Hermosillo, Sonora.-

Ya salió el peine. Si usted pertenece al sector afectado por fugas de drenaje en la ciudad durante diciembre pasado y este enero, muy probablemente se deba a que usted mismo -lo dudo, siendo lector de este medio- o algún cochino vecino tuvo a mal tirar pañales, caballos o cubrebocas por excusados, desagües o alcantarillas abiertas (ojo, ayuntamiento).

Así lo informo, el día de ayer, el coordinador operativo de Agua de Hermosillo, Herman Valenzuela: «Se han disparado los reportes referentes a fugas de drenaje aproximadamente en un 20%, y esto se debe a que las personas están haciendo mal uso de la red al arrojar pañales desechables, toallitas húmedas, cubrebocas, botellas de plástico, cajas, cobijas e incluso colchones y arbolitos de Navidad».

Los daños, añadió, pasan no solamente por afectar el servicio sino la propia salud de los hermosillenses y la de los habitantes del Poblado Miguel Alemán, donde también se ha presentado esta problemática en el incipiente 2021. Por último, pidió reportar telefónicamente cualquier anomalía al 073 sin dejar de volver al punto: «Obstruir deliberadamente el flujo de las aguas residuales no solamente afecta a terceros, también afecta directamente a las familias de quienes hacen mal uso de la infraestructura».

Las siguientes imágenes -proporcionadas por la dependencia- son por demás elocuentes.

Por Benjamín Alonso

Sobre el autor

Premio Nacional de Periodismo 2007. Director de Crónica Sonora. cronicasonora@gmail.com

También te puede gustar:

2 comentarios

  1. Que desgracia que en siglo XXI, la gente sea más sucia que nunca, esto no solo es ignorancia, sino una gran alevosía.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *