Un patronato ciudadano para rescatar las Fiestas del Pitic


¿Es este el “Festival Internacional del Pitic” prometieron?

Manuel Ignacio Acosta, en su carácter como presidente municipal de Hermosillo, anunció el 29 de enero de 2016, que las Fiestas del Pitic mutarían a “Festival Internacional del Pitic”, con el propósito de gestionar mayores recursos y oportunidades.

“Los institutos de cultura apoyan más a los festivales porque fiestas hay muchas, como las fiestas patrias, entre otras y tienen otro contexto. Aquí será “Festival Internacional del Pitic” donde se ampliarán los días con mucho más fomento a la cultura”, dijo.

Así, el “Festival Internacional del Pitic”, en su edición 2016 presentó en el foro de la Plaza Alonso Vidal al tenor José Carreras, a Bandolero Blue Grass, Earth, Wind and Fire, al jazzista Paquito D’Rivera, a la Única Internacional Sonora Santanera y a Gilberto “El Sahuaripa” Valenzuela, del jueves 26 al 31 de mayo de ese año.

En 2017, el mismo escenario ofreció los conciertos de Christopher Cross, el ensamble musical español Zapata con “From Bach to Radiohead”, Xempa de Circo Dragón, Rock en tu idioma sinfónico y Pasión Vega, en esta ocasión del jueves 25 al lunes 29 de mayo.

Y ahora, el programa, en el mismo foro, corrió de la siguiente manera: Rosario Flores (la hija de Lola Flores, “La Faraona”), Tradición Mestiza, Joaquín Clerch – interpretando el célebre “Concierto de Aranjuéz” – , Luis Enrique, Riz Smith en homenaje a James Brown y Olivia Gorra con Alberto Ángel, “El Cuervo”, presentándose del jueves 24 al martes 29 de mayo.

Mención aparte merece la inclusión en el menú de la ópera “Pagliacci” misma que con gran éxito se ejecutó en el Auditorio Cívico del Estado en tres funciones: jueves, domingo y martes.

De esta manera es posible apreciar que la Plaza Alonso Vidal, durante estos últimos tres años, ha mantenido niveles de calidad incuestionables al ofrecer a las familias de Hermosillo espectáculos dignos, creativos y sensibles.

Sin embargo, existe entre los espectadores de la capital de Sonora, una inquietante percepción: el “Festival Internacional del Pitic, 2018”  no fue lo que nos prometieron.

Las señales preventivas, para la siguiente administración municipal, iluminan las calles en color amarillo.

Hay una excesiva presencia de comerciantes ambulantes con productos y servicios – en juegos de azar – mucho más cercanos a las tradicionales kermess que aquello que se esperaría de un “Festival Internacional”.

Y, la verdad sea dicha, la multiplicación de estos vendedores ha aumentado en forma más que notable. Falta de imaginación.

La evidente disminución del presupuesto destinado a este capítulo del “Festival Internacional del Pitic” arroja una sombra razonable de duda:  ¿Es cierto, o no, que el cambio en el nombre del evento genera una mayor posibilidad de recursos?

Parece que no.

Artistas locales fueron convocados para participar. El premio fue su aparición durante el “Festival Internacional del Pitic, 2018”. No se les pagó por su talento. Mal, muy mal.

Es preocupante que el IMCATUR – nuestro Instituto Municipal de Cultura, Arte y Turismo – termine al final del camino como cómplice de una vieja impostura social: que se conformen, los artistas, con ser presentados, después de todo ellos actúan por amor al arte.

Algunos ciudadanos, opinadores en prensa, radio, televisión y redes sociales, se explicaron la conspicua falta de promoción publicitaria del “Festival Internacional del Pitic, 2018” como una consecuencia de la época electoral.

Falso.

La ley mexicana a ese respecto es muy clara y vigente. Los gobiernos, sea cual sea su esfera de autoridad, están autorizados y facultados para promover y anunciar – en tiempos de elecciones – estos rubros: protección civil, salud y educación ( inscripciones, convocatorias y resultados de becas, entre otros puntos relevantes ), así como cultura y turismo.

Focos amarillos sobre el “Festival Internacional del Pitic”.

Si no queremos perder el rumbo de este evento tal vez sea el momento de plantear una solución. Imaginación.

La creación de un patronato ciudadano comprometido con el arte y la cultura en las calles de la ciudad, que es el espíritu que le da identidad al actual “Festival Internacional del Pitic”, se antoja necesaria e inminente.

No podemos dejar, por completo, a la mano y a los intereses o limitaciones de cada administración municipal, una celebración de esta naturaleza.

La literatura, por ejemplo, desde la administración de Alejandro López Caballero, ha desaparecido. Los encuentros con escritores en el Callejón Velasco son ahora solo un grato recuerdo.

Bazares, artesanías, museos ambulantes, exposiciones de pintura, esculturas o instalaciones urbanas callejeras han quedado en el olvido.

¿Es este el “Festival Internacional del Pitic” el gran evento que nos prometieron? No, por supuesto. Podemos rescatarlo. Es por la ciudad, es por las familias y por los ciudadanos interesados en la cultura, el arte y el entretenimiento global.

Y de esos hay muchos en Hermosillo.

Por Horacio Vidal

En portada, imagen de payaso solitario en el otrora Callejón Literario Velasco

Fotografía de Paco Alonso



Acerca de

Horacio Vidal ( Hermosillo, 1964 ) es publicista y crítico de cine. Ha colaborado para la prensa escrita y electrónica. Actualmente participa en Z 93FM en la emisión "Café 93" con una reseña cinematográfica semanal, así como en Stereo 100.3FM, con crítica de cine y recomendación de lectura. Y en esa misma estación, todos los sábados de 11:00 A.M. a 1:00 P.M., produce y conduce "Cinema 100" el único programa en la radio comercial en México especializado en la música de cine. También ahí hace critica de cine y recomendación de lectura en "Reporte 100", con Sergio Valle.


'Un patronato ciudadano para rescatar las Fiestas del Pitic' tiene 5 comentarios

  1. junio 6, 2018 @ 2:36 pm Oscar Mayoral

    Buen anàlisis, mi estimado y buena propuesta, que ya se ha intentado pero falta voluntad de los gobernantes y mecanismos eficaces de participación. Un punto a revisar en tu análisis es lo debatible del nivel en la Plaza Alonso Vidal y la asombra de corrupción y neootismo que reina. Habría que investigar.

    Responder

    • junio 7, 2018 @ 12:15 pm Horacio Martin Vidal Delgado

      Debatible, como dices, la calidad artística en Plaza Alonso Vidal. Sin embargo yo consideré el escenario durante los tres años de la administración municipal actual. Respecto a una sombra de corrupción y nepotismo que, como escribes, reina, por supuesto hay que comentar y buscar información al respecto. ¡No dudo se haya intentado ya la creación de un patronato ciudadano! El problema es, precisamente, que no es posible dejar a la mano de los gobierno municipales toda la iniciativa de un evento como el que hemos tenido. Es indispensable recuperar la calle: instalaciones urbanas, danza, museos ambulantes, exposiciones de pintura, más espectáculos callejeros, bazares y la literatura, que son elementos que fueron desapareciendo desde la gestión de Alejandro López Caballero. Gracias, Oscar, por tus comentarios. En verdad los aprecio. SALUDOS.

      Responder

      • junio 12, 2018 @ 9:24 am Benjamín Alonso

        Y yo suscribiendo la idea de Iván Correa, años atrás, de traer al Gotan Project a las Fiestas….

        Responder

  2. junio 9, 2018 @ 12:19 am Sergi Rodrigues

    Estoy de acuerdo con la idea de fondo: las “fiestas de la ciudad” (o como lo quieran llamar) debería ser un proyecto de ciudad, no del gobierno municipal de turno. Un proyecto que involucre sobre todo a la sociedad civil, no solo a los artistas locales. Es cierto sin embargo, que el reto de organizar un comité ciudadano no es cosa pequeña. Pero vaya, hará falta buscar referentes de éxito fuera de nuestras fronteras y adaptarlo a nuestra idiosincrasia y tejido socio-cultural.

    Estoy de acuero también con el articulista en que el nombre no cambió nada, ni era necesario. Hoy en dia, en un mundo tan globalizado, todo siempre es internacional sin necesidad de pretenderlo. Si me preguntan, yo le devolvería el nombre más corto y más popular de “Fiestas del Pitic”.

    Responder

    • junio 11, 2018 @ 2:34 pm Horacio Martin Vidal Delgado

      Agradezco sus comentarios. Y por supuesto que coincido. No es cosa pequeña construir un patronato ciudadano capaz de coordinar, proteger, promover y organizar el actual Festival Internacional del Pitic. Pero supongo que precisamente por eso vale la pena intentarlo. La cultura y sus manifestaciones – música, danza, teatro, pintura o escultura y las que falten – NO DEBEN QUEDAR SOLO EN LAS MANOS DEL AYUNTAMIENTO EN TURNO.

      Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora