Iniciaré este artículo señalando que no guardo ninguna animosidad personal hacia el candidato de la alianza opositora Va por Sonora, que lo postula a la gubernatura el estado, por lo que estas letras no tienen una motivación rencorosa o un fin político perverso.

Tengo especial aprecio por su familia, en particular hacia don César Gándara, padre, y su hijo, César, recientemente fallecido, con quien mantuve una larga amistad y afinidad intelectual.

A Ernesto tuve la ocasión de tratarlo brevemente y de forma esporádica a lo largo de los años. Creo que la primera ocasión en que lo saludé fue en Paseo de la Reforma, gracias a su papá que me lo presentó  al encontrarnos casualmente en esa famosa avenida mexicana. Entonces era un jovencito que iba a estudiar a Francia, según dijo su padre.

Por otro lado, no he sido su colaborador político en ningún momento de su carrera profesional, tampoco cuando fue alcalde de Hermosillo, ni en sus luchas por ser candidato a gobernador del estado en 2009 y 2015, pero fui testigo cercano de cómo los gobernadores Bours y Beltrones no lo vieron bien.

En 2009, el grupo de jóvenes llamado  burlonamente “la sub-17” actuó para frenar sus aspiraciones . En 2015 se repitió la historia y Ernesto mordió el polvo. 

En los medios políticos se comentó entonces, 2015, que fue el propio Peña Nieto quien le pidió a Gándara que “lo ayudara” renunciando a su aspiración, a pesar de que la encuesta que hizo el PRI colocaba a Ernesto con mayor aceptación.

Gándara se “disciplinó”, según dicen algunos priístas, cuando se les hace ver la forma indigna con la que frenaron a Gándara.  

En ambas ocasiones su base social le dio la espalda al PRI. En el año 2009 votó por el panista Guillermo Padrés  y en 2015 votó en favor de Claudia Pavlovich gracias a que Gándara le brindó su apoyo en un famoso acto público. 

Sin embargo, en la elección del 2018, la mayoría de la sociedad le dio la espalda al PRI, de manera abrumadora, votando en favor de MORENA en la casi la totalidad de las alcaldías y  diputaciones locales. Las principales ciudades del estado, incluyendo la capital, Hermosillo, son gobernadas por personas arropadas bajo la bandera de MORENA.

Para la elección de este año, dada la derrota del PAN y del PRI del 2018, y el posible triunfo del candidato de Morena, Alfonso Durazo, los grupos de poder se unieron, a pesar de su diferencias, para postular un candidato de “unidad”, ante la posibilidad de que pierdan sus áreas influencia política, claro, pero, sobre todo, económica. 

El candidato seleccionado fue el tantas veces vilipendiado y ofendido Ernesto Gándara.

Sus promotores cercanos, los de mayor confianza, le gritan que “ahora sí llegó su turno”, pero  los votantes sonorenses saben  lo que aconteció con Gándara en el pasado.

Quienes dominan al PRI y al PAN, al igual que al PRD, ya saben que Gándara perderá la elección. Sin embargo, parecen utilizarlo siguiendo consignas de sus dirigentes en la capital del país. En el plano estatal buscarán rescatar algunas alcaldías y diputaciones y tratarán de presionar a Durazo, creándole un “contrapeso” político que más parece un sueño guajiro que una posibilidad electoral.

La campaña no inicia todavía legalmente, pero, sin duda, no será una elección sencilla, como no fueron las de 2009 y 2015.

Sin embargo, aquellas fueron luchas por el poder que se produjeron al interior de los grupos dominantes de Sonora. En esta ocasión será en contra de un partido político y de un candidato que no obedecen a sus intereses y que no forman parte de su “establo”.

Esa es la gran diferencia.

Por Héctor Apolinar Iribe

Gándara Camou en una imagen de El Economista

Sobre el autor

Nació en Ciudad Obregón. Periodista, escritor, exfuncionario público y exactivista. Ha ocupado diversos cargos: Director general de Educación Media Superior y Superior de la Secretaría de Educación y Cultura (Sonora), Coordinador de los campus La Paz y Los Cabos, Baja California, de la Universidad de Tijuana. Excolaborador de Lupa Ciudadana, Letras Libres, VanguardiaInfo.com y Dossier Político.

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *