LA PG AGENDA: I, Al diablo con sus instituciones


Sirva este pequeño trabajo como un gesto de buenos deseos al Sr. Andrés Manuel López Obrador, Presidente de la República, ahora convaleciente por el maldito bicho, al igual que una inmensa cantidad de hermanos en todo el mundo. A su vez, felicidades a la Crónica en este su sexto aniversario. Sea este el sexenio de las mañanitas para la nación.

Cuando el mes de Diciembre se sucedieron en los medios, mesas, entrevistas y columnas a modo de evaluación de los dos años de gobierno de AMLO. La mayoría no pasarán a la memoria ni de los técnicos de producción, mientras otras, las gloriosas infundieron calma y sapiencia en su auditorio. Pienso en la célebre mesa virtual de Política y Rock n Roll que congregó a mi muy querido profesor Lorenzana, la potente activista Rosa María O´ Leary, y el carnalísimo narrador periodista doglover Imanol Caneyada. Como es frecuente en estos ejercicios, la elección y orden de los temas quedo a cargo de cada opinador y el diálogo mismo, el dúo moderador limitandose a eso, moderar los tiempos, turnos, y meter por aquí y por allá algún aquijón. Quien teclea escuchó más una expresión de expectativas encaminadas a propagar precisamente sus expectativas, antes que una evaluación del desempeño presidencial, que hubiera requerido un recorrido sobre lo planteado, lo posible, y lo necesario. Y si la razón es interesada por naturaleza a razón de esto es que metodizó. Léase esto como una confesión antes que una promesa, quedará al lector el hacerse de una ruta con cual guiar su doxa, tras este leve asomo.

* * *

Primeramente reconocer en el triunfo de AMLO 2018, la tristeza de que, como país, no hayamos podido hacer algo más que simplemente votar. Y puesto el huevo, constatar que la mayoría encontrase en la celebración o la lamentación la culminación de su praxis. Así como en la generación anterior se popularizó el disociar la ética de la política, en la nuestra se estetizó el disociar la política de la ética o bien, politizar sin vinculacion con lo estatal. Por no hablar de la nueva venganza de los oprimidos que si otrora fueron bailes, artes, argot, hoy son memes y más memes (confirmando a la historiadora Tesia Loustanu, “los memes son lo mejor de nuestra generación”). Con esto quiero decir que el Presidente es un Presidente con pueblo pero sin ciudadanía, y evidentemente, sin Partido. 

César dijo: simio se arrima al árbol más grande, y tal cual, Morena creció como Paricutín de chapulines en 2018. Célida López, Lily Téllez, Mario Delgado, y Mauel Negrete son su prdan de cada día, ojalá tú no seas así. En ocasiones la opinión pública encubre el que allá arriba, en la inmundicia del Estado y las postulaciones, siguen siendo mayoría. Eso sí, el PG tiene potentes alfiles en Ebrard y Sánchez Cordero y otros menos visibles, también ha despejado el campo a profesionistas talentosísimos lo cual era una tremenda deuda histórica, hoy hay los Gatell, los Santiago Nieto en el Gobierno, luego está la Sheinbaum que es esto de lo otro.Y no deja de venir a cuento el que Santiago Nieto haya sido retenido de lanzarse a la gobernatura de Querétaro por la misma mano que impulsó a Durazo a y en Sonora, mientras el primero muestra un desempeño excepcional y el otro es muy bueno para declarar. 

Esta soledad confluye en nuestra tradición presidencialista, la cual combina con el estilo personalista del Andrés de siempre, para decepción de muchos e impotencia de la República, el reparto del país por criterios ajenos al juramento, persiste. ¿Es el presidencialismo una maldición? Es inevitable concentrar extra poderes en turbulentas épocas de transición, así en los albores de la Inglaterra y Francia que postularon lo contrario al modernizar, como las de la socialista Rusia y Cuba quienes dijeron haber devuelto el power to the people, pare que sólo los grecolatinos fueron sinceros en reconocer y cuidarse de los males necesarios. El asunto es que, ni quien comparte el que esto es una transformación y le da la bienvenida, tiene garantía más allá del sexenio. Con esto intento bosquejar los rasgos principales del país en cual ejerce nuestro querido PG, dejando de lado lo relativo a nuestra dependencia con USA que en plena trifulca con China y Rusia plantea un desafío espectacular a la soberanía. 

Para lo sucesivo, decir que ni el Proyecto de Nación ni lo que entendamos por “4T” serán aquí la vara de medir, con esto no evadimos la reprobación al estilo con que los profesores improvisan evaluaciones con tal de darle a la SEP generaciones enteras súper aprobadas, no. Sucede que someter a juicio a una persona por lo que de esta dice de si misma es tan injusto como enjuiciarla por lo que nosotros queremos de ella. Ah, pero es que fue elegido por esto y aquello, ¡es un funcionario público! De acuerdo, tenéis razón, sólo no olvides que el “nosotros votamos por” encubre una diversidad de pores, cuidémonos de la advertencia del gran Alberto Herrera “común es el menos común de los sentidos”. Además tú y yo sabemos que nadie leyó el larguísimo Proyecto de Nación ni el expediente de la DEA sobre OneHundredFires. 

A Osiris corresponderá poner en balanza la totalidad los actos, palabras y pensares de Obrador, nosotros, pueblo, nos limitamos a afirmar “el combate a la corrupción” y “por el bien de todos primero los pobres” como punto de partida para la comprender el Gobierno de Andrés antes que evaluarlo en tono de consumidor. El PG dijo “en México la corrupción es y siempre ha sido el mayor problema y origen de los males, nada de que la explotación o la ineficiencia”. Que muy respetables los clásicos y la teorías fuereñas pero aquí no es dónde. Y da gusto que alguien piense por si mismo ¿a poco no? Si se pone de moda puede que dejemos de pedir nos invadan o de ser cómplices de Alien. Ahora ¿será cierto lo que dice?

El PG sugiere que las leyes y ordenanzas de la Corona para la indiada, la Consti de 1824, de la del 57 y de la del 17 se han incumplido; que hemos traicionado a los sentimientos de la nación desde el Virreinato hasta la Revolución (bueno nosotros no, los politicos, nos somos pueblo, pueblo es igual a víctima y vístima = bueno(!)). La ley es de dios y a nosotros nos distrae el diablo. La utopía es cielo y la historia el cuento de cómo no dejamos de caer. Y así siempre va a tener razón pues la humanidad no deja la costumbre de escribir leyes mejores a las que se cumplen, es más, si se escriben es para hacerse cumplir porque el barrio es otra cosa. Lo cierto es que no somos un pueblo respetuoso de la ley, ni de la razón, y desde la destrucción europea que nos parió, parece que todo nos ha sido impuesto incluso con nuestra colaboración. Los mismísimos Villa y Zapata cedieron a los hombres de letras el Gobierno al tomar el DF. Celerino, un triqui muy entusiasta que nos vendió café en el Parque México, dijo que los letrados de su pueblo sólo los han usado para venderlos, que ellos no son folklore, así dijo. 

Por otro lado, hay mucho de ventajoso en la consigna del combate a la corrupción.

De entrada, sí, rasca nuestro ombligo mítico porque “todo pasado fue mejor” y lo de hoy es la corrupción de la carne pues. Por el otro, pasa por se una consigna tan inocente que para todos tiene: a la clase media le dice que se joderá la clase política que jodió sus previas carreras a la presidencia, y que le ha jodido desde siempre. Como la clase media también ve en la clase política el pasaje del mal, pega. A la burguesía transnacional le dice que le va a quitar del medio a la oligarquía y los representantes del PRIAN, que le han salido muy caros, especialmente con las reformas estructurales que terminaron de legalizar el despojo a la naturaleza y a los trabajadores. Hasta con el narco pega, porque no se sumaría ni a la guerra ni a la tasación extra oficial de impuestos dando chanza a la legalización de sus fortunas mientras la pacificación, eso sí, con la UIF pisándoles los talones. Al proletariado lo que le urgía es dejar de pisar fosas o de caer uno, dejar de ser secuestrada, violada y vendida en partes: no falta quien meta al bote a Salinas y fusile a Calderón en sus oraciones, pero lo que le requete urgía era una esperanza. La promesa de la paz, en plena debacle… da en los nervios como aquél discurso zocalino tras la victoria “que nadie tenga que dejar el país por necesidad, que quien migre lo haga por gusto y no por necesidad” ¿Tú no lloraste? 

Pero el combate a la corrupción es mucho más que un arma electoral, es la vuelta e todos los sismos, o lo sería si al equipararlo al pecado original movilizara a ángeles y pastores. En vez de ello, el PG ve en el pueblo un tigre, pueblo bueno y trabajador si está en lo suyo, tigre amenazador si fuese por lo suyo. Hasta hoy prefiere absolver personajes deleznables a promover activismo como hiciera Tata Lázaro (mediante sus corpos of course).

Mas, este escenario de debacle, permite que sus acciones sean todo allá en el discurso… y que en verdad sean potentísimas ahí en el terreno real donde trabaja 18, 16 horas al día.

Recordamos aquella entrevista en que Gatell exponía como con el inmundo Fecal se cometió un crimen al vender no se qué como medicina, a sobre precio, en tiempos de la influenza; recordamos como subrayó, este país estaba a punto de convertirse en un estado in-viable. Tal era la corrupción como gusanos tras tus ojos. El combate a la corrupción afirma el Estado de Derecho, y esto es algo que le encanta a los ilustrados.  Suena muy bien en todas partes. Pero pareciese que el “Estado de Derecho” últimamente más tocado por fiscales y magistrados… y es la usanza, por el “Estado de Derecho” se han cometido vergonzantes violencias como aquella de golpear viejitas catalanas para reprimir su referéndum de independencia hace a penas tres años. Matar negros a golpes en EUA cada año.  Con el Estado de Derecho también se pretextaron Gortari y Salinas para exterminar zapatistas. El PG va más hondo, insiste en la ética, durante un cumpleaños del Aziz Córdova incluso llegó a soltar “si la justicia te pone a elegir entre lo legal y lo ético… no lo pienses mucho”. El PG prefiere el espíritu de las leyes que las leyes en sí mismas. El PG, al estilo de los profetas, sugiere que en la debacle todo puede ser derrumbado por y para el Pueblo. Como los profetas quizá, pero sobre todo como Morelos y la Constitución, aquí viene lo clave

Si el 39, “La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste.” es sabido, y es así desde la consti del 57, el artículo 40 que caracteriza a nuestra consti, sistema “una república representativa, democrática, federal” definió ya su concepto de democracia en el tercero “considerando a la democracia no solamente como una estructura jurídica y un régimen político,sino como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo”. O sea, mira cuánto margen le da, no sólo por la tradición presidencialista y el principio de representatividad que delega al PG toda nuestra voluntad, deja tú, sino porque esa democracia nunca se ha vivido en México.

Gobernar al estilo Cárdenas, propuso Taibo 2, en aquél curso de masas en 2018, y quien sabe cuántas veces juguetearon en privado con la idea, como el PG y Beatriz Muller con la idea de apostolizar la democracia like Madero el espiritista. En contraste, en una mesa sin mesa congregada en Librería Hypatia, el implacable Amílcar Peñuñuri no vio en el ejercicio del PG algo diferente a otro progresismo que conserva al neoliberalismo mediante programas asistencialistas. El agudo Lorenzana, por su parte, ve en el PG una remasterización del nacionalismo revolucionario versión Ruiz Cortínez quien se presentara como aantídoto a la corrupción del régimen sin descartar su doctrina. Yo creo, que si siempre cuesta distinguir lo nuevo y que si nada es nuevo bajo el sol Salomón coincidiría conmigo en que al calar tan hondo en la tradición jurídica y ética, y tan amplio en la inconformidad actual, a la vez que manso previniendo el qué dirán, es porque el PG sí quiere anunciar algo nuevo, potente: entre más difícil le hicieron la silla más se convenció de la connotación histórica de su paso por ella.  

Y que sí es diferente mas no como él o yo imaginamos o queremos.

Definitivamente los programas prioritarios son todos programas que tratan de materializar la democracia en el sentido que el artículo 3ro impone: mejoramiento económico, social y cultural del pueblo, becas para estudiantes, aprendices, y pensiones a ancianos; siembra de universidades, parques y centros deportivos, Chapultepec además de la recuperación de las paraestatales. Mas no creo que esta visión se sostenga por su oportunismo geopolítico al igual que el progresismo conservador del último grito neoliberal; pues la afirmación de la cultura y de su soberanía especialmente en materia de seguridad y política internacional, han sido discursos de los gobiernos que esta postura pretende compara cuando van de salida, no cuando van entrando, como es el caso. Mucho menos creo que se pueda soñar con Tata Lázaro, si hay quien aún insiste, empezando porque no se está persiguiendo un corporativismo y negociar sale más barato expropiar y re estatizar de golpe. La moralina sí viene casi igual al período de Ruiz Cortinez, pero en aquél aparece desprovista del núcleo ético-mítico tan fuerte en el mesías tropical, re teorizado por sus compas de la filosofía de la liberación que son lo del mero hoy.

A mi me parece, que lo que el PG está haciendo, es volver realidad la letra.

Que con su compromiso por la democracia “primero los pobres” está la afirmación de la Soberanía nos debemos al pueblo, yo ya no me pertenezco lo cual no pasa sin la re integración del Estado/Nación México.

El presidencialismo habrá podido aplacar a la División de Poderes, ceñir al Ejército mexicano, domar a la Iglesia, mas nunca por mucho tiempo, mucho menos en armonía, y ante todo: jamás en congruencia con el espíritu de esta República, de su constitución, por ende esta jamás ha logrado ser más que formal. Efectivamente, lo que Andrés Manuel se propone, es de grandes y ha sido de tantos. Maquiavelo decía que todo cambio deja la piedra angular para el siguiente, la historicidad de Andrés es igual, su transformación que es la restauración del sueño y por ende, de concretarse, sería el cuarto episodio de la de siempre al menos desde que desembarcó la modernidad, sería el cumplimiento de la Consti y la Consti es tan progresista que sería el advenimiento de algo diferente al capitalismo -aunque no reconozca la plusvalía- sería la puerta de salida de los transmodernos -aunque no critique su modernez. Porque la facultad de sacrificarse y volverse abono está en el adn del capitalismo y la modernidad.

El problema ha sido poner a cantar el mismo himno a todos los poderes de la tierra, y ahí está el Judicial del cual pretende se reforme desde adentro, el Ejército pueblo uniformado haciendo la logística de la nación, el Congreso apruébame el presupuesto, los evangélicos y católicos a la vanguardia, la familia como nuestra gran fortaleza, nuestra cultura como nuestra gran riqueza, el Pueblo que siempre es bueno porque todos los humanos son buenos. Ahí están sus afirmaciones que son postulaciones. El PG se enfrentó con un país tan destrozado, tan inviable, que lo único por lo que puede luchar es lo más y es salvarnos. Por eso, no deja de llamar mi atención, que aquél que gritara ¡al diablo con sus instituciones! Sea el que se haya echado encima la tarea de salvarlas descorrompiendo su carne. Qué paradójico es todo amix.

_

PS. O no, voy viendo que la cita completa es “que se vayan al diablo con sus instituciones”. Donde sus, no serían estas, aquellas se fueron con el ancien régime así como las 4 o 5 personas que se olvidó de absolver.

Por Paco Alonso Rascón



Acerca de

Vende libros, les manda saludos, viva Villa Juárez.


'LA PG AGENDA: I, Al diablo con sus instituciones' 1 comentario

  1. enero 28, 2021 @ 1:22 pm David ERG

    No para debatir, sino para justificar tanta anuencia para con el presi, más concurerdo…. Hay que pararse y ver por encima del status quo para poder hacer un juicio como tal… Salvo 2 o 3 puntos muy románticos, es clara la diferencia entre AMLO y cualquiera de sus antecesores contemporáneos o incluso extemporáneos, con todo y el contexto histórico que le tocó, o quizás por eso.

    Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora