Aún hay más monólogos de la vagina


¿Treintona, soltera? Sí. ¿Fantástica? Lo dudo mucho. Aunque la más reciente cinta de Chava Cartas pretende hacer las paces con el discurso femenino sobre el empoderamiento de la mujer, la decisión de vestirse en formato de comedia romántica hacen aparecer arrugas e imperfecciones que no pueden ser maquilladas de manera adecuada.

Treintona, soltera y fantastica;Manual de supervivencia; Juana Ines Dehesa;

 

Treintona, soltera y fantástica tiene un origen editorial. Es un ensayo escrito por Juana Inés Dehesa. Ahí, en tono sarcástico e irreverente, la autora propone un manual de supervivencia para enfrentar, con éxito, los paradigmas culturales y educativos que sostienen la idea de que a los treinta la vida de las mujeres solteras ya es un problema.

 

Y aunque el libro resulta muy entretenido, su versión cinematográfica no lo es tanto.

 

Esta es la vida de la “vieja” Inés (Bárbara Mori), una egresada de filosofía y letras que tras siete años de noviazgo con su insulsa pareja, decide terminar para emprender una vida diferente. En el camino encontrará los obstáculos que la familia, el trabajo y el amor pretenden imponerle, aunque las alternativas liberales tampoco parecen quedarle muy bien.

 

Ya no encaja entre los millennials, representados por Regina (Natasha Dupeyron), su sobrina recién casada, que puede gozar de una vida social abierta y desenfadada; la dificultad de empatar en reuniones de pareja traza distancia con Mónica (Sarah Nichols), “su mejor amiga”, y en el amor la cosa pinta aunque no del todo bien.

 

La industria del cine nacional, en su aspecto más comercial, parece decantarse por la comedia romántica. Puede ser una apuesta segura, sobre todo después de éxitos taquilleros como No manches Frida (2016, Nacho G. Velilla) o ¿Qué culpa tiene el niño (2016, Gustavo Loza). Sin embargo, en su afán por lograr un digno producto de exportación, las realizaciones actuales han seleccionado lugares comunes que resultan muy reveladores.

 

Para empezar, emulando la tradición de las comedias románticas norteamericanas y europeas, los protagonistas llevan una vida extraordinaria, producto de su talento y creatividad, modificando así el antiguo evangelio de nuestra venerable industria, pues al parecer ahora la palabra es: “Ustedes, los pobres… nosotros, los ricos”.

 

Por ejemplo, Inés tomará la decisión de entregarse al amor sereno que le ofrece su Sensei (Juan Pablo Medina), arquitecto, o a la pasión sin límite de Oscar, el español (Jordi Molla), reportero gráfico de National Geographic, mientras aceptará los consejos que le da Arturo, su padre (Héctor Bonilla), desde la comodidad de una casa de campo a todo dar, con irreverente jacuzzi y biblioteca incluidas.

 

Así, bodas, cenas, reventones y cotidianidades tendrán como escenarios sitios urbanos que envían el mensaje de nuestra aparente pujanza donde conviven el lujo posible y la insoportable levedad del ser. Sin embargo, hay que celebrarlo, Treintona, Soltera y Fantástica, presenta al final de la historia una vuelta de tuerca que significa la reinvindicación de todas las buenas intenciones que esta película pretende defender.

 

Bárbara Mori resulta imponente en pantalla. Su belleza, con ropa o en su apariencia desnuda, es muy atractiva sin lugar a duda. Treintona, Soltera y Fantástica, para bien o para mal, le pertenece en absoluto. Otro punto saludable, la tendencia a filmar en otras ciudades. Aquí es Guadalajara, como en La vida inmoral de la pareja ideal (2016, Manolo Caro), que aprovecha a San Miguel de Allende como su locación fundamental.


hidrosisa


La discursiva feminista en Treintona, Soltera y Fantástica es débil, aunque remarcada. Son los personajes secundarios, algunos bien delineados, los que logran hacer de esta película una experiencia digna. Hay situaciones cómicas que cumplen, pero es su tramo final, que se aleja de las convenciones habituales del género, lo que coloca a esta película en una posición mejor, aunque llegue un poco tarde, después de todo Bridget Jones ya tiró la toalla.

 

Treintona, Soltera y Fantástica. Director: Chava Cartas. Guión: Juana Inés Dehesa, basada en su ensayo con el mismo título. Con: Bárbara Mori, Juan Pablo Medina, Jordi Molla, Angélica Aragón y Héctor Bonilla.

 

Por Horacio Vidal

barbara-solterona

Bárbara Mori y Marimar Vega en una escena de ‘Treintona’ y todo lo demás



Acerca de

Horacio Vidal (Hermosillo, 1964 ) es publicista y crítico de cine. Actualmente participa en Z93 FM, en la emisión Café 93 con una reseña cinematográfica semanal, así como en Stereo100.3 FM, con crítica de cine y recomendación de lectura. En esa misma estación, todos los sábados de 11:00 A.M. a 1:00 P.M., produce y conduce Cinema 100, el único -dicen- programa en la radio comercial en México especializado en la música de cine. Aparece también en ¡Qué gusto!, de Televisa Sonora.


'Aún hay más monólogos de la vagina' tiene 2 comentarios

  1. octubre 27, 2016 @ 9:53 am Talya

    Jajaja definitivamente BJ ya tiró la toalla. Había decidido no ver esta película, pero ahora quizá lo haga aunque solo sea por las palomitas 🙂 ¡gracias por las reseñas!

    Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora