Cuentos chinos y cuentos oaxaqueños


Recientemente escuchamos que en la región de Wuhan el gobierno de China edificó un hospital en tiempo record:10 días. Toda una hazaña, se trata del Hospital Huoshenshan de 34,000 metros cuadrados, edificado con el objetivo de contener el coronavirus. Qué chiste es prefabricado dirán algunos, pero eso no obsta para que conste que es toda una proeza pues tiene dos pisos y en poco más de una semana empezó a recibir a sus primeros pacientes. No somos testigos de este hecho tan solo lo conocemos de oídas y lecturas en los medios de comunicación y sin embargo tendimos a creerlo.

Meses atrás, vi en un video que en la misma China habían levantado un puente en un fin de semana… sí leyó Usted bien. Por supuesto que una puede responder que aquí también hacemos muchos puentes los fines de semana; pero no, estos eran puentes de concreto. En resumen, el video muestra lo siguiente: el viernes por la tarde cierran la circulación en una avenida y trabajan duro, día y noche, sábado y domingo y el lunes siguiente pasan los autos como si cualquier cosa. ¡Puros cuentos chinos! En estos tiempos de virtualidad real es difícil saber si el video no está alterado, le dejo a Usted, mi tercer lector, la tarea de verlo y hacerse una mejor opinión.

Cuentos y cuentas chinas, pero ¿qué tal y es verdad? ¿No podríamos contratar una brigada de trabajadores con su maquinaria, su tecnología y su control sobre la corrupción para que terminaran, en caridad de Dios, la famosa cuatro carriles? ¿En cuántos meses la concluirían los trabajadores orientales? Suponemos que no les llevaría mucho tiempo si tan solo son 687 kilómetros de ida y otros tanto de regreso. ¿Cuántas empresas necesitarían? Es importante la pregunta porque según la propia Secretaría de Comunicaciones y Transporte, en su reporte titulado Estación Don-Nogales 2013-2018, en la construcción de la mencionada carreta, han participado más de 100 empresas… toda una hazaña ¿Cómo se consigue eso? 

Andando en el tema, dimos con los videos de los caminos de Oaxaca, esos que la 4T está impulsando en el estado sureño. Décadas tenía la gente pidiendo ayuda para la construcción de rúas que les permitieran conectar las cabeceras municipales más marginadas con alguna carretera pavimentada y al parecer con este programa lo están consiguiendo. Se trata de un proyecto de autoempleo en el que la comunidad aporta la mano de obra y el Gobierno Federal suministra la inversión. Son unos caminitos encantadores, una interesante combinación de piedra con cemento hidráulico como el que 200 personas de la comunidad de San Juan Atepec se dispusieron a construir bajo la supervisión de la propia Secretaría de Comunicaciones y Transporte. ¿No estará alterado el video?

El programa sin duda busca generar empleo pues han decidido hacerlos casi de forma artesanal utilizando maquinaria solo para el transporte de los insumos y las revolvedoras de cemento de tal suerte que se contrata la mano de obra de los hombres y las mujeres para limpiar los terrenos, seleccionar las piedras, acarrear los materiales; en fin, todo un ejemplo de coordinación. Evidentemente, al hacerlos a mano les llevará más tiempo que los puentes y los hospitales de China; se trabaja a razón de un kilómetro por mes y tienen un costo de poco más de 4 millones por kilómetro. 

Dicen que el pasado mes de enero, en Santo Domingo Xagacía, el comité ciudadano de la construcción del camino que une a este poblado con San Pablo Yaganiza decidió regresar el dinero que sobró al mismo presidente Andrés Manuel López Obrador. Según los resultados finales, el ahorro fue del orden de los 267 mil 340 pesos. ¡Puras cuentas oaxaqueñas! 

Recientemente, en una visita a la región de Bayajorit en el municipio de Etchojoa, nos encontramos con que algunas mujeres no pudieron llegar a la reunión de trabajo, simple y sencillamente porque la lluvia no les había permitido salir de sus comunidades. ¿Y si hiciéramos unos caminos como los de Oaxaca? ¿No podrían los hombres y las mujeres de la región del mayo construir unos iguales? ¿O serán puros cuentos?

 



Acerca de

Cajemense. Demógrafa. Profesora investigadora de El Colegio de Sonora. Contacto: lcastro@colson.edu.mx


'Cuentos chinos y cuentos oaxaqueños' tiene 2 comentarios

  1. febrero 28, 2020 @ 3:56 am Many mendivil

    De los dias cuando por sdemas no conciliaselsueño y casualmente veo en face una nota tuyay me adentro aki en tu pagina manito y poss un deleit poder leerla enserio.

    Responder

    • febrero 29, 2020 @ 10:36 am Benjamín Alonso

      ora ora, Many. muchas gracias por los parabienes. supongo algo le tocará a la autora del artículo. y si no, pues gracias igual 😛

      Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora