Lo siento, pero la suprema derrota del equipo cementero ante el Pumas, la noche de anoche, no me remonta a otra humillación que no sea a las sufridas por el Fútbol Club Barcelona en la Champions League, primero a manos de la Roma en los cuartos de final de la edición 2018 (ganaba 4-1 la ida y le recetaron 3-0 en la vuelta), y luego ante el Liverpool en semifinal de 2019, ganando la ida los catalanes por 3-0 y perdiendo la vuelta por 4-0. En ambas ocasiones perdiendo la vuelta en casa del rival, como le pasó anoche al Cruz Azul en la casa de los Pumas, el legendario Estadio Olímpico Universitario. El Azul, pues, la barceloneó.

Sobre el autor

Premio Nacional de Periodismo 2007. Director de Crónica Sonora. cronicasonora@gmail.com

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *