Artículos por Guillermo Valenzuela

Nací en 1970 en Hermosillo. Crecí y corrí descalzo por las calles polvorientas del poblado El Saucito. Mientras mis hermanos y el resto de los niños de mi generación cazaban cachoras, yo juntaba chúcata y atrapaba chicharras en los mezquites. Cuando llevaba a pastar las vacas devoraba libros como “Lecturas Clásicas para Niños” y “Platero y Yo” que tenía en mi casa gracias a mi abuelo materno. Él me decía: la lectura y el estudio te ayudaran a cruzar el rio, una vez en la otra orilla serás una mejor persona. En el 2012 me gradué como Psicólogo de la Salud y actualmente cuento ya 14 años como bibliotecario y Mediador de Lectura. Me gusta leer más que escribir, pero cuando escribo expreso las añoranzas y las emociones internas en relación con la naturaleza.


3

El burro que se hacía largotote

Hagamos una pausa en nuestras desgraciadas vidas citadinas y vayamos a los pueblos, cogidos de la mano y pluma de Guillermo Valenzuela 🙂 En la época en que El Saucito empezaba a formarse había mucho monte, muchas ramas, palofierros, mezquites y en las milpas había siembras pues los pozos tenían agua para regar. Eran pocas…

2

Una mañana de primavera

Mi mamá nos levantó temprano. Aunque sea sábado a mí me gusta levantarme temprano, sobre todo en estos días cuando ya no hace tanto frío y en las mañanas se escucha el canto de muchos pájaros. En el pueblo las señoras se levantan antes de que salga el sol “para agarrar la fresca de la…

1

Fuera del rebaño

“… algo de dinero, un gramo de locura, un montón de afecto, quizás de amor…” Los novios búlgaros, Eduardo Mendicutti   Tengo recuerdos repentinos, como de películas antiguas, aunque solo cuento con cuarenta y cinco años. Como los adictos, soy un adicto confeso al flashback. Cuando percibo un cierto olor, la humedad, el calor… algunas personas…

6

El Retorno

Para los que ya no están, porque al nombrarlos se hacen presentes.   Era una tarde de esas de principios de febrero que por lo nublado no sabes si va a llover o por el aire frío quizá nos pesque una helada. Eran ya las siete de la tarde, muy oscuro y saliendo de trabajar…

3

Las visitas

“Me da gusto cuando vienen a visitarme, pero más gusto me da cuando se van”. Dicho popular en El Saucito   -¡Amá! ¿Cómo está? Juanito, saluda a tu Nana, pregúntale cómo está.   Licha llega a visitar a su mamá Chavelita, a su tía Carmela y a su hermano Enrique en el pueblo de San…

6

El Semental

Uff, vaya forma de abrir cancha la de don Guillermo Valenzuela de Mendoza, uno de esos talentos camuflados que deciden mostrarse al mundo a través de esta honrada casa editorial. Cojan agua, muchachos. Bien helada, por favor. “Macho calado / Ese soy yo / Macho calado / Ya probé y sí me gustó” Los Audaces…

Crónica Sonora