Quién es Chomsky y qué hay detrás de su reunión con López Obrador


Cancún, QR.-

Hace unos días compartía con mis contactos de Facebook la siguiente reflexión con motivo no sólo de la visita de Chomsky a Hermosillo, sino de la reunión con Andrés Obrador (AnO, jejeje). En corto, lo que para muchas personas cegadas por cierta ideología de izquierda es un dato invisible, para mí, que veo la paja en el ojo ajeno—paja que está allí aunque también hubiera en mi ojo una viga– no lo es: el apoyo de Chomsky es un indicador fehaciente de que Obrador pertenece al mismo grupo político del corrupto Lula, Hugo Chávez, la corrupta Cristina Fernández de Kirchner y en general la izquierda devastadora de pueblos de Latinoamérica, el conocido como Foro de São Paulo.

***

Cuando era de izquierda leía mucho posmo y comentador superficialón, con un lenguaje medio rebuscado y grandilocuente. Me topé con Chomsky y me conmovió su claridad, su erudición y la seguridad con la que sostenía lo que sostenía.

Llegué incluso a disfrutar de un debate que tuvo con Foucault, otro de los favoritos de la militancia. Me carteé con Chomsky un par de meses sobre aspectos conceptuales del anarquismo.

A la vuelta de ser un poco más escéptico de esa ideología y crítico de los hechos, terminé replanteándome muchas posturas en particular mi opinión sobre el conflicto árabe-israelí, donde terminé pensando que era muy probable que los musulmanes de la zona estuvieran buscando un genocidio contra los judíos incluso antes de que se fundara Israel allá a mediados del siglo XX. El Gran Mufti de Jerusalen, Aj Amin al Husseini proveyó a Hitler de motivación y asistencia anti-semita. Hasta allá llega la cadena causal del odio anti-semita de los árabes de la zona de Israel.

En esos trajines, Chomsky ha sido muy crítico de Israel—la sociedad más libertaria de la zona– y en ese tema ha encontrado contrincantes ideológicos y factuales más a su nivel de dominio del arte del debate académico. Dershowitz, un profesor de derecho en Harvard, acusa creíblemente a Chomsky de inventar datos dificilísimos de falsear; documentos que sólo él ha visto, personas y dichos extravagantes, mezclados con afirmaciones verificables. Dershowitz dice a Chomsky que su información suele venir de ‘Planet Chomsky.’ Esto es, que Chomsky es un chairo. ¿Quién tiene tiempo de navegar en archivos físicos esparcidos entre Washington, Nueva York, Suiza, Londres, la Paz, Sao Paolo, y más? Yo le he cachado un par de estos datos de Planet Chomsky, con un montón de dificultades. Son sutilezas pero me las sugirió uno de los debates de Chomsky con Dershowitz; lo pueden ver en YouTube. Dershowitz no está claramente en un error al acusar a Chomsky de falsario.

Aquí está el quid. Chomsky se vincula cada vez más fuertemente con la izquierda narcotraficante y tiránica de Latinoamérica a través del llamado Foro de São Paulo. Chavez, Castro, Lula, Kirchner y otros. Esta afirmación la podemos corroborar nosotros. No se olvide que el modus vivendi de las FARC por mucho tiempo ha sido el mismo que los Zetas en México; secuestros, narcotráfico, extorsión, y asesinatos.

Hoy fue Chomsky a Hermosillo y se reunión con AnO. ¿Qué pueden buscar ese par? ¡Quién sabe! Esta es evidencia de que AnO está justamente en linea con fuerzas destructivas del más alto nivel mundial—y de la más alta seriedad–.

Pd. Un amigo, que se ha metido al tema del conflicto árabe israelí a extremos que yo he visto pocas veces, sostiene que Chomsky en su faceta de activista e ideólogo es un asset de la CIA. Hay alguna evidencia que apunta para allá. Uno de los argumentos que más me gusta es que para controlar efectivamente el poder del mundo, se debe controlar a TODAS las ideologías. Así se invierte en financiar a los más radicales para que se adueñen de un segmento de opinión. Lo demás es controlar a la marioneta, finamente, hilo por hilo. Hay evidencia concreta, no sólo especulativa.

***

Para los lectores de Crónica Sonora vale la pena traer, además de un dibujo que yo mismo me aventuré a hacer, un par de datos más sobre la integridad moral y política del famoso portento de la lingüística—logros independientes uno del otro– que el jueves pasado estuvo en Hermosillo.

El primero es que hay críticas serias que se han hecho tanto al Chomsky político como al Chomsky lingüista. Del Chomsky político pues no hay que dejar de notar lo que dice como lo que no dice. Es un crítico más bien blandito de los efectos del socialismo en Latinoamérica o de sus violaciones a derechos humanos del socialismo en el mundo entero. En el libro The Anti-Chomsky Reader editado por Horowitz se menciona el soslayo y hasta defensa del régimen—comunista– khmer rouge de Camboya que asesinó a cerca del 25% de su población en uno de los genocidios por razones políticas más dramáticos que ha dado esa ideología en el siglo XX. ¿Por qué alguien como Chomsky, supuestamente bien informado, de alto poder racional, estándares científicos y de ideología movida solamente por el interés del bien común incurriría en un error de este tamaño?

Como lingüista, en este mismo libro se discute un ejemplo técnico del que yo no soy experto y—confieso, tampoco he corroborado aún con mis propios ojos– y que parece sintomático. Aparentemente, nos cuentan los autores de este capítulo, A Corrupted Linguist (pp. 203-231), en el libro antes citado, Robert Levine y Paul Postal, que Chomsky afirmó en Syntactic Structures que todo enunciado en forma activa tiene un correlato estricto en forma pasiva:

Pedro ama a María

Tiene su correlato en voz pasiva sencillo:

María es amada por Pedro

Pero se le ofrecieron contraejemplos, supuestamente demoledores:

La panza pesa 20 kilos

No puede ser expresada en voz pasiva como el ejemplo anterior:

20 kilos son pesados por la panza

¡Quién sabe qué tan tajante es este error! Pero ciertamente se acusa a Chomsky de haber perdido prácticamente toda batalla en lingüística en el terreno de lucha que son los Journals especializados más estrictos y controlados por procesos rigurosos y académicos. ¿Por qué un preciso, superdotado y sutil pensador de nivel mundial cometería un error así de sencillo en su campo de mayor expertise?

El segundo dato es que debe notarse que viene a reunirse con uno de los candidatos, el que está mejor reconocido por la izquierda. Chomsky es parte del Foro de São Paulo. Toda esta es evidencia del tipo de plan, al menos a largo plazo, que tienen de hacer de México una versión de Cuba, Ecuador, Argentina de Kirchner o Venezuela. Son países cuyos PIBs crecieron anualmente hasta en un 17% (el ejemplo de Venezuela) y unos pocos años después les faltaba hasta papel de baño—ya no digamos hoy por hoy que se les mueren de hambre–. ¿Qué fortaleza económica es esa? Es una fortaleza tan frágil que los líderes ven necesario re-elegirse ad-náuseam. ¡Vaya sistema político!

Total. Para los que conocemos los barrios bajos o las entrañas de la izquierda mexicana—yo fui un militante por muchos años– sabemos que la reunión de Chomsky con AnO es un modo de respaldar su carácter de izquierda, nacional e internacionalmente. Había razones para ponerlo en duda: su coalición con el PES, la inclusión de Gaby Cuevas, Germán Martínez y la intromisión de Alfonso Romo, recientemente.

Antes que esto, se había puesto en duda su verdadero izquierdismo cuando incluyó y posicionó alto a Ricardo Monreal, a Manuel Bartlett, Manuel Camacho y otros colaboradores de Carlos Salinas de Gortari. En concreto, en Zacatecas por ejemplo prefirió AnO a Monreal, conocido por su dilección al dinero y proclividad al control político, que a connotados izquierdistas de mayor trayectoria, una de las cuales es la ex-gobernadora Amalia García (en concreto, esta historia del izquierdismo zacatecano, que gobernó 12 años la entidad, le valió un rebote al priísmo tanto local como nacional, de notable intensidad: el 60% de la gente que antes hubo apoyado tanto al PRD pejista como al PRD histórico, votó por Peña Nieto.

A manera de represalia, dicen algunos de mis conocidos, la gente de Monreal facilitó la entrada al narco que azota horriblemente a una entidad de por sí muy debilitada por la pobreza. Un reclamo justo que se le puede hacer a la izquierda tanto histórica como pragmática, es qué tan duraderos son sus frutos si en el lapso de una gestión de oposición “la cosa se va a descomponer” tanto). Esta historia se repite, aparentemente, en Tamaulipas, Quintana Roo, Sinaloa, Veracruz, y Morelos. Casi allí donde Morena es una fuerza significativa, ha coqueteado indecentemente con aquellos que al criticar le dan el capital político—poco o mucho– que tiene.

Y así las cosas. Lobos disfrazados de ovejas glam.

Texto y dibujo por Víctor Peralta del Riego



Acerca de

Victor Peralta nació en Hermosillo y creció entre Nogales, Ímuris, Hermosillo y Zacatecas, donde estudió Derecho y Filosofía. En 2005 entró a la Maestría en Filosofía de la UNAM de la que se está titulando con una tesis sobre la computabilidad de la mente humana y la incompleción de Gödel. Hoy en día se desempeña como docente-investigador en Cancún.


'Quién es Chomsky y qué hay detrás de su reunión con López Obrador' tiene 2 comentarios

  1. abril 5, 2018 @ 7:13 pm Juan Izaguirre

    Si la tesis de este texto, apoyada en “argumentos” de terceros, es que Chomsky “es un chairo”, y que por tal razón apoya a AMLO, estamos ante el espectáculo de ver cómo la lógica -¡elemental, ya no digamos aristótélica!, que ha costado en Occidente más de dos milenios construir- se haya en proceso de transformación. Baste leer en el texto el contrasentido consistente en que primero Chosmky es alguien “vinculado” al Foro de Sao Paulo, para enseguida asombrarse con la afirmación de que al mismo tiempo es un asset de la CIA.
    Pero la pieza “argumental” de piedra es la afirmación de que López Obrador “pertenece al mismo grupo político del corrupto Lula, Hugo Chávez, la corrupta Cristina Fernández de Kirchner y en general la izquierda devastadora de pueblos de Latinoamérica, el conocido como Foro de São Paulo”, ofreciendo como “evidencia fehaciente” el “apoyo de Chomsky” en la conocida entrevista sostenida entre ambos personajes, el 15 de marzo en Hermosillo.

    Responder

    • abril 7, 2018 @ 10:41 pm vperalta

      Gracias por la opinión.

      En efecto no es una demostración, y jamás fue tal la intención. Requiérese de mucha más información, y evidencia para llegar a una demostración fehaciente de una afirmación de ese tamaño. Esto, no obstante, no dejarían de ser datos y posibilidades–especulaciones- a tomar en cuenta.

      No toda información valiosa puede estar plenamente demostrada.

      Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora