Uy, sí, los “clasistas” de la Modelo, no vaya a ser…


Con el boom de las redes sociales digitales y el ascenso de la corrección política como modus operandi (más que como modus vivendi) se ha vuelto insoportable la estupidez y la hipocresía de las buenas conciencias que todo les duele. En esa bolsa cabemos los inmaculados ciudadanos y los medios de comunicación también.

Es el caso de Sin Embargo (SE), portal noticioso que se ha sumado a la oleada de ataques malintencionados hacia los vecinos de la colonia Modelo, aquí en Hermosillo, que lo único que buscan es limpiar la mancha de indigentes que les ha robado la tranquilidad, fenómeno muy conocido en esta desnaranjada ciudad, especialmente en años recientes.

Pues bien, resulta que SE tuvo la gran idea de tergiversar el contenido de la demanda ciudadana inventando (WHAT THE FUCKING FUCK!) que los vecinos van contra los «migrantes», sector poblacional -o palabra, según se quiera ver- que jamás aparece en el volante repartido por los vecinos en el barrio en aras de boicotearlos: repito, a los indigentes, no a los migrantes.

Y es que la diferencia -usted lo sabe mejor, avispado lector- es mucha: un indigente es alguien que ha renunciado a la imagen pero sobre todo a hacer futuro; un migrante, en cambio, es alguien que lucha por hacerse de un futuro, ya para él, ya para los suyos. Qué sucede, que Sin Embargo se adhiere a la retórica nacionalista ramplona tejida en torno a Donald Trump, y si no lea cómo inicia su nota: «En el México que no quiere muros»… Ay, qué lindos. Lean la entrada completa:

…»y, por supuesto, para los migrantes». Bien ahi, «Redacción». Enseguida, equipara lo de Hermosillo con lo de Tierra Blanca:

Ah qué mi diario digital, ¿cómo que «también»? Bueno, después presenta las cinco recomendaciones que el volante hermosillense contiene, vuelve al caso veracruzano y cierra:

Lo decía líneas arriba y lo reitero: qué maneras de insuflar a las masas. Por supuesto, somos campeones (los mexicanos, no se diga los sonorenses) en racismo y clasismo, pero de eso a invisibilizar los problemas causados por indigentes y migrantes, o peor aún, a trastocar el sentido de una demanda por demás legítima, hay mucha diferencia. Y bueno, como era de esperarse en una sociedad idiota, que no lee nomás comenta, ahí va la turba iracunda a manifestar su «vergüenza», «qué oso», «somos nota nacional»… Uy, sí, no vaya a ser.

Y a todo esto, ¿usted ha leído el volante que aquí nos tiene? Ai’ le va:

¿Dónde están los migrantes? Aún más, ¿dónde el clasismo? Ahora resulta que todos hemos adoptado a un indigente. Ajá. Que si lo vemos estropear la basura, rayar el carro o asustar a los niños, sonreímos y decimos «pobre señor, él no tiene la culpa». Ajá, ta güeño. «Venga, señor indigente, apesta a rayos pero no importa, mi casa es su casa»… ¿Saben qué?, chupen pero no mamen.

Por Benjamín Alonso

OJO, cuando la nota de Sin Embargo, periodismo digital con rigor (así dice su eslogan) es compartida en Facebook, hoy día el principal enlace entre medio y lectores, dice llanamente «expulsar a migrantes», ya ni siquiera «migrantes indigentes», como reza la cabeza de la nota.

 



Acerca de

Premio Nacional de Periodismo 2007. Director de Crónica Sonora. Contacto: kiktev@gmail.com


'Uy, sí, los “clasistas” de la Modelo, no vaya a ser…' tiene 15 comentarios

  1. agosto 8, 2017 @ 12:19 pm Sergi Rodrigues

    Querido Benjamín, me ha costado entender tu postura… entre lo que dicen unos, lo que citan otros y lo que comentan los demás. Jajajaja. Conociéndote, me imagino cuál es tu postura. Pero te agradecería que añadieses abajo de mi comentario una nota aclaratoria, resumiendo tu postura. Así como para evitar malentendidos 😉

    Dicho esto… a ver, por puntos:

    1- he releído la nota original y no encuentro la palabra «migrante» en ningún lugar. Así que me imagino que el hecho de que los de «Sin Embargo» la hayan añadido a su publicación es lo que te ha enervado.

    2- efectivamente, mezclar indigencia con migración es cuanto menos manipulador, cuando no maquiavélico. Yo soy migrante (del otro lado del Atalántico) y soy de todo menos indigente (por de pronto!). Y además, siempre me ha hecho gracia que a los gringos «estacionados» en caravana por nuestra costa sonorense (muchas veces en casas rodantes) sean llamados «turistas» y no migrantes… ¿verdad?

    3- Todo sea dicho de paso, no tengo nada en contra de los migrantes (yo lo soy), y mucho menos de los indigentes. Es innegable que la indigencia como fenómeno social conlleva sus inconvenientes para los ciudadanos no indigentes. Pero en el país guadalupano por excelencia, me sorprende tanta **alergia** al necesitado, la neta! Me falta más amor por el prójimo y menos ansias de confort para uno mismo.

    4- Peor aún, estoy esperando ver algún día que se inicie en México (me conformo con que sucediera en nuestra ciudad) un debate profundo acerca de las causas de la indigencia y no tanto de las posibles medidas «paliativas» (que por norma son para ayudar al no indigente, no al indigente). ¿Soy el único al que le preocupa la creciente precariedad económica de más y más población en nuestro país, y que es la obvia razón de que los indigentes estén dejando de ser un caso aislado y «pintoresco» para ser algo generalizado y habitual en nuestras calles los días de recogida de basura? La creciente desigualdad económica y la injusticia social (=falta de igualdad de oportunidades y evidente prevalecimiento de privilegios de nacimiento) son el detonante no solo de la indigencia, sino de la delincuencia.

    5- Alguno que me leyese (y que sé que no me está leyendo) posiblemente sacaría aquí a relucir el tema de las drogas, y trataría (tratan) de «explicar» la indigencia y la delincuencia común (la del malandro, no la del regidor oportunista o la del empresario estafador) por causas relacionadas con «depravaciones morales» del tipo de las drogadicciones, pocas ganas de trabajar, y toda clase de insultantes justificaciones absurdas. Obviando la causa más obvia: que la vida de una tercera parte de la población mexicana es evidentemente una porquería de vida sin futuro, o sin un futuro más prometedor que la siguiente pisteada en el siguiente fin de semana.

    Benja, urge crear un foro para debatir cuestiones de desarrollo integral de nuestra sociedad, buscando levantar nuestro nivel de progreso empujando desde abajo de la pirámide, y no como ahora halando desde la puntita de la pirámide. No solo es la postura más humanitaria, s también la más sostenible a largo plazo. Y me extraña que nuestra «cúpula» económica y política no preste más atención a este enfoque. Creo que no es por malicia, simplemente es por desconocimiento. El «WIN-WIN» comienza a ser una filosofía que está impregnando todos los ámbitos de negocios. Y ya toca empezar a aplicarlo a la esfera política-administrativa. O vemos porqué todos mejoren, o nos iremos degradando de forma descontrolada y cada cuál por su parte. Disculpen, es mi opinión.

    Saludos!
    Sergi

    Responder

    • agosto 8, 2017 @ 12:43 pm Elvia Beatriz

      De acuerdo!!
      Ayudar al indigente
      Tantas iglesias de oquis!!

      Responder

      • agosto 9, 2017 @ 12:02 pm Benjamín Alonso

        Supongo que la iglesia de Santa Edwiges, emblemática de la colonia Modelo, ya está llena.. o estará de oquis también? O de ahí salen y siguen por la Modelo, yo qué sé.
        Saludos, Elvia, y gracias por comentar 🙂

        Responder

    • agosto 8, 2017 @ 1:23 pm Mercedes Bejarano

      Muy de acuerdo con usted…. todo esto de los indigentes lo causamos nosotros mismo como sociedad dejada de gobernantes corruptos que sumen cada vez mas al país en la pobreza y miseria…. Que fácil es querer que no pasen por una colonia o calle, donde buscan algo que los demás dejan para subsistir… quizás los indigentes caen en el robo pero no todos y la desesperación nos hace que hagamos eso y mas cosas…. quizás si todo sigue asi volvamos a la barbarie… pero todos tenemos derecho de andar por las calles, asi que no pueden impedir que ya no transite gente de condición humilde por allí.

      Responder

      • agosto 9, 2017 @ 1:27 pm Benjamín Alonso

        Quizá, Mercedes, sólo quizá… Y los de la Modelo no están por restringirles el paso a los indigentes, sino por dejar de ser atractivos para ellos.

        Saludos 🙂

        Responder

    • agosto 9, 2017 @ 10:32 am Benjamín Alonso

      Finísimo Sergi, ai’ te voy: me enerva la crítica simplona, el lloriqueo y la hipocresia de gran parte de nuestra comunidad. Igual la manipulación (¡invención!) de Sin Embargo.

      1.- Cuál nota original? Yo sólo conozco la que trabajo y cito: http://www.sinembargo.mx/05-08-2017/3279032

      2.- «Por lo pronto!» jajaja Interesante observación: gringo turista, no migrante.

      3.- Ai’ los gudalupanos que te contesten.

      4.- ¿Qué sería un «debate profundo»? No sigas esperando, querido Sergi, ándate a montarlo.

      5.- No todo es estructura, también existe el individuo 😉

      Precisamente, Sergi, Crónica Sonora es también un espacio para el debate de las «cuestiones de desarrollo integral de nuestra sociedad» que mencionas. Tú lo has hecho como comentarista -siempre te agradezco- y espero algún día brinques a articulista.

      ¡Abrazo y gracias otra vez!

      Responder

    • agosto 29, 2017 @ 8:17 am Paulina Sánchez

      Totalmente de acuerdo. Se agradece, yo le agradezco sus comentarios, su forma de pensar y ver realmente el trasfondo, la complejidad sobre la indigencia, sobre la precarización de la vida, de nuestras vidas.

      Responder

  2. agosto 9, 2017 @ 9:06 am Lorenza

    Ayer por la tarde, como a eso de las 3- 3:30, fui a dar vueltas cerca del centro. Al pasar por el transversal, los indigentes parecían rocas blandas postradas bajo la sombra de las benjaminas, cada vez se ven más. .. Es imposible para mi no sentir pena por ellos, así como también me es imposible no preguntarme ¿Qué tan malas personas habrán sido con sus seres queridos, al grado de no tener ninguna puerta abierta nunca más? O en el mejor de los casos, que ellos mismos no tengan cara para volver. Claro, es un juicio duro cuando los ves ahí tirados, desde tu cómodo asiento de auto refrigerado, mientras ellos se derriten inmóviles al lado de su galón de agua caliente, después de todo, ¿qué sabe uno de ellos?, ¿qué suerte tendrían de niños?, ¿quién es uno para juzgarlos? Todas esas preguntas y respuestas que uno se hace para justificar al pobre desdichado y uno no sentirse un ser malvado e insensible… El embrollo de juicio, compasión y culpa, se despabila con el PIIIP de un refrigerado pero enfurecido sentra blanco que me regresa a la luz verde, dejando la trágica imagen atrás.
    Aquí a la estética, casi a diario viene uno que, aunque seguido cambia su ropa, apesta a rayos, siempre trae una pachita, exige a cada uno de los clientes una ayuda, es muy insistente y grosero, nunca he visto que alguien le de, a mi ya ni me pide, me cae mal. Cuándo se va, mi compañera de trabajo Ale, quien todavía tiene la amabilidad de contestarle algo como: No hay feria o una cosa así, echa desodorante ambiental, y esa parte de uno de no querer sentirse despectivo como que quiere salir, pero se desvanece en la brisa marina, entonces sigo mi trabajo sin remordimientos … Hay otro que también pasa diario, solo que nunca entra, ni toca, solo pasa, mínimo unas 5 veces al día, puedo decir que hasta lo quiero. Quizá fue también un egoísta, un desgraciado, que se yo, pero estoy segura que él ya no vive en este mundo, nunca lo veo alcoholizarse o drogarse, y muy rara vez lo veo sentarse a comer alguna chatarra. Aún con su locura, es capaz de hacerse una fogatita en algún rincón en el invierno, lo hace sin ocasionar un incendio ni molestar a nadie. Le dicen “el peso”. Hace poco lo machetearon los cholos de por acá bajo un pretexto estúpido. Debo decir que me apenó su supuesta muerte, pero a los pocos días volvió a pasar. Su indumentaria cambió un poco, ahora trae una sudadera que seguramente algún día fue blanca debajo de su único cambio color negro que se pierde entre su delgado rostro sucio y sus rastas naturales. A veces, cuándo yo voy y el viene, le doy unos pesos con gusto; curiosamente no apesta tanto, toma las monedas como en automático, se asoma un pequeño rictus que hace contrastar su negrura con sus dientes, y sin decir nada, sigue su ruta diaria de ir y venir (Quintero Arce, Camino del seri , Villa bonita)… Hay más vagos, pero doy estos dos ejemplos porque, estoy segura, que ninguno de ellos, me robarían algo, o me haría algún daño. Es fácil distinguir entre un indigente enajenado, un alcohólico sin remedio( que aún tiene donde , por lo menos dormir) y un malandrín. Me han dicho (no me consta), que por el parque Madero hay un albergue para indigentes, pero que muchos prefieren no ir, porque les ponen reglas, así que, finalmente, es una decisión, en ese caso, ¿de qué sirve nuestra compasión? Quizá de nada, pero unos pesos para ellos es mucho y para nosotros nada, y si somos sinceros, su suerte depende del humor de cada persona que se cruza en su camino, y somos muchos… Por lo de la nota alterada, pues es algo común, en la euforia de escribir algo que escandalice, para los que viven de esas notas. Nada nuevo.

    Responder

    • agosto 9, 2017 @ 11:58 am Benjamín Alonso

      Gracias por comentar, Lorenza. Me encantó lo del desodorante ambiental jajaja!

      Responder

    • agosto 9, 2017 @ 7:29 pm Sergi

      Lorenza, me he identificado plenamente con tus palabras: «El embrollo de juicio, compasión y culpa…». No lo hubiera podido decir con mayor acierto. Sin embargo, tengo dudas acerca del «embrollo». ¿Realmente esta situación de injusticia social -por otra parte universal en el tiempo y en el espacio- nos es confusa? ¿O tal vez no es simplemente INCÓMODA? Al menos desde el momento en el que estamos en el platillo de la balanza en dónde contemplamos la escena desde nuestra estancia bien refrigerada y confortable (tomando también prestado tu comentario sobre tu carro) y nos gustaría que todos a nuestro alrededor fuesen al menos tan felices como nosotros y constatamos de forma innegable que algunos de nuestros vecinos de cuadra lo pasan difícil para conseguir tan siquiera un trabajo digno (digno=salario que permita sostener a tu familia decentemente sin robar ni pasar hambre o calor por no poder comprarte un mini-split).

      Benjamín, respondiendo a tu invitación a tomar la iniciativa para iniciar un debate profundo sobre el tema, tengo que admitir que me nacen unas cuantas preguntas que me hacen dudar acerca de implicarme (cosa que en mi juventud ya hice durante al menos una década):

      – ¿Y porqué yo y tú, o también Lorenza? ¿Porqué siempre los mismos? ¿Porqué no maś gente? ¿Porqué no «casi todos»? A veces creo que aunque unos pocos pueden marcar la diferencia, suele ser poco probable… la mayoría acaban quemados y desgastados y sus frutos son mínimos o a corto plazo. Si queremos un cambio estable y sostenible a largo plazo, creo que debe trabajarse en al ESTRUCTURAL (ahí va mi respuesta a uno de tus comentarios más arriba).

      – ¿Ellos (los que nacieron en el lado desfavorecido de la sociedad) también harían lo mismo por otros, es decir, implicarse en buscar la justicia por sus congéneres? Cuando me pregunto esto es porqué ya con 50 años puedo decir que una inmensa mayoría de mis vecinos (más del 80%?) les vale gorro lo que le ocurra a los demás, y peor aún, cuando les va bien (conozco a muchos) dicen que se lo han ganado a pulso y que los desgraciados son unos vagos, y los que están mal y algún día se recuperan por la ayuda de alguien no se acuerdan luego (muchos de ellos de mover un dedo por nadie más). De hecho, solo pondré un ejemplo: solo uno de cada 6 (17%) pagan una cuotita mensual voluntaria (de $50) para colaborar en la limpieza y mantenimiento del parque y la entrada de nuestra colonia (30 familias de 179!!!) y puedo decirte que muchos con casas muy por encima de la media y con carrazos.

      Vaya, sé que estoy siendo un tanto categórico y estoy generalizando y simplificando actitudes. Ya sé que la realidad es más compleja, sin embargo, mis dudas son reales. Veo demasiado egoísmo y «valemadrismo» (me encanta esta expresión, jejeje) a mi alrededor, y me da la sensación que proyectos del tipo «cadena de favores» (como la película homónima) son totalmente inviables. Puedo decir que a mi alrededor he conseguido fomentar un «win-win» o un «hoy por ti y mañana por mí»… un «intercambio de favores»… egoísta o cuanto menos conveniente pero de ayuda mútua entre mis vecinos más «accesibles». Sin embargo, me he dado cuenta que ese mismo círculo que juega conmigo a eso, le cuesta mucho ampliarlo a terceros.

      Para no hacerlo más largo. Sé que ejercer un buen ejemplo funciona, ni que sea lentamente. Y que tenemos un atraso en valores que costará aún siglos superar. Mi duda y pregunta para ustedes es: ¿habría algún modo de acelerar un proceso de humanización de nuestra sociedad? Uno pensaría que es lo que tratan de hacer las religiones, pero con perdón, no han llegado muy lejos. También uno esperaría eso de la educación, y tampoco no parece haber dado unos frutos universales… apenas unos pocos son los que aprovechan esa ayuda. De nuestras leyes ya ni hablemos, ¿verdad? (o tal vez sí…).

      Espero que noten mi desaliento. Se aceptan sugerencias… y ahí me tienen para un café o tertulia si se animan. Sé que no estamos solos en esto y por sus comentarios sé que hay inquietud. Manifiéstense, por favor! 🙂

      Saludos!
      Gracias Benja, por haber servidor de anfitrión… de nuevo.

      Responder

  3. agosto 10, 2017 @ 7:55 pm María Elena

    Uy sí! comparto contigo Benjamín. No soy avecindada de la Colonia Modelo, pero estoy en contacto con algunos de los actores sociales que están buscando soluciones. Algunas de ellas inmediatas debido al tema de la seguridad: robo casa – habitación, crista lazos, agresiones verbales y físicas. Los vecinos saben que no es tema de indigencia solamente lo que tiene que resolverse entre autoridades y ellos sino especialmente de delincuencia, cuestión que se agravó por la agresión que sufrió un guardia al que rociaron con gasolina y le prendieron fuego. Supe por uno de los vecinos organizados que entre todos se tuvieron que cooperar para poder operarlo de las graves quemaduras que sufrió. Es complejo el tema, sí. Lo que si me consta es que están prácticamente reuniéndose cotidianamente, los vecinos organizados, para encontrar soluciones. Y no, no tiene nada que ver con la nota de SE; pues ocupados en resolver saben que una cosa es la indigencia y otra la delincuencia. Saludos Benjamin

    Responder

    • agosto 11, 2017 @ 2:06 pm Benjamín Alonso

      Eso, vecinos organizándose, supone una bocanada de aire fresco para nuestra sociedad. Empero, ya se ve que hay un caudal de ciudadanos que prefieren seguir pataleando digo «exigiendo» a las autoridades. Saludos, María Elena 🙂

      Responder

  4. agosto 18, 2017 @ 4:07 pm ARTURO REYES GLEZ

    A ver:

    Desde el individuo y desde el colectivo: Uno y todos los vecinos de la Colonia Modelo, sin transgredir la ley, velan por los intereses comunes de su seguridad y de su bienestar. Que la mitad o más de los indigentes sean migrantes, ellos no quieren saberlo, tal vez ni averiguarlo. Tal vez la lectura es que puedan pensar que éstos sean rateros, asaltantes, ladrones o haraganes vividores que al ser ayudados volverán frecuentemente. En su afán de cuidarse caen en la falta de solidaridad y de humanidad hacia los necesitados, desfavorecidos o menesterosos. Pero hay que admitir que hay un punto cierto en el hecho de que el verdadero problema de Hermosillo y de Sonora es: La inseguridad, la delincuencia, el asalto a negocios, familias y personas, el narcomenudeo, la drogadicción, la desocupación, el desempleo, la falta de oportunidades.
    Y yéndonos un poco anecdóticos, nunca faltarán las historias de los transitorios que molestan a las chicas o que enseñan sus partes privadas a las mujeres que van hacia la tienda, hacia la escuela, el transporte público… Lo que se avisora como un riesgo en el imaginario social, se vuelve un peligro latente en una visión de prevención.
    Tal vez la visión del movimiento anti-indigentista de la Colonia Modelo pudiera ser el que le ha faltado al Ayuntamiento de Hermosillo: medidas preventivas, antes que medidas correctivas. ¿Es legal lo que hacen? ¿Tienen derecho a hacerlo? ¿Pisotean o pasan por encima de los derechos de otros? ¿Hacen un llamado a la intolerancia? ¿Les da la razón el hecho o la teoría de que existen en Hermosillo colonias o fraccionamientos de interés social que están tomados por los vándalos, como si existiera un toque de queda a partir de las siete de la tarde, y que los llamados de auxilio a lasa autoridades son prácticamente inútiles? Creo que da para un debate interminable…

    Ahora bien…

    Una solución sistémica (o sistemática?)

    1.- Una casa que es una cuadra que es una calle que es una colonia que es una ciudad que es un Estado que es un país… Cada uno somos una síntesis de un todo.
    Entonces… ¿Dónde empezará el cambio? Si Colosio hubiera llegado a ser lo que muchos homenajeándolo dicen que iba a ser, el cambio empezaría en Magdalena de Kino, y por qué no entonces en cualquier lugar de México, y no con un líder político sino social, civil, artístico, religioso o académico? Si Fox hubiera sido lo que nos vendieron, el cambio hubiera empezado en Guanajuato y la mentalidad de Coca Cola nos tendría felices (indigentes o no). Fox no representaba el cambio ni con el apoyo de setenta millones de buenos mexicanos. Si López Obrador no se muere antes de ganar la presidencia, entonces el cambio habría de provenir de Tabasco y con plataforma en la Ciudad de México, pero las apuestas del cambio están más en contra que las apuestas de que el Peje, líder de Morena y de la izquierda pobre mexicana, llegue efectivamente a la primera magistratura el próximo año… El panorama mexicano es un tono de grises… el que vea otro color necesita lentes en su cabeza y no puede leer esto.

    Entonces… un esbozo de solución:

    1.- Recuperar el sistema educativo: Que desde fines de los 1960´s hasta hace apenas el año 2012 más o menos, estuvo secuestrado e inmovilizado por el binomio PRI-Gobierno*SNTE, y no era más que un coto de poder político y económico conformado por quien ocupaba de sectores aliados (el partido) y quienes ocupaban prerrogativas, certeza, beneficios, privilegios (el SNTE). Mientras no se limpie y se enderece el barco de la educación, este país se pudrirá por dentro mientras nos tiran tomatazos desde el sector externo para hacernos el bullyng propio de las repúblicas bananeras.
    Un estudio señala que la corrupción del SNTE le ha costado al país 50 mil millones de pesos anualmente, por lo menos los últimos veinte años. Regalar Hummers a los líderes de la educación en México NO mejora el diagnóstico de nuestro sector.

    2.- Dejar de chuparnos el dedo con el cuento de la democracia electoral.
    La democracia electoral, la cual dista de ser real, es efectivamente muy valiosa. De ahí se parte para una estabilidad social, política y tangencialmente económica. Esto quiere decir que la legitimidad de los votos permite que no vivamos en un estado de permanente ingobernabilidad: La democracia electoral sirve sólo para eso: para no matarnos unos a otros para dirimir quien se va a sentar a robarnos, quien va a robar con la obra pública, quien va a facturar por 850 mil pesos a un artista que no cuesta ni 250 mil para pagar el IVA y robarse lo demás… quién va a comprar una obra en dos millones de pesos, de los cuales 500 mil pesos se le tienen que pagar a él por adelantado porque así trabajan los gobiernos de todo este país… PERO presumir de una democracia electoral es emularnos o equipararnos por un día con las democracias representativas de los Estados Unidos, Francia, España, Alemania, etc… La democracia real, que es lo verdaderamente importante, es la que se practica todo el año… gobernar sin robar… optimizar los recursos… aplicar bien los recursos… castigar a los corruptos… expulsarlos de por vida de la vida pública… atender a la juventud… atender la modernización educativa… atender el combate al desempleo… impulsar la economía por medio de la inversión y el empleo… mejorar el desarrollo social… cobrar impuestos progresivamente y no dar lugar a los moches, la consolidación fiscal, los privilegios, la triangulación oligarquía-gobierno-crimen organizado = corrupción

    3.- Salir del apocalipsis de las finanzas públicas

    Corregior la tendencia de los ayuntamientos quebrados, los Estados todos endeudados y hacerla caso a las advertencias de la auditoria superior de la federación… por qué no se le desaforó a Padrés en su tercero cuarto año si ya venía arrastrando todo un cagadal? y a Javier Duarte? y a César Duarte? y a Borge? y a Erubiel Avila en el Edomex? Por qué en México terminan sus mandatos personas que se toman seis años para saquear a los Estados? Y ¿por qué anuncian con bombos y platillos que han RENEGOCIADO la deuda pública, tan solo difiriéndola (de diferir) a las próximas generaciones y lo presumen como si las estuvieran pagando? NADIE PAGA NADA, LO ÚNICO QUE HACEN ES AGARRAR MARGEN PARA ENDEUDARSE MAS, GASTAR A SUS ANCHAS, GOBERNAR TRANQUILOS, HACER LO MISMO QUE LOS OTROS HACEN…
    Los gobiernos se crearon como cooperativas sociales para mejorar la situación, el bienestar, el patrimonio de las sociedades, para aportar un poco de dinero todos para realizar obras y servicios que beneficiaran a todos… los gobiernos fueron creados para poner a la cabeza a personas conocidas, honorables, respetadas, de la comunidad para encabezar esos esfuerzos de cooperativa social donde el aporte de muchos no sólo trajera consigo progreso material sino sanas finanzas públicas.
    LOS GOBIERNOS NO FUERON CREADOS PARA PONER BURGUESES O EMPRESARIOS INSACIABLES CON ANSIAS DE PODER Y DE ENRIQUECIMIENTO Y QUE SE COMPORTARAN COMO SERES HABITANTES DEL CIELO BONITOS, PERFECTOS, INALCANZABLES, POR ENCIMA DE LA LEY, CON COLMILLOS, CON GARRAS, QUE OCUPARAN ESE PUESTO PARA QUE SE ROBARAN TODO LO QUE PUDIERAN Y SEGUIR VIVIENDO EN EL CIELO, EN SUS MANSIONES, EN EUROPA, EN CALIFORNIA, GASTANDOSE EL DINERO DE TODOS LOS QUE PAGAN SUS PLACAS, SU PREDIAL, SU IMPUESTO SOBRE LA RENTA, SU IVA, SU IMPUESTO SOBRE EL PRODUCTO DE SU TRABAJO, SU SEGURO SOCIAL Y SU VIVIENDA… EL GOBIERNO, EN MEXICO, ES UN PINCHE SINSENTIDO

    LA CLASE POLITICA ES LA CLASE PENDEJA QUE GOBIERNA CREYENDOSE MAS INTELIGENTES QUE TODOS PORQUE TIENEN LEGALMENTE BLINDADO SU PERMISO PARA ROBAR… SE SABEN INTOCABLES, POR ESO NO TIEMBLAN, POR ESO SONRIEN AUN PRESOS, PORQUE HACEN HUELGAS DE HAMBRE DESPUES DE QUE TIENEN EN HAMBRE FORZADA A MILES Y A MILLONES EN LOS ESTADOS QUE GOBIERNAN…

    YA SE DIJO ANTES Y POR OTRAS PERSONAS: LOS MEJORES INTEGRANTES DE LA SOCIEDAD CASI NUNCA COINCIDEN CON LOS QUE ESTAN EN EL PODER: NO SON LOS MISMOS.

    4.- VAMOS POR PARTES, DIJO EL DESCUARTIZADOR

    LA SECRETARIA DE ECONOMIA QUE HAGA SU TRABAJO Y LO HAGA BIEN (RENEGOCIAR EL TLC)

    LA SECRETARIA DE HACIENDA QUE HAGA SU TRABAJO Y LO HAGA BIEN (DISCIPLINA FISCAL, DISCIPLINA MONETARIA, ESTABILIDAD PARA GENERAR INVERSION)

    LA SECRETARIA DE EDUCACION QUE HAGA SU TRABAJO Y LO HAGA BIEN: TRABAJO DE AULA, APLICACION DE LOS PROCESOS ENSEÑANZA-APRENDIZAJE POR ENCIMA DE LAS TENTACIONES DE ESTAR Y DE VIVIR ADENTRO DEL MALDITO TELEFONO CELULAR… QUE LOS MAESTROS DEJEN DE PENSAR EN SER BURGUESES Y PIENSAN QUE SU PAIS LOS NECESITA CADA DIA, LOS NIÑOS LOS NECESITAN CADA DIA PARA SABER LEER…. PARA APRENDER A ESCRIBIR… ¿POR QUE MEXICO TIENE ALUMNOS DE CUARTO DE PRIMARIA, PRIMERO SECUNDARIA, TERCERO SECUNDARIA, PREPARATORIA, UNIVERSIDAD, QUE NO SABEN LEER, QUE NO PUEDEN LEER… Y QUE NO SABEN ESCRIBIR CON UNA MINIMA DECENCIA ORTOGRAFICA? MAESTROS, PONGANSE A LEER POR FAVOR

    LA SECRETARIA DE DESARROLLO SOCIAL QUE HAGA SU TRABAJO Y LO HAGA BIEN… COMBATE A LA POBREZA, CAMPAÑAS CONTRA EL HAMBRE Y EL DESABASTO, QUE LOS RECURSOS NO SE QUEDEN EN LA BUROCRACIA Y QUE METAN A LA CARCEL A LOS ALCALDES QUE SE ROBAN LOS RECURSOS QUE LES DA SEDESOL Y QUE NO LO USAN PARA LO QUE ES… QUE SE REFLEJE EN LA GENTE Y EN LA SOCIEDAD LO ESTRATEGICO QUE ES A NIVEL PRESUPUESTAL EL DESARROLLO SOCIAL.

    QUE LA PROCURADURIA GENERAL DE LA REPUBLICA HAGA SU TRABAJO Y LO HAGA BIEN… PERO ES MUCHO PEDIR… ES PEDIR DEMASIADO… ES IMPOSIBLE.

    DISCULPEN… SE ME HABIA OLVIDADO QUE TODO PASA POR AHI… LA CORRUPCION DEL SISTEMA DE JUSTICIA Y DE LOS CUERPOS ADMINISTRADORES DE LA MISMA.

    Responder

  5. agosto 29, 2017 @ 9:35 am Georgina Arce

    Un bocado de pan y una garra vieja no sacara al indigente de su situación. Pero tambien es cierto que muchos de ellos no van por la vida buscando consejos.
    A veces los veo con cierta envidia. Presumiendo me sus trastecitos con monedas cuando yo solo traigo en la bolsa el exacto del camion 😐 imagino una vida plena abandonando a mis 3 hijos y tirada en el parque madero esperar la tarde a que algún grupo, buscando calmar su conciencia, me den una torta y un vasito de zuko’
    Pero tengo una extraña necesidad por no dejarme morir de hambre y 3 hijos que me impulsan a salir adelante con sus demandas y necesidades. Que me traen de vuelta a la realidad.
    Y no malinterpreten, no estoy en contra de los indigentes. Pues tengo la fortuna de contar con la amistad de varios y un que otro ‘EX’ que encontro en la FE el motivo, el motor y la salida y hoy pertenece a ‘La clase trabajadora’ con toda la responsabilidad, presión y estres que esto implica.

    Habría que preguntarnos 2 cosas…
    ¿QUE PODEMOS HACER CON LOS INDIGENTES QUE SE ENCUENTRAN EN LA CALLE POR FALTA DE OPORTUNIDADES O POR DESORDENES MENTALES?
    ¿QUE PODEMOS HACER POR LOS QUE SE ENCUENTRAN EN LA INDIGENCIA POR SIMPLEMENTE «EVITAR LA FATIGA»?
    No solo hay de 2 sabores (indigentes e inmigrantes)
    Tenemos toda una gama.
    A caso habra una oportunidad de negocio con ellos?
    Como si se tratara de un programa de ‘reciclaje’ de personas… 🤔

    Responder

    • agosto 29, 2017 @ 10:20 am Benjamín Alonso

      Me gustó mucho tu comentario, Georgina. El asunto supone el consabido choque de intereses entre individuos que quieren vivir como les venga en gana y aquellos que están imposibilitados de tirar todo y largarse. Obvio es, los indigentes son los primeros y los vecinos los segundos.
      Un saludo cordial

      Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora