Arte, simbolismo y polémica en Sonora


Hermosillo, Sonora.-

Todo empezó hace dos años en el Sahuaro Fest 2018. “Mushasho”, banda musical conformada por queridos amigos, me invitaron a subirme al escenario en la última rola de su presentación, después de haber colaborado en sus visuales, los cuales en su mayoría son imágenes regionales. 

Al día siguiente del evento, una chica Yaqui postea en Facebook una foto mía de la presentación. Yo no me di cuenta del post, ya que no es parte de mis contactos, sin embargo, un amigo copió y pegó en su muro comentando que “hasta lo que no comen les hace daño”. Al entrar al perfil de la chica, para ver qué sucedía, observo una gran cantidad de comentarios negativos hacia mi persona (al parecer, todos provenientes de miembros de la comunidad Yaqui). 

Asumieron que yo había bailado la danza del venado.  Decían que era una falta de respeto hacia su etnia, que yo era una  ignorante, una vergüenza para nuestra cultura. Había incluso comentarios de que yo “merecía azotes” por haber bailado la danza del venado (ya que está prohibido que una mujer la baile, dato que en efecto, no conocía), sin embargo, fue algo que  jamás hice. Mi presentación se basó, en un ejercicio de improvisación de danza contemporánea, con música de la banda antes mencionada, utilizando elementos del danzante (cabeza, tenabaris y sonajas),  imagen simbólica y/o representativa de nuestra cultura sonorense. 

Me llegaron varios mensajes privados donde incluso no solo recibí fuertes insultos, sino amenazas. Honestamente  tuve miedo. Después de algunas conversaciones en privado, un anciano Yaqui tranquilizó a la comunidad, diciéndoles que tanto el venado como animal era libre, al igual que el arte y que nosotros lo hacíamos no solo por amor a nuestra cultura, sino que queríamos mostrársela al mundo con orgullo. Aprovecho para agradecer la intervención, ya que para nosotros fue, es y será siempre un honor mostrar nuestras raíces. 

Después de la polémica presentación, decidí crear un video al respecto. Su título, Venado no veNada  lo dice todo. No solo quise abordar el machismo que a mi parecer, existe en algunas tradiciones, las cuales aun así respeto, sino también expresar mi decepción, al observar cómo saboteaban el fomento y la preservación de nuestra cultura, al no dejar que “otros” nos expresemos libremente, por medio de nuevas perspectivas, a través del arte. 

Al final del texto comparto el link para los que gusten ver el video, donde en absoluto se baila la danza del venado.

Una vez más recibí insultos y ataques, solo que esta vez no me generaron tanto miedo como al principio, ya que fui consciente de que en ningún momento le falté el respeto a la etnia o a sus tradiciones. 

Actualmente, dentro del arte existen fusiones de todo tipo, donde la apropiación o apropiacionismo e intervención, son corrientes del arte posmoderno que se utilizan para mostrar al mundo, una combinación de lo antiguo con lo nuevo, el culto a la cultura popular en una obra nueva, no para representar la realidad mediante una imagen, sino para re-contextualizar trabajos anteriores mediante ésta, buscando a la vez el impacto que pueden llegar a expresar estas nuevas obras. En lo personal, creo que es beneficioso para las diferentes culturas, sean las que sean, pues se valoran aspectos como la diversidad o la empatía entre éstas.  Aquí dos, de muchos ejemplos del apropiacionismo e intervención dentro del arte visual:

“In the garden,” de Richard Prince

Apropiación de “La Gioconda”, por Banksy

En la actualidad, trabajo en un proyecto de artes visuales llamado ELE BÉ, el cual tiene como objetivo promover trabajo artístico fuera de los museos, galerías y los espacios  institucionales, buscando llevar piezas artísticas a nuestras vidas, a través de artículos de uso diario a precios accesibles. Después de realizar el video Venado no veNada, utilicé un  fotograma de éste, como imagen para imprimir en unas playeras, y al promocionarlas, Traz… Otra vez… Sin embargo en esta ocasión, me defendí en cada comentario y lo hice público, ya que sin haber bailado la danza del venado, seguían atacando por haber utilizado elementos del danzante en un trabajo artístico, cuando su imagen, repito, es la representativa del estado de Sonora y su cultura, por lo que al ser sonorense, también me representa de cierta manera. Hasta aquí mi experiencia.

  ***

Me gustaría terminar diciendo que admiro y respeto a la tribu Yaqui, como a todos los grupos indígenas de Sonora y el mundo. Su lucha y resistencia durante siglos por sus tierras, los recursos naturales de los que son guardianes y sus costumbres y tradiciones. Su cosmovisión. También respeto las diferentes formas de pensar y ver el mundo de las personas, en todo tipo de situaciones, por lo que jamás haría algo en contra de mi propia gente o de mi propia cultura. Al contrario, me hace feliz expresar de dónde vengo y generar el mismo sentimiento en los demás, a través del arte, desde una nueva perspectiva. 

 Por Leonor Báez


El periodismo cultural es una poderosa arma contra la barbarie

Banamex 5204 1652 3610 0099




Acerca de

Nacida en Hermosillo, Sonora, México, el 17 de noviembre de 1979. Creadora de “ELE BÉ” / Artes visuales. Trabajó del 2010-2019 en el Colegio de Bachilleres del Estado de Sonora como docente de inglés, en el área de Lenguaje y Comunicación. Cuenta con título de Maestría en Docencia en Educación Media Superior. Estudió el “Programa de fotografía contemporánea 2018-2019” (PFC 18) sede Tijuana, B.C.N. Igualmente estudió el Seminario “Márgenes y perímetros del arte contemporáneo en México”. El Programa de Arte, "Estrategias y procesos de producción en el arte contemporáneo". El "Programa de Fotografía Contemporánea" (PFC) Sede Hillo, Son. y en línea el taller "El autor en la fotografía” de Página en blando, entre otros. Dentro de sus exposiciones individuales de artes visuales, tiene “Venado no ve-nada”, “Cabras al Mar”, “Viajes de-mente”, “Flotando en espiral” (FAOT 2017, Álamos, Son.) y “Saudade”, Hillo, Son. Mex. Dentro de sus exposiciones colectivas se encuentra, el “Homenaje a Javier Ramírez Limón”, en Gargantúa Espacio Cultural, (Monterrey, NL.) 2019. “Todo menos un fantasma” en el CI (Centro de la Imagen), CDMX en 2019 y en CECUT (Centro de arte y cultura de Tijuana) 2018. “Instrucciones para Ángeles”, en el museo “La Casona Spencer”, Cuernavaca, Morelos, Mex. (2018). “2da Bienal del Paisaje” en MUSAS (Museo de Arte de Sonora) y en el Museo de Arte Carrillo Gil, en CDMX (2017). “Sonora 1.0, apuntes para una colección” en MUSAS (Museo de Arte de Sonora). Performance live visual stream, en “Sahuaro Fest 2017”, Hillo, Son. Performance en colaboración con “Mareaboba” Música experimental en Galería “La Cobacha” Ensenada, B.C.N., Mex. Curadora y participante en la exposición colectiva “Unknown routes” Hillo, Son. y en el MUAN (Museo de Arte de Nogales), Nogales, Son. (2016). Exposición resultado del “Taller experimental de formatos expositivos” dentro del “Festival del Pitic”. “Wakia Gathering”, Encuentro de arte y música experimental. “Arte Multidisciplinario” como parte del colectivo FUSSON en Hillo. Son. “Suit 16” MUAN (Museo de Arte de Nogales). Exposición fotográfica "Sentido y Descordura", en el Museo de Arte de Sonora (MUSAS). Hillo, Son., exposición de Artes Visuales, “El Garage”, La Galaxy Galería. Hillo, Son. (2015). Exposición fotográfica resultado del "PFC" (Programa de fotografía contemporánea 2014, Hillo, Son.), exposición fotográfica Internacional "De la Memoria y el Olvido", Centro Municipal de las Artes (CEMUART). Estado de México. CDMX (2013). Exposición Artes Visuales "Neoplasticidad" Casa de la Cultura, Hermosillo, Sonora. Mex. (2012). En su trabajo como coreógrafa y bailarina, fue creadora y directora del grupo “Metate y Manos”/Danza Contemporánea, Cabo San Lucas, B.C.S. También creó y dirigió el grupo de Danza y Teatro Musical: “The Burlesque Theatre Show” (Los Cabos, B.C.S.) Trabajó en el departamento de Danza, en Camp Timberlane. Toronto, On, Canadá 2010; Becaria del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes, Categoría: Jóvenes creadores, Danza Contemporánea 2008-2009, Cabo San Lucas, BCS.


'Arte, simbolismo y polémica en Sonora' tiene 2 comentarios

  1. febrero 12, 2020 @ 11:20 am Juan Enrique

    Te felicito Leonor, por tu creatividad y tu libertad

    Responder

  2. febrero 15, 2020 @ 3:27 am Leticia

    Bueno mira, el hecho de que no permitas la libertad de expresión, o sea… eliges lo que se puede publicar y lo que no en esta crónica, ya coarta mi libertad y desde allí dejas mucho que desear, Leonor. El vídeo no muestra absolutamente nada, pero si a ti te gusta está bien.

    Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora