«Alto al Feminicidio». Crónica de una marcha silente


Cuando activista, recuerdo cuán difícil nos era desarrollar una marcha en silencio. Se tiene como paradigma, como legendaria, la marcha del silencio del 13 de septiembre de 1968 en la Ciudad de México. Pero en el caso nuestro, el impulso por gritar “basta” lo arruinaba todo. Ayer, que estuve en la manifestación contra la violencia feminicida que azota a Sonora, me vinieron estos recuerdos.

Temprano recibí el flyer del Colectivo de Organizaciones de Mujeres invitando a concentrarse en las escalinatas del Museo y Biblioteca de la Universidad de Sonora en punto de las 17 horas. Cuando llegué, un cordón de mujeres de negro y un triste saxofón me dieron la bienvenida. De inmediato sentí el duelo.

img_3497-copia

img_3510-copia

Ahí estuvimos activistas, periodistas, ciudadanos. Una hora después, o menos, llegó la policía. “Vámonos”, dijo una de las organizadoras, “no iniciábamos la marcha porque no llegaba la policía”. Nos pasamos todos al extremo poniente de la calle Rosales mientras los gendarmes en motocicleta paraban el tránsito vehicular de manera firme y expedita, cosa muy necesaria en una ciudad cada vez más atascada de carros, esmog y ansiedad. Una vez acomodados en nuestro carril (más allá del utópico “marchemos en filas de tres”), arrancamos la marcha, siempre acompañados por el triste saxofón.

img_3516-copia

La protesta silente es poderosa, siempre lo ha sido, pero hay que saber hacerla. No se puede ir platicando alegremente, tampoco riendo o pajareando. Así fue la marcha de anoche y no tanto por una lograda construcción del personaje, sino por el sentimiento genuino de luto, dolor y coraje que progresivamente se ha expandido por la geografía sonorense a razón de las incontables vejaciones, desapariciones y asesinatos de mujeres.

img_3512-copia

Avanzamos a paso lento por Rosales de norte a sur, de Plaza Zubeldía a Palacio de Gobierno. En el camino encontramos las tradicionales miradas curiosas de los que esperan el camión y de los que asoman para ver qué está pasando; también hubo rostros compungidos, algo que casi no se ve en el mundo de la protesta callejera.

Sucede que el carril oriente de la rúa que parte en dos a Hermosillo está en reparación y eso complicó la convivencia con los automóviles que pasaban junto a nosotros. Curioso fue que no hicieron sonar el claxon; ya para protestar, ya para apoyar. Eso sí, a la altura de la calle Monterrey una sirena de la Cruz Roja sonó y nos replegamos. En la banqueta reconocí a una chica que estudia Teatro:

-¿A dónde van?

-Al Palacio de Gobierno

-¿Vamos?

-Vamos, contestó su acompañante y se sumaron

img_3526-copia

Llegamos a Palacio de Gobierno, colocamos las velas en la puerta y seguimos en modo acto de presencia, mantas y letreros en mano. Minutos después tomó la palabra María Elena Carrera para dar lectura al comunicado oficial, dirigido a la ciudadanía y a la gobernadora Claudia Artemiza Pavlovich Arellano:

img_3544-copia 

El contexto de violencia contra las mujeres en la entidad es alarmante (…), Sonora es el tercer lugar nacional en violencia general contra las mujeres y primer lugar en violencia contra las mujeres solteras.

Hasta en eso somos líderes.

Fuera de programa, Mirtha Castro tomó el micrófono y arengó:

Ya basta de tanta muerte, ya basta de tantas mentiras. Somos una sociedad retrógrada en la que la mujer va cayendo día con día. Lo vemos todos los días: lo vemos en Empalme, lo vemos en La Atravesada, lo vemos en Obregón, lo vemos en Guaymas con la muerte de la China que quedó sin castigo cuando estaba de presidente Otto Claussen. No necesitamos más muertes en nuestro estado. Nuestro estado era un estado pacífico, lleno de armonía (…) Como mujeres comprometidas, le reclamamos el respeto al derecho a la vida a la ciudadana gobernadora Claudia Pavlovich.

***

Así acabó la marcha silenciosa convocada por el Colectivo de Organizaciones de Mujeres, una manifestación pequeña en número (doscientos – trescientos asistentes) pero efectiva. En este contexto, imposible soslayar la ausencia de las chicas agrupadas en La Marcha de las Putas / Capítulo Sonora. Cuando nos retirábamos compartí mi extrañeza con una amiga. “Yo creo que ya se fueron a vivir a Marte”, me reviró, y se fue sin más.

Texto y fotografía por Benjamín Alonso

img_3555-copia




Acerca de

Premio Nacional de Periodismo 2007. Director de Crónica Sonora. Contacto: kiktev@gmail.com


'«Alto al Feminicidio». Crónica de una marcha silente' tiene 15 comentarios

  1. noviembre 23, 2016 @ 10:33 am Lorenza Val

    Pues si no se fueron a Marte les pasó lo que a mí: Ni nos enteramos.
    Estaría muy bien que CS no solo publicara crónicas, sino también convocatorias

    Responder

    • noviembre 23, 2016 @ 10:44 am Benjamín Alonso

      Gracias, Lorenza 🙂

      Responder

      • noviembre 24, 2016 @ 1:07 am Beatriz Marina

        De acuerdisimo! No sé si es casualidad, de pronto se satura mi bandeja de eventos «facebukeros» y no lo recordé o me enteré. .. me hubiese gustado asistir, por mera empatía.

        Ah, por cierto, me sentí partícipe con la descripción de la misma. Gracias!

        Responder

  2. noviembre 23, 2016 @ 11:42 am Alto al Feminicidio. Crónica de una marcha silente | Libera Radio

    […] Publicado originalmente en: http://www.cronicasonora.com/alto-al-feminicidio-cronica-de-una-marcha-silente/ […]

    Responder

  3. noviembre 23, 2016 @ 2:58 pm Andrea

    Bravo! Hasta que te dignas a escribir algo sobre las feministas en Sonora…

    Muy buena iniciativa, algunas que nos enteramos (porque no fuimos convocadas como colectiva) no pudimos ir porque trabajábamos en las comisiones para la movilización nacional en contra de las violencias machistas y los feminicidios que ya se extendió a otros países y será este viernes 25 de noviembre, nosotras convocamos a todas las mujeres a sumarse, nos enteramos tarde de esta marcha silenciosa y algunas preguntamos quienes convocaban y no tuvimos respuesta. Aún sin saberlo compartimos en nuestras redes la imagen que la anunciaba, no nos fuimos a marte, eso quisieran algunos machos progre como tu comprenderás, seguimos con nuestra agenda que nunca te ha interesado cubrir.

    Responder

  4. noviembre 23, 2016 @ 4:21 pm Abraham Mendoza

    Yo creo que no hay que preguntar solamente por organizaciones afines, hay que preguntar por la iglesia, por los sindicatos, los estudiantes………………………………………………………………Da vergüenza esa apatía

    Responder

  5. noviembre 23, 2016 @ 6:32 pm Eli Cruz

    Coincido con el autor. Asistí al evento y estoy de acuerdo en que fue una marcha especial, diferente. Darse cuenta de las cifras de feminicidios y saber que en Sonora se está en los primeros lugares del país, es sumamente triste.Y llegar al evento y ver el performance, que más que performance, fué un encuentro entre personas, especialmente mujeres, que nos sentimos y estamos de luto.

    Responder

  6. noviembre 23, 2016 @ 9:59 pm Elsa Cornejo

    Yo siempre he admirado que mis amigas de La Marcha de las Putas NUNCA me han reclamado que yo no voy a todas sus actividades, aún cuando me invitan explícitamente. Ellas saben que el trabajo activista (aunado a múltiples otros trabajos, remunerados o no) es demandante, se hace lo que se puede, y más vale sumar esfuerzos desde espacios diferentes. Cuando hay compromiso y constancia, no hay necesidad de andar protagonizando en todo. De mis compañeras frministas siempre he recibido sororidad, comprensión y respeto, y pediría lo mismo para ellas. El último comentario de la nota, que de otra forma hubiera sido muy buena, es tanto inapropiado como innecesario. Como bien dice un comentario anterior, somos demasiado pocas las personas que no somos «apáticas» como para andarnos echando tierra unas a otras.

    Responder

  7. diciembre 10, 2016 @ 4:30 pm Jesús Montalvo.

    Chilo texto, carnal. Chilas fotos. Enhorabuena.

    Responder

  8. diciembre 26, 2016 @ 2:16 pm María Elena Carrera

    Benjamín muchas gracias por la amplia nota de esa marcha silenciosa que convocamos Colectivo de Organizaciones de Mujeres. En realidad es una Red de Redes, ese
    mismo día al anochecer nos enteramos de las tres mujeres que fueron exhibidas desnudas en Navojoa y obligadas a caminar mientras un par de hombres en motocicletas las obligaban a ello. Otros las «nalgueaban». De ese martes 22 de noviembre al día de hoy hay 5 mujeres menos, el luto sigue y no vemos que las autoridades hagan algo definitivo para acabar con esa violencia feminicida. Te abrazo

    Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora