Ciudad Obregón, Sonora.-

¿Qué tanto puedes saber de una ciudad al andar sus calles? Depende, por supuesto, pero puede ser mucho si lo comparas con lo que dicen los medios y las redes. Por ejemplo yo, esta mañana, encontré que el viejo ex rastro de Obregón hace las veces de hotel. Les debo la foto, cierto, pero créanme que en el inmueble ubicado en la colonia Matías Méndez, a eso de las 5:45 am, vi a tres sujetos cómodamente instalados en sus dormitorios a ras de suelo. Le comenté la escena al guardia del café que hoy es mi oficina y contestó: «Ah, si, por todos lados hay. Yo salgo a las 7am de mi turno y el otro día me topé a dos en una banqueta. ‘Ya echaron dos cuerpos aquí’, pensé, porque aquí en Obregón es una matadera, pero no, cuando les pasé por un lado uno de ellos se sacudió el mosquero. Estos cabrones duermen más a gusto que yo».

Más tarde retomé mi caminata y me topé con otro bello durmiente, a este sí le tomé foto debido al detalle del «biberón» en mano:

Dos noches atrás el chofer DiDi me dijo que, además del cochinero en las calles y de la inseguridad espantosa, la ciudad se va caracterizando porque la gente es más grosera que antes y que ya no tiene palabra, que le da lo mismo quedar bien o quedar mal, y esta mañana lo recordé cuando una mujer, primero, y un morrito, después, me echaron el carro encima en lugar de hacer alto y dejar que pase el peatón, o sea yo. Lo peor es que hablamos de rúas importantes: Miguel Alemán, cuando la joven mujer, y Náinari, cuando el adolescente batito. Por cierto que en este bulevar Náinari había una ruina que ya ni ruina es porque los amables foquemones la están despedazando para vender sus varillas, como prueba la siguiente imagen que me permití realizar:

Por cierto, comparen la ruina de esta mañana con la de junio de 2020:

Así las cosas en esta ciudad de mariscos fresquecitos, mujeres retehermosas y mangos deliciosos. Seguiremos informando.

Texto y fotos por Benjamín Alonso Rascón

Sobre el autor

Premio Nacional de Periodismo 2007. Director de Crónica Sonora. cronicasonora@gmail.com

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *