La Ruta 9, Maluma y el niño



El debut de Eduardo Barajas-Serna en esta casa editorial 😀


Hermosillo, Son.-

El viernes me encontraba en un viaje espiritual a bordo de la Ruta 9.

Les voy a ser honesto, no he dormido bien desde hace 2 meses. He tenido el sueño muy desequilibrado y en general he estado muy agotado, por lo que me gusta tomar estos tiempos a solas para despejar la mente.

Estaba hasta el culo. El camión, como siempre, sin importar la ruta, hasta la verga cual lata de sardinas. En lo que el vehículo giraba sus llantas para seguir con su camino, Yo me encontraba parado sujetándome del barandal escuchando una y otra vez “My Shot”, del musical Hamilton, para aplicarlo a mi situación actual y así tomar un poco de inspiración en mis decisiones futuras.

Miro a mi alrededor. Miro a todos y contemplo el todo.

Mi “querido” Hermosillo: Con sus cerros rocosos, su aire polvoriento, su caluroso clima y su sudorosa gente. ¿En qué estarán pensando ellos? Me pregunto. El chofer, las estudiantes que están al delante del camión, los batos al final del mismo, las amas de casa frente a mí.

¿Estarán tan conscientes del futuro como Yo? ¿Vivirán centrados en un “Ahora” que les impide pensar más allá de sobrevivir con la quincena actual? ¿Qué tal ese gordito que está siendo regañado por su madre igual de gorda? ¿O el chamaco morenito que está a mi derecha?

En fin.

No fue hasta unos 15 minutos después que se desocupó un asiento del camión. Y no tenía que moverme, el asiento libre estaba justo enfrente de mí. Pero al estar tan clavado en mis propias ideas, decidí dejárselo al niño morenito que estaba a mi derecha.

Mientras organizaba mi mente, veo que este niño abre su mochila y saca una hoja en blanco, y me pregunto: ¿Qué tendrá ahí? ¿Algún examen o alguna tarea? El niño extiende la hoja y es un mini-poster de Maluma. El intérprete de grandes éxitos contemporáneos como «Cuatro Babys» y «El Perdedor».

Y para poner la cereza sobre el pastel, este chamaquito contemplaba al cantante con toda la ilusión del mundo. O sea, no le vi los ojos, ¿no? Pero por la forma en la que sostenía el poster con sus dos regordetas manos, era obvio que él estaba viendo algo que Yo no.

Este niño veía algo más allá en Maluma y en toda su malumezca belleza.

A pesar de mi carácter burlesco, sorprendentemente no me río. A pesar de la impredecible naturaleza del evento, simplemente no puedo reírme, tal vez por el cansancio pero… No, simplemente no puedo.

Claro que mi primer pensamiento fue algo como: “¿Qué le pasa?, ¿Descubrió que es gay?” Pero además de eso decidí ver más allá de las cosas, justo como mi morenito amigo.

Después de tomarle la foto que están viendo en compañía de este texto, me quedé viendo la manera en la que el niño admiraba a Maluma. Cómo giraba el poster para verlo desde varios ángulos, cómo volteaba por completo la imagen para aparentar que no estaba viendo un poster de Maluma y así disimular la situación…

Pudo haber sido un poster de Batman, una imagen de Los Guardianes de la Galaxia, un cartoncito de Lionel Messi  de esos que te salen en los panes de Bimbo… Yo qué sé, una estampa de algún santo, inclusive una foto de Adolf Hitler me hubiera más parecido, más comprensible, pero no… Maluma.

En lo que continuó el viaje, alguien grita “¡Bajan!” y el camión se detiene. El niño guarda el poster en el costado de su mochila; de la misma forma en la que tú y yo guardábamos las cartulinas antes de exponerlas frente al salón. El niño toma su mochila y se baja. Volteo mi mirada y lo veo dejar el pesado y caluriento vehículo, dirigiéndose a una residencial toda malandra.

Hay un lugar libre y me siento para contemplar el contexto de lo que acabo de presenciar. Acabo de ver a un niño, que lo más seguro es que viene de un salón igual de jodido que su hogar, pasando por otro polvoriento día; pero que de alguna forma encuentra la fuerza para seguir adelante en una imagen exitosa ante sus ojos.

En un modelo a seguir. En un héroe. En Maluma.

Les voy a contar algo: En mi cuarto tengo paredes blancas y en ellas me gusta pegar diversas imágenes para llenarlas. Estas pueden ser imágenes de paisajes de revistas, algunas celebridades, notas de periódicos, todo lo que me llame la atención para así crear un enorme collage a mi alrededor.

Y sí, dentro de este collage tengo algunos de mis ídolos también: Del Toro, Abrams, Nolan, Lucas, Cuarón, Tarantino, Spielberg, Jackson y los hermanos Wachowski, en ese orden. Y aunque paso más tiempo contemplando sus respectivas obras, más que sus personas, la verdad es que no hay diferencia entre ese gordito y Yo cuando reducimos todo a un: «Hey, me gusta lo que él hace. Yo quiero hacer algo como él y lo haré algún día».

O a lo mejor simplemente es gay y ya. Quién sabe.

Antes de que me gane el lado burlesco (porque créanme, es una de las mejores cosas que he encontrado en mis exploraciones), les diré de todo corazón que Yo creo en ti, niño gordito-morenito fan de Maluma. No sé qué carajos pretendes con tu vida, pero creo en ti. ¿En qué exactamente? En lo que tú quieras.

Si tu sueño es estudiar artes, emprender una carrera como músico y así poder viajar lejos de tu jodida colonia, te apoyo.

Si tu sueño es llegar a los veintitantos años, famoso y mamado para calentarle los motores a las morritas de prepa, te apoyo.

Si tu sueño es casarte con un cantante de reggaeton y vivir de mantenido como el joto que eres, te apoyo.

Si tu sueño es hacer caer el capitalismo y llevar a la raza aria a su vieja gloria en honor a la antigua patria Alemana, te apoyo.

Porque al final del día, lo que el mundo siempre requiere son modelos a seguir para que las futuras generaciones tomen la iniciativa suficiente y encuentren en nosotros la fuerza para no temerle al mañana. Para que no tengan miedo de aprender cosas nuevas y así poder dedicar su vida a forjar la mejor versión de sí mismos; y así poder iniciar el ciclo nuevamente con las generaciones que vendrán y las que vendrán después de esa.

Por el momento solo me atrevo a imaginar lo que mis hijos podrán ver en un futuro. ¿Llegaré a ser un hombre capaz de llenar de inspiración a las futuras generaciones? ¿En algún par de décadas habrá algún niño contemplando mi imagen de la misma forma en la que este individuo contemplaba al cantante pop? Tengo la suficiente seguridad para decir que sí, pero aún tengo mucho en qué trabajar para poder ser la mejor versión de mí mismo.

Todos tenemos mucho en qué trabajar para poder ser la mejor versión de nosotros mismos.

Y quién sabe, tal vez en un futuro este niño sea el que le esté provocando los primeros instintos sexuales a nuestras hijas. Solo el tiempo lo dirá.

***

Me gustaría concluir este texto con otra pequeña anécdota.

Ese mismo día, hace un par de horas, me encontraba recorriendo los pasillos de Musas (Museo de Arte de Sonora. Nota del editor) observando cada una de las cuatro exhibiciones que tiene disponibles. Miré cada pintura, cada escultura y cada texto que me parecía interesante.

Ninguna “obra de arte” despertó tanto mi reflexión como ese niño contemplando a Maluma.

Lo que me hace concluir que no hay mejor manera de buscar inspiración que en la gente que nos rodea y preguntarnos qué es lo que podemos llegar a ser para ellas, qué es lo que somos para nosotros ahora, y en base a esto, qué es lo que terminaremos siendo para el futuro de nuestra sociedad.

See you space cowboy…

[Por cierto, ¿alguien tendrá esa foto de Maluma? La quiero poner de block screen y neta que no la encuentro]

Texto y fotografía por Eduardo Barajas-Serna

 



Acerca de

Soy un joven de 19 años, me gusta el cine y expresar mis ideas mediante escritos.


'La Ruta 9, Maluma y el niño' tiene 20 comentarios

  1. mayo 23, 2017 @ 11:21 am gbymtz

    jajajajjaja
    Nooo niño, aun estas a tiempo, sálvate!

    Responder

  2. mayo 23, 2017 @ 12:29 pm Chofer de la ruta 9.

    Eres todo un Maluma de la crónica y la reflexión. Bien ahí.

    Responder

  3. mayo 23, 2017 @ 1:14 pm lidia

    Si te volvieras a encontrar a éste inocente niño, cual sería tu proceder? De qué manera le demostrarías tu apoyo entorno a su gusto y admiración por Maluma? #todossomosniñoMaluma

    Responder

    • mayo 23, 2017 @ 6:57 pm Eduardo Barajas-Serna

      Le mandaría el link a esta página para que así viera que, inconscientemente, él logró motivarme a seguir mis propias metas también. Imagínate que te dijeran eso, ¿Qué bonito, no?

      Responder

      • mayo 23, 2017 @ 9:36 pm Lidia

        Jeje Buena respuesta. Tienes un estilo ácido y tierno a la vez. Muy bien.

        Responder

  4. mayo 23, 2017 @ 1:28 pm Beaujolais

    «Si tu sueño es casarte con un cantante de reggaeton y vivir de mantenido como el joto que eres, te apoyo.»
    todo iba bien,hasta me habías atrapado en la lectura, pero esta linea.? que despectivo.
    tal vez tu también seas gay y sueñes ser mantenido por Del Toro, Abrams, Nolan, Lucas, Cuarón, Tarantino, Spielberg, Jackson. como el joto que eres,pero te apoyo.

    Responder

    • mayo 23, 2017 @ 2:02 pm Karla

      Coincido en que suena muy despectivo. A mi me pareció un texto divertido y chusco. Salvo esa linea, que me parece de mal gusto. Los niños merecen nuestro respeto, por el simple hecho de ser niños. Me pregunto qué pensaría y como se sentiría el niño sobre éste texto, si lo leyera siendo ya un adulto. En fin.

      Responder

      • mayo 23, 2017 @ 2:10 pm Benjamín Alonso

        Quiera dios que, cuando adulto, este rechoncho se ría sabroso leyendo a Crónica Sonora 😉

        Responder

        • mayo 23, 2017 @ 3:17 pm Karla

          Eso sería lo mejor que pudiera pasar. Eso y que rectifique a tiempo su inclinación hacia Maluma. Y, en caso de que saliera «joto mantenido», lo bueno será que tendrá el apoyo del autor.

          Responder

      • mayo 23, 2017 @ 7:58 pm Eduardo Barajas-Serna

        Neta que si me pueden mantener los 8 mejor. Ya en serio:

        Manejo un sentido del humor muy ácido, que como en una sola línea ya podrán haber notado. Aprovecho mi capacidad de ser muy descriptivo para sacar de onda a los demás, y la verdad es que aunque no es una acción que parta con malas intenciones, son más las veces en las que se mal entiende mi actitud con el mensaje y el ambiente se convierta en algo incómodo / de mal gusto.

        Sinceramente no me molesto por este tipo de situaciones ya que me gusta ver la vida con mucho humor, ya sea del bueno o del malo que le rosa a lo ofensivo (Encima de que Yo solo me busco esto ps). En base a las reacciones de familiares y amigos estoy muy, MUY al tanto de lo molesto que puede llegar a ser esta actitud extremista y cínica cuando me paso de lanza con algo, pero el chiste es usar un poquito de esas cualidades para darle un poquito de chispa a los eventos de la vida cotidiana.

        Sin embargo, en futuros textos nos iremos conociendo mejor, verán que esta forma de ver las cosas se basa en una forma payasa de ver las cosas más que en una manera legítima de desprecio.

        Responder

  5. mayo 23, 2017 @ 1:36 pm LordZoz

    Republica independiente de Sonora!!!!!!!!!!

    Responder

  6. mayo 23, 2017 @ 5:26 pm Guillermo Valenzuela Mendoza

    Felicidades!!! Muy buena crónica, tiene un tono discriminatorio en sus adjetivos y arrogante, que está perfecto pues son descripciones de la personalidad del propio autor y él las aclara, me ha divertido, siendo gay no me ha movido el tapete ni me lo moverá ya que me acepto como tal, felicidades de nuevo

    Responder

    • mayo 23, 2017 @ 7:49 pm Eduardo Barajas-Serna

      Siempre me ha dado curiosidad como los homosexuales procesan mejor los chistes discriminatorios, la verdad. Esas no fueron las intenciones de ciertas líneas, claro está, ya que todo parte de mi actitud arrogante tal como comentaste, pero aun así me encanta ver que exista gente que vea los chistes como un chiste más y comparta este sentido del humor brusco.
      Muchas gracias Guille, ahí nos vemos c;

      Responder

      • mayo 23, 2017 @ 9:16 pm Guillermo Valenzuela Mendoza

        Puedes leer un poco de mis ideas y expresiones aquí mismo en CS: El Semental y Fuera del Rebaño que son de Temática Gay y otras también que me ha publicado el Benji como El Retorno, Las Visitas, Una Mañana de Primavera…

        Responder

  7. mayo 28, 2017 @ 7:55 am luis

    el texto me parece escrito en un tono despectivo y en consecuencia no me gustó. Ya leí que te justificas diciendo que tienes un humor acido o nosequé, pero aún así me parece que, te das tus aires de cineasta (adoras a Spielberg Del toro etc,) y desde allá arriba donde estás, te dignaste a viajar en un ruta 9, y haciendo una expresión de fuchi (haz de cuenta político en campaña, saludando a la raza en un mitin en el mercado municipal) observaste a un mortal, un niño (gordito ! asco! morenito, doble asco!) observando un poster de Maluma (reggetonero! triple asco!) sumado a lo anterior, siembras la sospecha de que es gay. No me lo tomes a mal, pero no deja nada bueno ser creido y mirar a la gente hacia abajo, sean niños, morenos, gays, jotos, pobres, cineastas, reggetoneros o lo que sea.

    Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora