Hugh Hefner: el primer difunto que no irá a un lugar mejor


Macho alfa lomo plateado se la sabía de todas todas: de cajón de escritorio, de chivito en precipicio, de cartón de caguamas, de helicóptero, de paso de tortuga, de paso redoblado, de capirucha, la de quinientos. Aparte pisteaba a diario y fumaba como chino en casino de Las Vegas y murió a los 91 años y muchos le debemos que aprendimos a leer con una sola mano. Este bato sí que se la pasó a toda madre y nunca supo lo que era un gimnasio.

Grandes galanes como James Dean, Cary Grant, Clark Gable, Rodolfo Valentino, Sean Connery, Paul Newman, Robert Wagner (de este estaba enamorada mi amá), pasando por Mauricio Garcés, Arturo de Córdova y hasta el Choby Ochoa…. al lado del gran Hef son aprendices de galanes. Tipo sin gracia y sin un físico matador, tenía algo a su favor: inteligencia y estudios de psicología, con la cual le dio a la sexualidad una óptica distinta en un tiempo en el que era difícil abordarla. Pero sobre todo, supo montar encima de ese concepto un tremendo y poderoso emporio.

Siempre sonriendo, y quién no, con un harem al alcance de sus manos y con una vida de relumbrón y de pachanga; así hasta el más tullido baila a brincos. Alguien debe ser feliz cuando usa una bata de dormir como imagen y una gorra de marinero igual a la de Popeye. Dicen las buenas lenguas -pues de malas no tienen nada- que tuvo relaciones con mas de mil (1,000) mujeres. Creo que exageran pero novecientas (900) sí pasaron por sus armas.

Se casó otras tantas y andaba cambiando pañales a los ochenta: la bronca que debió tener cuando le pedían que los cargara de caballito pues era latente el riesgo de una lesión en las vertebras. Lo bueno de tener hijos a esa edad es que puedes aprovechar descuentos por volumen en la compra de papillas, baberos y hasta Pampers.

Sin lugar a dudas es el primer difunto que no irá a un lugar mejor. En su honor deberíamos, la gran mayoría de los hombres, portar en la mano ya sea izquierda o derecha un listón negro por tantas horas de placer que nos dio este good lifer. Recuerdo con estos azules ojos que algún día se comerán los gusanos la edición de Playboy dedicada a Elizabeth Aguilar…. confieso, además, que la compré en el Mercado El Sahuaro y le dediqué dos que tres.

Buen viaje, mi querido Hef. Tuviste la gracia que tienen muy pocos, que es la de vivir y morir como te dio la gana.

A la rúbrica firmo: te la pasaste a toda madre.

Por Eduardo Encinas

Fotografía de Valery Hache/AFP/Getty Images

Monaco, MONACO: Playboy Magazine publisher Hugh Hefner (C) poses with playmates Holly Madison (L) and Bridget Marquardt (R), 12 june 2007 during a photocall at the 47th Monte Carlo Television Festival in Monaco.



Acerca de

Hermosillense que trabaja en el campo


'Hugh Hefner: el primer difunto que no irá a un lugar mejor' has no comments

Sé el primero en comentar!

Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora