El síndrome de la Cholonga


Las vacunas llegaron a los rincones más escondidos de la geografía nacional, y aunque con gotero, los pobladores de las regiones más apartadas del norte de México las recibieron con agrado.

Dos reporteros que venían de agencias internacionales se interesaron por ir a visitar Granados, en lo alto de la sierra sonorense, les sorprendió que el pueblo pareciera una comunidad menonita, donde todos eran parientes y además de tipo caucásico.

De repente ven saliendo del Centro de Vacunación una señora grandota de aspecto sajón, y se apostan a entrevistarla, ella con voz melosa les responde:

-Buenos días, yo vengo llegando de ponerme la vacuna gracias a Dios, ya casi todo el pueblo aquí en Granados han vacunado, a ver cómo nos va, haber si no nos lleva la monda a todos juntos.

Se quedaron perplejos, no sabían que les había dicho la señora, hasta que el letrado del pueblo les dice: 

-No se preocupen, La Cholonga  les dijo un regionalismo, pero no lo hizo de mala fe, les recomiendo que lean el diccionario sonorense de Horacio Sobarzo, para que vean qué significa.

Inmediatamente se fueron al internet y leyeron del diccionario de Sobarzo, lo siguiente: Monda f. Falo. Miembro viril. Es vulgarismo rufianesco.

Mondado, DA. Adj. Individuo de poca calidad. Este vocablo se inspira en el sentido figurado del mexicanismo pelado y con intención procaz alude a monda. Es vulgarismo repulsivo.

La señora se llama Maria Auxiliadora Durazo alias La Cholonga, y ella vio muy normal el usar una palabra que los sonorenses usamos no solo para mostrar nuestro lado majadero, sino también cuando nos sentimos frustrados por el destino que tomarán las situaciones más adversas como ésta, que estamos viviendo del SARS COVID 2.

En verdad La Cholonga despertó el sentido del humor en estos tiempos de gran  incertidumbre donde nadie sabemos a dónde vamos, y hasta  cuándo llegará la normalidad que tanto deseamos en estas épocas  de reclutamiento individual en aras de bajar la curva de la pandemia. Su aspecto de mujer fuerte, combinado con su ingenuidad y su voz melosa, fue lo que detonó el interés colectivo por ver la reacción de los pobladores de las zonas rurales de nuestro país.

En verdad ella hace un homenaje a una tierra de gente trabajadora, de donde salieron muchos sacerdotes y religiosas, y en algún tiempo se le llamó la nueva Galilea, por sus fuertes convicciones católicas.

Granados es uno de los 72 municipios del estado de Sonora. Se ubica a 220 kilómetros de Hermosillo la capital, colinda al norte con el municipio de Huásabas; al sur con Divisaderos, al este con Bacádehuachi y al oeste con Moctezuma. Se llama Granados en honor a José Joaquín Granados y Gálvez, obispo de Sonora de 1788 a 1794. Su santo patrón es San Isidro Labrador. Y hoy en día es conocido como el pueblo de LA CHOLONGA, quien está esperando la inmunidad del virus, o de plano que se lleve a todo el pueblo a  la MONDA.

Fin

Por Cipriano Durazo Robles

La Cholonga



Acerca de

Cipriano Durazo Robles es Licenciado en Periodismo por la Universidad Kino y Presidente de la Sociedad Amigos del Museo de Historia de la Universidad de Sonora. Articulista de radio y medios digitales. Se desempeña como dictaminador sanitario de la Publicidad en COESPRISSON (Comisión Estatal de Protección Contra Riesgos Sanitarios del estado de Sonora).


'El síndrome de la Cholonga' has no comments

Sé el primero en comentar!

Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora