La estúpida muerte de Arturo Reyna: crónica visual post mortem


Hermosillo es una ciudad violenta y bastante estúpida; sus calles dan cuenta de ello un día sí y otro también. Pero el 10 de marzo de 2016, hace un año, se presentó un episodio singular de esta historia. Aquella tarde, Jorge Arturo Reyna Mata esperaba su turno para cruzar la calle Rosales de oriente a poniente, en el cruce con el bulevar Encinas. Mero corazón de la ciudad. De repente, un automovilista se pasa el semáforo en rojo vivo -sobre Rosales, de norte a sur- y es alcanzado por un auto que cruzaba en luz verde -sobre Encinas de poniente a oriente-. Dada su velocidad, el vehículo alcanzado sale volando y va a caer sobre la humanidad de Jorge Arturo, quien muere minutos más tarde en el hospital. Iba a clases y terminó en la morgue.

Ramón Vidal pasaba por ahí. Él es fotógrafo y trabaja en la Universidad de Sonora, escuelita a la que se dirigía Jorge Arturo. Así que se dispuso a trabajar, a documentar lo ocurrido en la era post percance. Con el tiempo buscó al editor de Crónica Sonora, pero en razón de agendas incompatibles decidieron sin decidir que era mejor postergar la publicación del material gráfico, digamos para el primer aniversario de los lamentables acontecimientos.

Con este trabajo, Vidal quiere llamar la atención sobre el caos que siguió al caos de la muerte: automovilistas que por ir mitoteando chocan entre sí (ambulancia Cruz Roja -que iba a otro servicio-, camión de Pepsi, carros particulares); patrullas de la policía municipal que obstruyen el carril para virar de Encinas a Rosales viniendo de oriente a poniente; área de los hechos mal acordonada; peatones saludando como idiotas a la cámara; paramédicos arrojando a la calle deshechos infecciosos; sangre en la banqueta y tierra sobre el pavimento a manera de recuerdo…

Y un año después el crucero más peligroso de la ciudad sigue igual: sin puente peatonal, aéreo o deprimido. El ayuntamiento no hace nada y «la mejor universidad del noroeste de México» tampoco. Qué país.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotografía de Ramón Vidal

Texto y fotografía de abajo por Benjamín Alonso

«Espectacular» anunciando la convocatoria 2017 en la Universidad de Sonora, LA MEJOR del noroeste mexicano.

barajas banner




Acerca de

Fotógrafo. Alguna vez pieza clave de 'Tiro a gol', publicación futbolera hermosillense que ya no existe.


'La estúpida muerte de Arturo Reyna: crónica visual post mortem' tiene 22 comentarios

  1. marzo 13, 2017 @ 1:53 pm Nydia

    El sarcasmo a la mejor Universidad del Noroeste, a que se debe?, acaso la Unison fue copartícipe? O es la Unison la que debería poner un puente peatonal para todos los que caminan por las áreas públicas?

    Responder

    • marzo 13, 2017 @ 3:01 pm Benjamín Alonso

      La Universidad del Noroeste ya no existe, Nydia, ahora se llama Universidad del Valle de México.
      La Unison, creo yo, puede presionar a las autoridades y puede apoquinar también.
      Saludos y gracias por comentar 🙂

      Responder

      • marzo 13, 2017 @ 5:18 pm Andrea

        La mejor universidad del noroeste NO la Universidad del noroeste 🙄

        Responder

      • marzo 14, 2017 @ 12:45 pm neto

        asi es, se supone que la universidad tiene deperdida un poko mas de voz y voto.. ami si me da mucho coraje la poca educacion vial que tienen la mayoria de los conductores, pero como aqui todo se arregla con un moche pa los chescos, ps asi seguiremos,, que dios nos agarre confesados….

        Responder

        • marzo 15, 2017 @ 12:24 am dario

          Hermosillo seguirá siendo siempre un pueblo grande..mientras su gente no tenga la cultura de exigir.. El dejar que otros lo hagan..por eso estas autoridades su preocupación es tomar la alcaldía como trampolín..y así seguiremos siempre..

          Responder

  2. marzo 13, 2017 @ 2:45 pm Iván Brooks

    Me parece de mal gusto y poco empático, con los familiares de la víctima, el hecho de colocar estas imágenes a un año de lo ocurrido. Sí, hay cosas que no se deben olvidar para que no se repitan. Pero, hay situaciones demasiado gráficas en estas fotos que rayan en lo innecesario. Amarillismo puro y duro, bien ahí…

    PD: comparto la opinón de NYDIA. La última foto esta de más.

    Responder

    • marzo 13, 2017 @ 3:08 pm Benjamín Alonso

      Quizá te hubiera parecido de buen gusto y muy empático colocar estas imágenes a unas horas o días de lo ocurrido, Iván. O tal vez en 2026, conmemorando el décimo aniversario.
      No comparto la demasía gráfica que tú ves, mas comprendo tu sensibilidad y la respeto.
      Saludos cordiales y gracias por comentar 🙂

      Responder

    • marzo 13, 2017 @ 3:23 pm Magaly Vasquez

      Tenemos una memoria de corto plazo. La sociedad olvida muy fácilmente los acontecimientos que en su momento cimbraron quizá no a toda la sociedad, pero si a grupos específicos de ella. Cuando ocurrió este accidente yo me encontraba en Hermosillo, haciendo una estancia en la UNISON y me uní, junto con un grupo de profesorxs, alumnxs e personas vinculadas a organizaciones ciudadanas para protestar, hacer un llamado a las autoridades y proponer soluciones a la situación de la movilidad en Hermosillo, recordemos (hablando de la memora) que no ha sido el único caso ocurrido a causa de la imprudencia de los automovilistas y de la falta de sensibilidad hacia el peatón en general. Por lo tanto, y volviendo a lo de la memoria, creo que esta serie de fotografías (no me parecen explícitas para nada) nos invitan a no olvidar, a recordar el suceso y darnos cuenta que ni las autoridades del ayuntamiento -siendo su deber- y las de la Universidad de Sonora -también su deber, pues deben velar por la seguridad de sus estudiantes- han hecho muy poco para dar soluciones reales al problema.
      Saludos.

      Responder

      • marzo 15, 2017 @ 1:39 am MARIAJOSE

        Coincido totalmente contigo y comparto tu opinión que las imágenes no son nada gráfico, gráfico son las imágenes que se rolaron por whatsapp a menos de una hora del accidente que quitó la vida de nuestro compañero, eso fue gráfico y sin respeto. sin embargo esto para mi es lo suficiente «gráfico» para no olvidar, y tener conciencia, por que la memoria a corto plazo es totalmente cierta, durante ese día todos hablaban de esto y máximo dos días después el trendy topic pasó y nada más pasó.

        Responder

    • marzo 13, 2017 @ 9:36 pm Raquel

      Coincido. Si no se tiene la sensibilidad para pensar en la familia al momento de la publicación entonces hay que tomar a bien estos comentarios aún después sin atacar. Todavía se puede quitar esa foto y la del muchacho en la camilla. No hay necesidad.

      Responder

      • marzo 15, 2017 @ 9:26 am Benjamín Alonso

        Raquel, cierto que hay que pensar en la familia de vez en cuando, pero si los periodistas nos pusiéramos a pensarla cada que hacemos nuestro trabajo -empezando por la de nuestro señor presidente- nos quedamos sin prensa.

        Saludos cordiales y a todos gracias por comentar

        Responder

  3. marzo 13, 2017 @ 6:56 pm Raul V

    Un puente para nada es la solución. Cultura vial.

    Responder

    • marzo 13, 2017 @ 9:38 pm Raquel

      Las dos! Es demasiado el flujo de personas y carros en ese crucero.

      Responder

  4. marzo 13, 2017 @ 8:58 pm Alfonso

    así es, una cultura vial y respeto por las señalizaciones es lo que hace falta, ya que el culpable original fue de la persona que se paso el alto, y todo lo demas fue consecuencia de ese hecho. saludos

    Responder

    • marzo 15, 2017 @ 1:41 am MARIAJOSE

      Sin embargo no todos los accidentes han sido culpa del conductor, no defiendo a nadie pero apoyo que cultura vial + cruces peatonales y/o puentes son la solución, es esperar magia pretender que solo con una o la otra esto se puede evitar.

      Responder

    • marzo 15, 2017 @ 1:54 pm Miguel

      No solo la cultura, multas para las personas que no usen puentes peatonales. Yo se que en este caso no hay tal pero si lo hubiera te aseguro que solo el 10% de las personas lo utilizarían.

      Responder

  5. marzo 14, 2017 @ 12:49 pm neto

    el imparcial publicaria algo similar???

    Responder

    • marzo 14, 2017 @ 3:33 pm Luis Alvarez

      Estudié en la UABC en Tijuana de 1992 a 1996. Frente a esa escuela, que se puede comparar en tamaño y alumnado a la Unison de Hermosillo, en el acceso principal a su campus, cruzábamos la calle todos los días. Sólo nos protegían dos regulares topes. La calle es una ancha vialidad de cuatro carriles de ida y vuelta, como un boulevar, pues, pero sin espacio central divisorio más allá de un metro de cordón… y nos protegía también nuestra propia precaución y la cultura generalizada de los automovilistas de darse cuenta que AHI es Zona Escolar. Nunca supimos de ningún estudiante atropellado de los cientos y miles que a diario cruzamos por ahí en los 90´s. Frente a la UABC de Tijuana está un enorme parque industrial que se extiende kilómetros. Hacia el Este y el Oeste pasan miles de carros cada hora. A finales de los 90´s se construyó un puente peatonal. https://www.youtube.com/watch?v=ctjn6v0Ag8A pueden verlo ahora mismo. También a mediados o finales de los 90´s el sistema Unison empezó con el cobro módico de colegiaturas a sus estudiantes. La UABC las ha tenido siempre esas cuotas, por eso su presupuesto deportivo y para muchas otras cosas; y a partir de entonces empezó la transformación de la infraestructura de la Unison que ha mejorado y no ha parado de crecer. Sin embargo… en 2009, una estudiante de la Escuela Normal del Estado de Sonora murió atropellada en la esquina de Carbó y Boulevard Luis Encinas porque en esa vialidad no hay líneas amarillas para dar preferencia a los alumnos de esa ZONA ESCOLAR. La gente lo ve como un tramo del boulevard Luis Encinas donde, si alcanzas el semáforo en verde, puedes ir en putiza. Igual que en el área de la Central de Autobuses de Hermosillo… En el verano tardío de 2013, mientras tomaba una capacitación de Inegi en la Unison de Hermosillo para realizar el primer Censo Escolar Nacional de Educación Básica (CEMABE 2013) una estudiante de la Unison fue atropellada y muerta en el ala oeste de las vialidades que se cruzan para llegar a la universidad… y estoy seguro de recordar más casos de estudiantes atropellados en frente de la Unison… Aunque, en honor a la verdad, la lógica y la justicia… todo el inmenso perímetro de la Unison está rodeado por anchas vialidades de muy denso flujo vehicular… ¿cuántos puentes peatonales se necesitarían? ¿Uno al Norte frente a la parada de camiones es suficiente, u otro en la esquina Noreste (Rosales y Blvd Encinas, otro en la esquina Noroeste de la Unison, otro en la suroeste y otro en la esquina sureste? ¿Por qué la UABC y sus campos de Mexicali, Tijuana y Ensenada todos tienen puentes peatonales y la Unison de Hermosillo no? ¿No pasaba lo mismo con la carretera internacional de cuatro carriles que no tuvimos los sonorenses desde Santa Ana hasta San Luis Río Colorado durante tantos años y que cobró tantas vidas al grado de conocerse como el tramo de la muerte y que no nos permitía competir por inversiones extranjeras durante el boom maquilador aun después de la firma del tratado de libre comercio? ¿Se trata de que en otros estados, como Baja California, sí se hace lo que se tiene que hacer, cueste lo que cueste, y en Sonora no? En Sonora están hasta arriba los poderosos, y desde allá, tiran las sobras a nosotros, la perrada, para que nos despedacemos unos a otros o le hagamos como podamos… o nos chinguemos. Ya lo dicen todos… los de ahí y los de afuera… Hermosillo es un rancho… un rancho grande… la falta de cultura vial (y cívica), de algunos muchos, lo demuestra.

      Responder

    • marzo 15, 2017 @ 9:44 am Benjamín Alonso

      El Imparcial podría publicar esto y más, Neto. Si quisiera. Pero mejor vayamos a la hemeroteca, no sea que sí 😛

      Responder

  6. marzo 15, 2017 @ 1:50 am Amelia

    Muchos de los estudiantes no usan el puente peatonal que está puesta justo a un lado de la UNISON. No llamemos solo a los automovilistas culpables cuando los mismos estudiantes no cuidan de sus vidas. Culpa la tienen ellos por no utilizar algo que ya se les ha dado, y culpa la tiene también quienes no tienen una cultura vial. Lástima que saquen estas imágenes hasta ahora, fue fuera de tiempo y nada necesario recordar el dolor a la familia que perdió un ser querido.

    Responder

  7. marzo 20, 2017 @ 1:29 am Ernesto Encinas

    No me parece que estén mal ni fuera de tiempo el reportaje y las fotos, sino todo lo contrario. Ha pasado un año y los peatones y los automovilistas siguen siendo igual de irresponsables. ¿Qué pasó con el causante del accidente? ¿Quién es? ¿Qué ha sido de él? ¿Rindió o está rindiendo cuentas? ¿Qué ha sido del que no tuvo la culpa y cuyo auto fue el que golpeó y mató al estudiante? Claro, está libre de responsabilidad, pero… ¿mentalmente, moralmente, anímicamente, cómo se siente al haber causado esta tragedia mientras conducía correctamente? ¿Y, sobre todo, el joven estudiante que ya no está entre nosotros? ¿Y sus padres, sus compañeros, sus amigos? Como vemos, este incidente tiene estas y muchas otras facetas. ¿Qué nos pasa? ¿De qué estamos hechos?¿Es esta la era del Internet aunque sigamos viviendo en la Edad Media? ¿QUÉ NOS PASA COMO SOCIEDAD?

    Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora