        1) pagar menos impuestos no soluciona nada. Podemos estar seguros de que los pocos servicios públicos en activo no los pagan de su bolsillo los gobernadores, políticos ni cargos de confianza… salen de los pocos impuestos que algunos pagamos.

        2) créame, apenas no pagamos impuestos aquí, posiblemente por lo que usted dice, porqué del suelo sale suficiente petróleo. Pero que sepa que por ejemplo en España pagan la gasolina casi AL DOBLE del precio aquí. Y eso es solo un ejemplo. Eso sí es pagar impuestos con la gasolina!!

        3) no le quieran cambiar la cara al culpable: el culpable de nuestros deficientes servicios públicos (sanidad, educación, infraestructuras, pensiones, etc.) no es la falta de dinero, es la corrupción política, y yo diría que también cívica, porqué todo el mundo trata de sacar su parte, y creo que así me pareció entenderle en alguno de sus párrafos anteriores.

        ¿Queremos un México mejor…? pues hay que aplicarse en el control del presupuesto. Es todo lo que hay que hacer. Transparencia llevada con integridad. Una vez que eso esté hecho, ya veremos si lo que da el petróleo nos permite sostener una sociedad avanzada tributando más arriba o más abajo. Por de pronto defender y promover el evadir impuestos me parece tan INSENSATO, IMPRODUCTIVO y CONTRAPRODUCENTE como malgastar los pocos que se recaudan, ¿no cree? No se puede criticar a alguien por malgastar impuestos mientras uno defiende su derecho a no pagarlos.

        Ese es el que creo el principal problema por el que el primero no se quiere acometer. Es decir, como realmente se evanden bastantes impuestos, la gente no batala mucho por su «no-malgasto» por parte de los administradores de los mismos. Dado la mayoría de los ciudadanos que están conscientes del problema mexicano y la corrupción usan esta situación para amparar su evasión fiscal (como usted ha hecho en su comentario), en la práctica «no les hace tanto daño» y eso ayuda mucho a que no haya mucha PRISA NI RIGOR por cambiar la situación.

        Si me preguntan sobre el tema, le diré que ése es entonces no solo un INHIBIDOR de la solución del problema sino tal vez la causa primera: seguir creyendo que la corrupción tiene algo que ver «con los de arriba». Desentenderse de que esto va de «cumplir con la ley y el orden» para conseguir una «paz social y una igualdad de oportunidades».

        Usted y yo probablemente seguiremos viviendo bastante bien por mucha corrupción que haya. No le conozco, pero parece que tiene formación académica. Pero los que no tienen NINGÚN FUTURO DIGNO en este país son el 80% de los hermosillenses que habitan la misma ciudad que yo y que apenas tienen para pagarse el camión. Esos que cuando algún familiar cae enfermo no tiene dinero para médicos o clínicas privadas. Que cuando se quedan sin trabajo tienen que vender su alma para trabajar por 3,500 al mes vigilando en las noches un estacionamiento. Esa gente que en realidad nunca pagarán más impuesto que el del IVA, y si me apuras y llegaron a tener algo con infonavit tal vez paguen predial.

        ¿No se da cuenta que somos nosotros, esa supuesta clase media, los que deberíamos estar reclamando pagar impuestos para dar ejemplo a los de un poquito más arriba, para que nadie tenga excusas? La gente de más abajo, que he descrito en el anterior párrafo, esos son el 95% de México. Nunca entenderé con qué cara todos los que cada lunes hacen honores a la bandera en la escuelita blingüe de su hijo se suben después a su van climatizada de 6 cilindros para después lamentarse de gasolinazos o subidas de impuestos. Porqué esos pudientes son los más grilleros… para señalar a otros, claro, no para la auto-crítica.

        Lo que deben empezar a hacer si quieren que este país cambie es atacar la raíz del problema: honestidad y compromiso con las obligaciones de tu territorio. Es decir, pagar impuestos para empezar, y controlar que se usen bien después. En ese orden.

        Van a disculparme, es la opinión de alguien que todavía no lleva demasiado tiempo en México. Sé que de aquí a unos 10 años posiblemente ya me dé todo exactamente igual. Pero en fin, por mientras, aquí estoy dando lo que puedo porqué creo que siempre hay una posibilidad de salir del hoyo.

        Saludos!

        Responder

    • octubre 19, 2017 @ 5:26 pm Veni

      Una disculpa por responder hasta hoy.
      Se pueden escribir infinidad de artículos para discutir la situación de nuestro país, y tratar de develar cual es la raíz de nuestros problemas. Creo que escribir desde la situación que a cada uno le toca vivir es un ejercicio que refleja (como lo hemos visto en los comentarios) la existencia de más de un problema que es nuestro «pan de cada día» el cual debemos enfrentar.
      Rescato algo que mencionaste: ahora en México impera el «mirar cada uno por sí mismo», esta frase me recordó varias situaciones en las que me he encontrado, donde por tratar de cumplir con las reglas o hacer lo correcto, salimos perdiendo. Evidentemente esto es una gran desilusión porque parece que todo lo que aprendiste respecto a valores no tiene valides en tu vida diaria. Es verdad la corrupción que vivimos en México en muchos ocasiones nos ha orillado (no estoy justificando que sea correcto) ha pensar en uno mismo, a convencernos del que no tranza no avanza; a ser egoístas. Confieso que he querido en algunas ocasiones pensar y actuar de esa manera pero no he podido.

      Es muy enriquecedor intercambiar ideas, pero aun más las experiencias que cada uno vive desde la tierra que sea.
      Saludos.

      Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora