«Mi Villano Favorito 3»: cuando los minions se van


En la tercera base (antes de llegar al home) de esta historia animada, se verán tres historias sin conexión aparente, donde no será posible determinar cuál de ellas es la trama principal. Y eso es un problema.

Vamos por partes. En el prólogo de Mi villano favorito 3 (Kyle Balda y Jay Coffin, 2017) aparece el villano más conspicuo de la temporada, Balthazar Bratt (doblado por Jay de la Cueva), antiguo niño prodigio de la televisión ochentera, defenestrado por su propia pubertad y que ha vuelto – vestido con toda la fijación pop de hace treinta años – para robar un diamante color rosa que le devolverá fama y poder.

El enfrentamiento entre Gru (en la voz de Andrés Bustamante) y Balthazar Bratt anticipa un humor desternillante. Pero no es así. Los productores de Mi villano favorito 3 deciden cambiar la joya que tienen entre las manos por pequeñas baratijas que ya hemos visto una y otra vez.

Esta la exploración del relato entre Gru, Lucy (interpretada por Andrea Legarreta) y las pequeñas Margo (Montserrat Mendoza), Edith (Constanza García) y Agnes (Melissa Gutiérrez); ese episodio mostrará las dificultades que presenta la crianza familiar, así como la plena aceptación de una madrastra, aunque aquí jamás sea pronunciada esa palabra.

Y por si esto fuera poco, resulta que Gru tiene un hermano gemelo, Dru (también doblado por Andrés Bustamante); éste último no se resigna a dejar la vida de villano y, al igual que los inefables Minions, buscará reinvindicar a Gru como el ser despreciable que debe honrar.

De nuevo, el pegamento que une a Mi villano favorito 3 son los Minions. Amarillos, balbuceantes y manipuladores, estos personajes salvan la película en cada aparición. Desde su personal interpretación de “I am a very model of a modern mayor general”, hasta las hilarantes secuencias en prisión, los Minions ruegan por las risas y el público concede sin reparar.

Aunque Gru, al conocer a su gemelo encontrará la fuerza para vencer de una vez por todas a Balthazar Bratt y sus coreografías al ritmo de “Bad”, “Sussudio”, “99 luftbaloons”, “Take on me” e “Into the Groove”, las situaciones siguen pareciendo lejanas unas de otras.

Tal vez Mi villano favorito 3 habría corrido con mejor suerte si los realizadores presentaran una mayor concentración en la lucha entre el villano atrapado en los ochentas y Gru, el protagonista. Pero son demasiadas tramas y sub tramas. La verdad es que ninguna de ellas ayuda a una mejor comprensión de esta animación. Por ejemplo, Dru vive en Freedonia – acaso una referencia a la ficticia nación de Sopa de ganso (Leo McCarey, 1933), célebre comedia de los Hermanos Marx – una isla que celebra el festival del cerdito.

El folclore de esa tierra provoca un malentendido que justificará el aura maternal de Lucy; además, despertará la ilusión de Agnes por poseer un unicornio y será el escenario ideal para la convivencia entre los gemelos Gru y Dru, tan diferentes como el ying y el yang.

El ritmo en Mi villano favorito 3 está determinado por el álbum particular de Balthazar Bratt y las nuevas canciones de Pharrell Williams, entre el villano ochentero y la música de Pharrell será suficiente para, al menos, seguir las melodías.

Así, mientras Pixar experimenta con éxito tramas mejor desarrolladas que atrapan al público adulto e infantil, Illumination – la compañía de Universal Pictures detrás de esta cinta – se conforma con el humor de pastelazo, básico y elemental. Lo cual no es malo, pero no es suficiente.

Quizás el asunto se resume a la apuesta en taquilla. Después de todo, la inversión de Mi villano favorito 3 es más austera que cualquier caricatura digital de Pixar, de tal suerte que Illumination es un gran negocio.

El talento de los animadores en Pixar sigue siendo superior. Sin embargo la decisión de crear una industria ligera y más económica para obtener mayores utilidades, es decir, hacer más con menos, resulta productiva.

Es posible que la fórmula siga dando resultados. La paradoja es que Gru, el protagonista, está perdiendo brillo. Ya no sabemos quién es. Héroe, villano o redentor.

Y eso es un problema.

Por Horacio Vidal



Acerca de

Horacio Vidal (Hermosillo, 1964 ) es publicista y crítico de cine. Actualmente participa en Z93 FM, en la emisión Café 93 con una reseña cinematográfica semanal, así como en Stereo100.3 FM, con crítica de cine y recomendación de lectura. En esa misma estación, todos los sábados de 11:00 A.M. a 1:00 P.M., produce y conduce Cinema 100, el único -dicen- programa en la radio comercial en México especializado en la música de cine. Aparece también en ¡Qué gusto!, de Televisa Sonora.


'«Mi Villano Favorito 3»: cuando los minions se van' has no comments

Sé el primero en comentar!

Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora