Real del Crimen


Señoras y señores, dejen todo y pónganse a leer.

Se van a cagar, dijo un cholo cuando le comentamos que publicaríamos este reportaje, el estreno de Lorenza Val en esta casa editorial


Hace 11 años compré esta casa. Me la vendieron como Residencial Real del Carmen, ahora mejor conocida como Real del Crimen. No puedo decir que al principio era bueno, pues hasta los calzones se robaban: había una banda de raterillos apodada Las Termitas, unos hermanitos de 5, 6, 8 años máximo. Se metían por la ventanilla del baño, esa era su firma, y su rastro que les gustaba prepararse sandwiches antes de la fuga. Ahora son jóvenes, supongo, a los que llaman macheteros; viven para el fondo, dando vuelta en el famoso Oxxo quemado, una buena referencia para no dar vuelta por ahí.

Fotografía de Benjamín Alonso

El Oxxo de marras. Fotografía de Benjamín Alonso

Sí, «el Oxxo quemado», lo quemaron hace ya más de 5 años sólo porque sí, así como también quemaron casas abandonadas y autos tirados por ese tiempo, una pequeña racha piromaniaca. Y así comenzó la buena reputación de esta residencial. Interesante cómo va formándose la sociedad, divididos por etiquetas; divididos, no separados. Por ejemplo, aquí la primaria carece de mucho, hasta de un segundo turno. En cambio, a medio kilómetro hay un mejor lugar para crecer, la primaria tiene muy buen nivel, difícilmente un niño de por acá puede acceder a ese plantel, aunque sea público: “Ustedes tienen su primaria”, me contestó la directora cuando quise inscribir ahí a mi hija, como si mi domicilio me quitara el derecho de buscar algo mejor.

charco

El sábado, como todas las noches, salí a poner los candados de la estética. Estaba nublado, relampagueaba hacia el sur, las cortinas metálicas retumbaban un poco con el leve zarandeo del viento y la ausencia del elotero mostraba el vacío de su luz. No es raro ver la danza de las sirenas en el oscuro bulevar, o escuchar su  estruendoso canto, que en ese momento afortunadamente callaba. Doy la vuelta en la esquina, la patrulla parecía esconderse casi frente a la peluquería, eran tres uniformados y un detenido, los 4 parados en la oscura banqueta. Yo actué como si no existieran, el silencio reinó mientras yo, ignorando sus miradas, puse los candados sin prisa y regresé a casa con sus ojos clavados en mi espalda. ¿Por qué en una colonia tan conflictiva el alumbrado público no funciona? Monto mi carro, tenía que ir por mi niña a la piñata de mi ahijado, llevarle un regalito.

DSC_1094 - copia

El  primer semáforo encendió su luz roja, yo quedé justo detrás de ellos. Intenté reconocer al detenido sin disimulo, no se veía muy claro pues venía sentado muy abajo, creo haberle cortado el cabello alguna vez… cubrió su rostro con una gorra roja, traía las esposas puestas. El custodio le dice algo, entonces él se descubre justo cuando una luz salida del estacionamiento contiguo lo ilumina; no estoy segura de que fuera quien creo que es, pero un escalofrío recorrió mi cuerpo al ver el terror en su rostro. Verde.

DSC_1124 - copia

Mi primer corte de la mañana fue a una pequeña de 9 años: “Córtaselo a los hombros, es una batalla con los mentados piojos”, dijo su mamá antes de que timbrara su cel. La niña me platicó lo sucedido la noche anterior:

-Anoche quemaron a un vecino, Don Valdo, ahí en su casa, le echaron gasolina al sillón donde dormía y lo prendieron vivo. Él es muy bueno, siempre nos ayuda.

Me di cuenta que la mamá hablaba de lo mismo con su  comadre, escuché que él había sobrevivido con quemaduras de tercer grado, estaba grave en el hospital… Fue cuestión de tiempo para que llegaran más testimonios a lo largo de la jornada.

 

Vecino y amigo de Valdo

Mi esposa y mis hijos venían llegando de la secundaria cuando Valdo salió gritando,  yo escuché los gritos y salí corriendo, mi esposa y mi hijo le echaban  agua con un balde,  después unos vecinos le echaron hielos hasta que lo apagaron, la ambulancia llego como en 30 minutos,  pero los vecinos ya habíamos apagado todo. Nunca olvidaré sus gritos, es lo más espantoso que he visto en mi vida.

 

Vecinita de Valdo de 14 años

Mi mamá le quitó una bota  que se vino con todo y piel, es hora que no se calma, se la ha pasado llorando toda la noche y todo el día. Él era muy bueno.

 

Vecinita de unos 17 años

Unos vecinos estaban pisteando frente a mi casa; por mi calle nunca hay luz, no sirven, si ponemos focos se los roban, así que ya te imaginarás la impresión cuando Valdo sale gritando todo prendido en aquella oscuridad; antes de eso huyeron los matones en su auto. Entre varios vecinos lo apagaron, los de enfrente  le vaciaron los hielos que quedaban en la hielera, yo estaba viendo todo, como salía el  humo de su  cuerpo,  sobre todo del cinto y de las botas mientras se revolcaba, gritaba horrible, pobre,  él era muy amable, muy servicial, cierto que era tirador, se la pasaba su casa llena de cholos, pero era buena persona… Hace rato nos avisaron que ya murió.

 

Si al pobre Valdo lo hubieran apagado de la manera correcta quizá hubiera sobrevivido, pero ¿qué vida le esperaba después de eso? Hay que decirlo, esta vez la policía llegó pronto y atrapó a los responsables.

 

DSC_1090 - copia

El muertito anterior a este fue un cholo del Apache, del que después supimos tenía tres días libre. Cayó muerto en la puerta del abarrotes ubicado en el Bulevar Manzanares; llegó a la tienda pidiendo agua, lo degollaron por querer tumbarle la bici a uno de por acá. Esa vez también agarraron al responsable, pero lo soltaron pronto por haber sido en defensa propia,  y claro, por haberles quitado una lacra del presupuesto. Toda la gente, sobre todo niños, hablaban del charco de sangre que no los dejó pasar por las tortillas de la comida. Los niños lo platicaban con cierta emoción, eso es lo más triste.

grafiti

En estos 11 años de peluquera me he enterado de lo mucho que aquí pasa, pero sería muy largo escribirlo. Lo más común robos a casa habitación, 8 de 10 clientes han sufrido mínimo un robo fuerte. Ha habido feminicidios, infanticidios, suicidios, asaltos con violencia, violaciones, incendios, múltiples embarazos infantiles, excesiva adicción al cristal, violencia intrafamiliar, extorsiones, tiraderos a lo baboso, testimonios de gente que asegura ver cómo la policía llega a los tiraderos por su mordida… En fin, es larga la lista.

Aquí el carrito de La I llega puntual a la hora del café los fines de semana, no es raro escuchar salir de su bocina alguna tragedia de por acá. Se para un rato frente a mi casa, donde venden unos buenos tacos; cuando se marcha puedo ver por mi ventana cómo todos ahora desayunan y leen porquería. Enseguida pasa el tortillero con la misma canción de hace 10 años:

Ayer te vi la cara sucia, hoy te la veo limpiecita, tu marido te la limpia, pa’ que te veas más bonita.

¡Pinche rola machista!

Cómo olvidar, hace aproximadamente 2 años, la gente ya en el hartazgo amenazó con formar policías comunitarias. Hicieron una gran lona con la consigna, misma que montaron en el parque principal de la colonia, subieron la foto a las redes sociales y su éxito los dejó entrar a la tv local. Entonces ¡pum!, el escándalo mediático hizo su trabajo, así que las autoridades  hicieron su trabajo: aparentar que trabajan. Fue una locura, por un lado patrullas 24 horas por todas partes deteniendo a cualquier sospechoso; por otro, la comunidad entusiasta tapando grafitis y cortando maleza. Era un ambiente contradictorio para mí, una evidente falsa mancuerna.

Recuerdo una mañana por esos días, tocaron el timbre de la estética, eran dos municipales y un buen cliente apañado: «¿Conoce a este señor?». Mi cliente suplicaba con la mirada que lo reconociera, súplica innecesaria.

-Sí, es mi cliente de años

-¿Cómo se llama?

-No lo sé, pero sé que está casado, tiene dos niñas, hace trabajos de plomería y construcción

Mi descripción fue correcta, así que le soltaron el brazo y se marcharon algo molestos sin siquiera pedir una disculpa.

-Me basculearon toooooodo. Sólo porque me paré antes de tocar -la puerta de la estética- a hacer una llamada. Revisaron mis mensajes. ¡Me bajaron los pantalones, ahí, en plena banqueta, frente a todos! Qué vergüenza. Hijos de su puta madre…

Le costó bastante recuperarse, a mí me daba pena y rabia verlo, él solo quería hacer una cita para sus hijas que al día siguiente harían su primera comunión.

Un reconocimiento a la buena labor policiaca bastó para que el escándalo se calmara. Autoridades–medios, ¡esa sí que es una buena mancuerna! Yo no puedo decir que me decepcioné, pues nunca creí que fuera a cambiar algo, pero supongo que muchos sí.

pasillo

Hace poco pasó algo similar. De nuevo los residentes convocaron a una junta, donde atendió al llamado el Comisario General de la Jefatura de la Policía Preventiva y Tránsito, Ramsés Arce Fierro. Ahí los afectados exigieron arreglar el problema: «La cosa está cada vez peor, ahora andan con machetes, los matones ya no son exclusivos hijos de la noche y los robos son cada vez más seguidos y cínicos». Yo me enteré tarde de dicha reunión, me informó un cliente tránsito que tengo: “A mí eso me huele a política, es una maestra la que anda moviendo todo, rebuena para hablar la canija”.

Terminé su corte, aproveché la ausencia de greñudos para cerrar el changarro una hora antes de lo habitual, tomé mi cámara y fui a ver qué alcanzaba, pero ya sólo quedaban residuos de esperanzas unidas. Un día después supe que convocaron a otra junta extraordinaria. Los macheteros entraron a la casa de la maestra y la amenazaron con machete en mano. Dicen que ella se puso muy mal y no es para menos, hizo firmar a alguien (no recuerdo a quién ni  lo encontré en internet) una carta donde se comprometen a patrullar 24 horas esta colonia todo lo que durara su cargo.  Hicieron un grupo de whatsapp muy exclusivo que se conecta con el patrullaje en turno (una buena idea) y ya no se habló más del asunto. Eso fue en julio me parece, y sí, hay patrullas a todas horas, pero eso no ha impedido los robos, no digamos los asesinatos. Hace sólo unas semanas hicieron un hoyo en el Abarrey por el lado del poco monte que queda ¡y con alarma! “Se robaron sólo los cigarros y comida preparada», me platicó la cajera cuando cuestioné el desorden. Pareciera un chiste, uno de tantos.

DSC_1114 - copia

Debo confesar que no me gusta mi trabajo, lo hago por necesidad. Pero le tengo cariño al oficio, tiene muchas ventajas, así que no me quejo. Algo bueno de él es que interactúo con todo tipo de personas, desde médicos hasta burreros, rateros y víctimas de ellos. Yo misma soy una de ellos, pero puedo presumir que desde la última vez que me robaron, hace ya algunos años, me dejaron en paz. Yo investigué, los encontré, recuperé mis  viejos muebles del salón  con un  nuevo tapizado y me pagaron lo que ya habían vendido, más algo extra. “Si te regresan las cosas y te pagan tienes que retirar la denuncia”, dijo la señorita  de cabello esponjado detrás del tercer escritorio de la comisaría sur.

Algo absurdo en verdad. Todo es absurdo, comenzando por el sistema. Ahorita se me viene un ejemplo a la mente, uno de muchos. Caminaba con mi hija mayor por los locales que están fuera del Mega, allá por la Colosio, notamos un nuevo negocio frente al gym, ella lo examina y me pregunta:

-Ma, ¿para qué sirven esas cosas que parecen pipas raras?-  El pulcro cristal dejaba vislumbrar la gran variedad de pipas y bongas.

-Son pipas, para fumar distintas drogas

-¡Pero si las drogas están prohibidas!

-Así es de absurdo todo hija.- Ella sólo movió la cabeza como quien aún no entiende hasta dónde hemos llegado.

DSC_1147 - copia

No escribo esto con algún fin determinado, cuando he intentado encontrar una solución a cualquier problema social siempre termino realmente frustrada y  deprimida. Salgo de mi drama individual para meterme en los externos, que por mucho son mucho más tristes que los míos. ¿En verdad ya no tenemos remedio? Lo único sensato que se me ocurre es romper cadenas, no veo otra salida. ¿Pero cómo? Y ahí, sumergida en el pesimismo, volteo a ver a mi descendencia. Hace que escuche los gritos ahogados de mi fuero interno, se enciende una tenue luz. Entonces sigo con mis días: llevo a mis hijas a la escuela a que las institucionalicen, pago impuestos injustos, pago intereses en abonos facilitos, consumo productos nocivos para la salud -como todo lo que venden-, critico todo sin hacer nada al respecto y sigo soñando mientras corto cabellos.

 

Sólo estoy dejando que pase un tiempo y los voy a levantar a los hijos de su puta madre.

Una buena madriza a los culeros.

Policía municipal, reciente (y resiente) víctima de robo a casa habitación, residente de Real del Carmen

 

DSC_1132 - copia

 

Texto y fotografía por Lorenza Val



Acerca de

Artista y peluquera.


'Real del Crimen' tiene 67 comentarios

  1. septiembre 23, 2016 @ 10:03 am Iris

    ¡Que relato! ¡Que crudeza! ¡Que realidad!. Gracias por darlo a conocer.

    Responder

  2. septiembre 23, 2016 @ 11:02 am Francisco

    Que chingon tu texto! Muchas felicidades y que no sea el ultimo!

    Responder

  3. septiembre 23, 2016 @ 11:24 am d

    lo mas chingon que he leido, y lo mas decepcionante de creer que no hagan nada maldita corrupcion!

    Responder

    • septiembre 24, 2016 @ 12:46 pm ervey alamea

      asi es, triste pero cierto, pero es negocio ser lacra. uno muy lucrativo al parecer.

      Responder

  4. septiembre 23, 2016 @ 12:23 pm rosa olivia cervera tovar

    Wuuau ke relato pareciera de pelicula pero es una cruel y dura realidad te felicito x escrivirla y ke otras personas las conoscamos espero seguirte lellendo

    Responder

    • septiembre 24, 2016 @ 5:09 am Yo

      Perdón!!!!!!! De verdad odio hacer esto pero me brinca muchísimo tu comentario.

      No me burlo ni mucho menos, pero se escribe:

      escriBirla
      conoZcamos
      leYendo

      Gracias 😊

      Responder

      • septiembre 24, 2016 @ 8:55 pm jose

        Eso diselos alas lacras, la forma correcta de escribir, cuando te asalten o te quieran dar un machetazo, no mames camarada con las pendejadas que sales, ese relato de la señora es muy bueno y es la triste realidad de nuestra sociedad

        Responder

        • mayo 16, 2017 @ 5:12 pm Oscar West

          Exacto, José. Es un gran texto. La burocracia a veces tiene buena ortografía y nomás no. Este es un testimonio para los que argumentan que Hermosillo es de las mejores 5 ciudades para vivir.

          Responder

      • mayo 18, 2017 @ 12:11 pm César

        ….no es burla ni mucho menos…
        Solo que me caga que la gente que corrija o se pronuncie en pros de algun error en ortografía de cualquier nota… SE OCULTE SIN FOTO DE PERFIL Y LLEVE DE NOMBRE FALSO…. COMO EL TUYO… «Yo».

        Pero también detesto que esté mal escrito… Lo siento Rosa Olivia…

        Responder

  5. septiembre 23, 2016 @ 12:40 pm David ERG

    «Muy perfecto»

    Responder

  6. septiembre 23, 2016 @ 1:52 pm Guillermo Valenzuela Mendoza

    La realidad que en ocasiones no queremos ver, que no queremos ver, pero aunque la evadamos sigue existiendo. Y pensar que al mismo sistema político, religioso y social le conviene que sean así las cosas: mantenernos en zozobra, con miedo, para imponer su paternalismo y prepotencia, para echarnos a nosotros la culpa de lo que sucede. Si están las calles sucias y con fugas, que si hay asaltos y robos, es culpa del ciudadano dice la autoridad. Cuando lo esencial es tener oportunidades de educación y recreación, mejores salarios y fomentar la cultura de solidaridad ciudadana que nos roban con la paranoia de la desconfianza. En este escenario lo único que se conoce de «solidaridad» es la calle al poniente de la ciudad. Mi humilde reconocimiento a la autora de este texto y sus fotografías excelentes que nos muestran la cruda realidad.

    Responder

  7. septiembre 23, 2016 @ 1:56 pm Brayan

    tunvence el royo a la verga si ban a andar disiendo pendejadas de mi barrio ke me lo digan n la kara a la verga

    Responder

    • mayo 15, 2017 @ 5:06 pm Polo

      No te entendí, ¿podrías explicar a qué te refieres?

      Responder

    • mayo 16, 2017 @ 11:52 am Alejandro

      jajajajajaj Todo pendejo el cholito.. jajaja tenia que ser «el brayan»…

      Responder

    • mayo 17, 2017 @ 3:50 pm Maria

      Limpiate el pedorro chamako mugroso !! Y si quieres tu barrio empieza a irte de ay y deja que las personas vivan feliz llevate a todos los lacras como tu que no sirven para nada

      Responder

    • mayo 17, 2017 @ 10:56 pm Cholo oldy

      Si me pongo a decírtelo en tu cara es pk ya no te podrás ver en un espejo chamaco pendejo

      Responder

  8. septiembre 23, 2016 @ 5:29 pm Jesica A

    En verdad estamos en una sociedad, donde puede mas le delincuencia que nuestros representantes políticos, aaaah pero se indignan cuando se les baja el sueldo…. Felicidades por tu redacción, por tu valentía y sobre todo exponerlo ante la sociedad. Dios te bendiga.

    Responder

  9. septiembre 23, 2016 @ 6:07 pm Reyna Valdez

    Muy buena historia, bien estructurada, parece que salio de la ciencia ficcion… Cruel Realidad!!

    Responder

  10. septiembre 23, 2016 @ 6:16 pm Charito

    Eres muy valiente porque así como nosotros te leímos, lo mismo harán esos malditos malandros, y espero y pido a Dios que no tomen represalias en tu contra por exponer tan cruda realidad, de las autoridades uno no puede esperar nada porque más bien parece que protegen a esa escoria de la sociedad, los agarran y al siguiente día andan afuera, te felicito porque se nota que eres una persona con buenos sentimietos y con educación (en tu redacción de refleja). podrías convertirte en escritora. DIOS TE BENDIGA.

    Responder

    • septiembre 25, 2016 @ 11:55 pm Mike

      Eso asumiendo que saben leer

      Responder

  11. septiembre 23, 2016 @ 6:30 pm Juan Ortiz

    Que crudeza, que redacción… ¡Es un textazo! Queremos más, queremos más de tus crónicas.

    Responder

  12. septiembre 23, 2016 @ 7:07 pm fco ruiz

    Cierto y tendremos que andar con cuidado y siempre alerta . no solo por su colonia Lore Val
    sino por todo el Hermosillo en otro tiempo tranquilo . hoy ya no

    Responder

  13. septiembre 23, 2016 @ 8:17 pm MONICA

    TE FELICITO POR TU ENORME VALENTIA Y HONESTIDAD. CUIDATE MUCHO.
    HACEN FALTA PERSONAS COMO TU, QUE OBSERVEN Y SE INVOLUCREN, QUE TOMEN DECISIONES, QUE BUSQUEN
    UN BIEN COMUN.

    Responder

  14. septiembre 23, 2016 @ 8:22 pm Gloria H Acuña

    Qué tristeza vivir en esas colonias tan conflictivas que lastima de las familias con niños chicos por el ambiente en que se desenvuelven que se contaminen con los mañosos . Un llamado al Sr Presidente Municipal Manuel Ignacio Acosta a la Sra Gobernadora que se den el tiempo de voltear a estas Colonias sin ley donde habitan también buenas personas que por la falta de recursos tuvieron que comprar su casa en Real del Carmen en el Apache etc personas que también pagan impuestos y no son atendidas como se merecen por no vivir en la Joya en Los Lagis Pitic
    Etc.

    Responder

    • octubre 3, 2017 @ 11:36 pm Arturo

      Y sobre todo q los de la Pitic, la joya y los lagos rara vez pagan predial. O agua.

      Responder

  15. septiembre 23, 2016 @ 8:59 pm carolina

    Soy una persona que compro alli y que tiene la necesidad de seguir alli y que conose de toda la porqueria que hay alli,pero creo que si existe algo que se pueda hacer para cambiar las cosas y no solo lamentarlo hay que hacerlo, por que alii esta nuestro patrimonio humilde pero que con sacrificio nos ha costado tener y por la seguridad propia y de nuestroa familia., Creo que no es posible dejar o abandonar lo que tenemos por que la porqueria se adueno de nuestras calles y no podemos hacer nada.

    Responder

  16. septiembre 23, 2016 @ 9:41 pm Abraham V.

    Caray, este es el México de abajo, el que cada día se pisotea más, donde no están las escuelas donde más se necesitan… Increíblemente. Buenísimo relato.

    Responder

  17. septiembre 23, 2016 @ 9:46 pm Luisón

    Lorenza, escribe un libro.

    Responder

  18. septiembre 24, 2016 @ 1:21 am Enrique Auditore Da Firenze

    No denuncias = Sigue el crimen
    Denuncias = No hacen nada
    Haces algo = Te encarcelan
    Atrapan al criminal = A los días lo sueltan

    Vivimos en un sistema que protege al delincuente y castiga a las víctimas. Me han intentado asaltar 3 veces y gracias a que ando armado nunca me han quitado nada.

    Responder

  19. septiembre 24, 2016 @ 7:32 am Sergio

    Lorenza, que bien escribes!

    Responder

  20. septiembre 24, 2016 @ 9:02 am Aylin Gamez

    Muy buena crónica felicidades!

    Responder

  21. septiembre 24, 2016 @ 9:23 am saul

    Tenemos un sistema y estamos acostumbrados a el en que solo se ataca el efecto de los problemas y no sus causas.
    Programas contra ma pobreza repartiendo despensas o apoyos que solo sirven para ganar votos.
    Programas para la delincuencia poniendo más vigilancia más patrullas pero sin atacar las causas de la misma.
    Muchas veces la policía es parte de la delincuencia y de la política ni se diga.
    La educación es la única manera de acabar con esto pero no sólo la que dan en las escuelas, las as importante es la que damos en casa a nuestros hijos, y darle la visión de un mundo y una vida mejor
    No es algo sencillo de lograr pero si posible.

    Excelente crónica que refleja la realidad de muchas colonias, inclusive de otras más acomodadas que no se escapan de esta realidad.

    Responder

  22. septiembre 24, 2016 @ 10:43 am German Munguia

    Muy real a los tiempos que estamos viviendo, y más en los fraccionamientos de intereses social. El maldito cristal está hundiendo a la sociedad y más a la gente sin educación. Saludos desde Guaymas aquí hay un fracc. Que se llamó cotillo y le dicen «Locotillo» muy parecido a real del Carmen

    Responder

  23. septiembre 24, 2016 @ 10:44 am Dennis

    Anoche un grupo de malvivientes y tiradores quemaron su casa con intención de que no les agarran(poniendo así en riesgo las casas contiguas)
    * hace dos semanas intentaron robar mi carro
    * hace tres quisieron robar el abarrotes de la esquina
    *el domingo pasado divide a un ratero ver y dejar los despojos de sus hurtos en plena calle
    Y así todos los días escribo desde el Álvaro Obregón
    Ánimo y excelente escrito…

    Responder

  24. septiembre 24, 2016 @ 12:10 pm IB

    Me encanto.. Exelente redacciòn, y todo muy sierto y apegado a realidad..

    Este Gobierno tan mediocre, que los que mas sugren es la gente inocente.

    Responder

  25. septiembre 24, 2016 @ 12:17 pm Antonio Duarte

    De las mejores crónicas urbanas que he leído:cruda, aleccionadora, de denuncia y positiva. Mucho muy buena, pues. Felicitaciones.

    Responder

  26. septiembre 24, 2016 @ 1:26 pm Octuso

    Gracias primero por tu valentía de escribir este artículo, de expresar lo cansados de sentirnos frustrados de que no hay soluciones a problemas sencillos de resolver a veces, porque al parecer no les importa, porque no viven ahí, que lastima que tengamos que escribir tristemente estas cosas, ahí te van para tu información, antes de la nueva escuela y el fraccionamiento nuevo, había baldío que era guarida de asaltantes, perdieron la vida algunas personas (asaltos) al caminar por atrás antes de la nueva escuela, tantas casas abandonadas en la colonia y el monte al poniente nos tiene en la orilla y se refleja más los problemas, delimitar ese acceso serviría mucho, pero quién lo hará?, fíjate si la salida del agua del Manzanares nomas es cortarle un Metro a la calle en una longitud de 200, para darle salida y no se hace, creer que se podrán hacer otras cosas (alumbrado, pavimentación, escuelas,etc)?… Gracias por tu información, ojalá algún día cambie, bueno cuando el Boulevard Quiroga se conecte con la salida a Guaymas y sea funcional, según el plan de la ciudad que ya está hecho desde hace años, entonces estaremos mejor CFD, mientras aguantar parece ser el único remedio y en el ínter tratar de que a los niños no les pase nada….DTB.

    Responder

  27. septiembre 24, 2016 @ 1:34 pm loly

    Estremecedor tu relato! Triste realidad!

    Responder

  28. septiembre 24, 2016 @ 1:48 pm Octuso

    Norma, excelente relató increíble y muy objetivo, me molesta mucho lo que comentas porque todo es cierto, pero felicidades por hacerlo, gracias!!!!

    Responder

  29. septiembre 24, 2016 @ 2:11 pm Lorenia Duarte

    Me deja impactada tu relato! Súper bien redactado y muy ilustrativo, es como si al leerte lo estuvieras viviendo. Espero que tu valentía no traiga consecuencias. Sigue escribiendo por favor, gente como tu es la que necesitamos!

    Responder

  30. septiembre 24, 2016 @ 2:17 pm ALFREDO ENCINAS

    ¡Excelente redacción! Además de tratar un tema por demás actual y cercano a los habitantes de esta ciudad. ¡Felicidades!

    Responder

  31. septiembre 24, 2016 @ 3:04 pm Tyna FH

    Inspiras a leer por ese estilo en tu redacción; desgraciadamente no es lo que quisiéramos leer, es desgarrador.

    Responder

  32. septiembre 24, 2016 @ 3:28 pm DomLoy

    Me llenó de sensaciones desde coraje, frustración, tristeza, irá, decepción, etc. Pero es lo más real que he leído, vivimos en una sociedad que está por decir espera que todo le sea solucionado esperando nada más como si la magia existiera, sin darnos cuenta que somos nosotros quienes tenemos que accionar. Fuertes palabras pero excelente narración.

    Responder

  33. septiembre 24, 2016 @ 4:33 pm María A.

    Hola, felicidades me encantó tu relato. Cuando comenzó esa Colonia trabajé en el primer oxxo que abrieron ahi, desde el comienzo hubo asaltos, robo hormiga e incluso rompieron la pared del oxxo y entraron a robar en la madrugada. Afortunadamente dejé de trabajar ahí hace mucho tiempo y no he vuelto a pasar por esa Colonia; fue un poco despues de que quemaran el segundo oxxo.

    Pero lo que mas me sorprende de tu relato, es el grado de delincuencia que existe hoy, son chingaderas que prendieran a una persona viva. Tal vez algunos lectores no crean al 100% todo lo que nos acabas de describir, pero yo sí, por que fui testigo de los pequeños problemas que surguieron desde el inicio.

    La verdad es que estoy muy sorprendida hasta donde ha llegado la delincuencia e impunidad el día de hoy, en una colonia que comenzó con familias de personas buenas y trabajadoras, quienes probablemente esperaron algo diferente al haber obtenido una casa en una «Residencial».

    Decepcionante.

    Responder

  34. septiembre 24, 2016 @ 8:38 pm Alejandra Herrera

    10/10

    Responder

  35. septiembre 24, 2016 @ 10:40 pm Gaius Octavius Caepias

    Como la autora del reportaje menciona, la sociedad está «dividida», no separada. Es increíble el contraste que se puede ver llevando tu vista a unos cuantos metros de ese lugar y regresándola al mismo. El estado tiene muchas obligaciones que cumplir, y es alarmante ver como esto pasa desapercibido. Es deprimente. ¿Como es posible que un lugar así un niño pueda crecer y desarrollarse?. Ni siquiera me refiero a que no es una situación «óptima» para crecer, aprender y desarrollarse, si no al echo mismo de vivir en esas condiciones. Eso es lo alarmante. ¿Dejar que los niños que viven en lugares similares crescan en constante miedo, peligro, violencia, con carencias básicas, y con una calidad académica de último mundo, no es prioridad en nuestro sistema?. ¿No es alarmante para las autoridades?. ¿O es que nuestro gobierno necesita que esas necesidades jamás se lleguen a satisfacer para de algún modo sacar provecho de ellas?. Esto, tristemente, mucha gente, incluso de nuestra propia ciudad, lo ve en las películas, cuando realmente esta pasando a unos cuantos metros de nosotros mismos. Autora del reportaje, gracias por escribir de la forma en que lo haces, y por compartir su experiencia con el resto de nosotros, por mi cuenta puedo decir, que ha quedado en mi conciencia y lo voy a compartir.

    Responder

  36. septiembre 24, 2016 @ 10:49 pm Cesar Vazquez

    Creo que te equivocaste de profesión! Debes seguir escribiendo serias una buena periodista o escritora! Interesante tu historia, todos estos males sociales a los cuales los grupos de poder actualmente Grupo Atlacomulco y la Cofradia que son quienes manejan el gobierno, llaman necesarios, persistiran hasta que no se elimine el binomio un pobre es igual a un voto!

    Responder

  37. septiembre 25, 2016 @ 7:58 am Gaby

    Crudo y exacto….que lo lea el maloro

    Responder

  38. septiembre 25, 2016 @ 11:00 am Roger Castillo

    Que crónica! Excelente fotografía de la realidad.

    Responder

  39. septiembre 25, 2016 @ 12:51 pm Manuel Valenzuelao

    Esta bien. Ya escribió. Ahora cuídese del Maloro. Pues que no se ha dado cuenta que en Hermosillo no pasan estas cosas?

    Responder

  40. septiembre 26, 2016 @ 6:41 pm Mamissh

    impresionante, real, valiente reportaje….felicidades to: Bengie & LoreVal

    Responder

  41. septiembre 27, 2016 @ 9:50 am yoguzat

    Uno de los mejores relatos que he leído en mi vida.
    Ahora me preocupa pensar que tengo familiares en esa colonia.

    Responder

  42. septiembre 27, 2016 @ 12:41 pm Daniel

    Paso por ahí y me da miedo

    Responder

  43. septiembre 27, 2016 @ 5:07 pm Alma Velazquez

    Si muy buen relato, la verdad me gusto mucho, PERO hay cosas que duelen al verlas dichas como no son. SI FUERAN VERIDICAS ESTARIA MEJOR.

    Responder

  44. septiembre 28, 2016 @ 8:37 am Abel Vega

    Muchas, muchas felicidades por tu crónica. Hace que me pregunte, en donde quedo el respeto y el sentido común? enfatizarlo dentro del núcleo familiar sería lo básico.

    Responder

  45. septiembre 28, 2016 @ 2:19 pm Lorenza Val

    Muchas gracias por sus comentarios, disculpen no haber contestado antes, es la primera vez que publico algo, nunca esperé que lo viera tanta gente, y me es muy difícil contestarle a cada uno (quien es ama de casa y trabaja lo entenderá). Esto lo escribí con todo respeto a mis clientes sean cholos, policías, amas de casa, estudiantes, etc..,
    Sinceramente no creo que el problema del narcotrafico se resuelva mientras la droga sea ilegal (la adicción es un problema el narcotrafico otro). No estoy segura de este dato, pero por lo que se ve, aquí en México hay más muertos por tráfico que por adicción. La ilegalidad no ha impedido que en el mundo haya una marcada cantidad de adictos, mundo que se rige por sistemas, sistemas que manejan los políticos (corruptos en su gran mayoría) , mismos que obedecen a alguien superior y no hablo de ninguna divinidad, a quienes por alguna razón en algún momento de la historia se les ocurrió inventar drogas para experimentar con nosotros ( y no hablo de las plantas ) así como experimentan con todo lo demás (religión, educación, medicina, alimentos tecnología etc..). Así que,por mi parte, cada quien es libre de meterse la mierda que quiera a su cuerpo. Yo aquí lo que le pido, no a las autoridades (pues la lucha contra las drogas es una gran farsa), sino a los que deciden tirar droga, en Real del Carmen o en cualquier otro lado:»Paguen lo que vendan y lo que consuman», pues una balita mal apuntada puede matar a «cualquiera», y ver actos tan violentos a plena luz es un problema delicado sobre todo para los niños, quizá suena cursi o trillado pero la niñez es la única etapa pura que tenemos, hasta los niños como las termitas tienen inocencia, mínimo que la disfruten antes de perderla. Aquí en Real ya ni pueden jugar en la banqueta ¿Cuantos muertitos van aquí solo en este año? Un día antes de publicar ésto balearon a uno atrás del Oxxo quemado como a las 4 de la tarde en plena calle.
    Yo quiero que mis hijas crezcan sin esa paranoia, a como las haya educado yo, bien o mal, (de libre pensamiento), así como cada ser que tenga descendencia lo hace a su manera, incluyéndolos a ellos que también procrean. Ladrones siempre ha habido, solo que nos multiplicamos rápido y somos cadenitas; los políticos también roban y matan, la diferencia es la categoría. Quiero pensar que es más fácil llegar a un acuerdo con los cholos que con ellos, por lo menos un acuerdo más real. Es muy frustrante y deprimente llegar a casa y ver el hueco de lo que tantas jornadas te costó ganar, como les digo a los cholos que vienen a pelarse y se confiesan, con quien por fortuna me la llevo bien: Busquen algo que hacer para ganar dinero que no sea robar, menos a los que batallamos tanto ¡No chinguen!

    Responder

  46. septiembre 28, 2016 @ 5:52 pm abraham mendoza cordova

    Excelente narrativa, es el estilo que me gusta, me quedo con eso, el análisis me parece muy complicado, no es tan fácil, al menos para mi, por más que le busqué. Felicidades a la autora y gracias por su trabajo compartido con nosotros. Pero también un reconocimiento y agradecimiento al editor, al camarada Benjamín Alonso, que sin su trabajo no fuera posible esto.

    Responder

    • septiembre 29, 2016 @ 1:47 am Lorenza Val

      Tienes razón con lo del análisis, es uno de mis frustrados intentos.

      Responder

      • octubre 7, 2016 @ 9:27 am Abraham Mendoza

        No te sientas frustrada, no estamos obligados a tener la capacidad de desmenuzar un problema tan complejo y luego ponerlo en orden, no es nuestra responsabilidad componer el mundo, solo nuestro mundo.
        Saludos

        Responder

  47. mayo 15, 2017 @ 9:39 pm Rubén Araiza

    Excelente texto y que crudeza lo que está pasando en nuestra ciudad.

    Responder

  48. mayo 15, 2017 @ 10:34 pm Clara Lucero ibarra

    Excelente forma de narrar una cruda realidad, que duele el corazón leerla, porque no es una novela sino una situación que se ha convertido en el «Pan de cada día» en nuestro antes tranquilo Hermosillo, donde ahora los ciudadanos vivimos bajo rejas y candados mientras los mal vivientes gozando de una total libertad haciendo lo que les pega la gana amparados en una ley absurda y una protección de algo llamado «derechos humanos» (así con minúsculas) ¿y los derechos de nosotros donde están? No puedo entender la Sin razón!! Dios tenga misericordia de nosotros porque las autoridades terrenales no pueden o no quieren!.. Gracias Lorenza Val, por tu valentía.¡ Dios te guarde y bendiga!.

    Responder

  49. mayo 16, 2017 @ 9:20 am Ramon

    Vivo fuera de México y me da tristeza la realidad que se vive en mi tierra querida, allá sigue mi familia y sólo le poco a Díos que los proteja, en realidad que de puede hacer? Si entre ellos mismos se protegen, es decir policías y ladrones.

    Responder

  50. mayo 16, 2017 @ 9:59 am Ramón Martínez

    Como dijera el otro día el «Bronco», goberndor de Nuevo Leon: «hacen falta los chanclazos de las mamás». Pero la realidad es que ya no los pueden dar, porque si no trabajan, no comen.

    Responder

  51. mayo 16, 2017 @ 11:56 am Manuel Lopez

    Excelente..!! Te pone mucho a pensar sobre nuestra sociedad y a donde se dirige..

    Responder

  52. mayo 16, 2017 @ 4:34 pm santos ramos

    lastima . antes si estava poko bien .aora esta pal perro .la gente sabe muy bien . kien y komo y donde se hacen los bisnes . como dicen la raza .entre ellos se tapan y si hagarran a un familiar .esta peor .aunke se culpable. pero ps es familiar. aunke se meta la policia . no pasa nada . abdan de dia .y de dia .duerme la gente . salen de noche . valiente por buen reportaje

    Responder

  53. mayo 17, 2017 @ 8:43 am Carlos Labrada

    Te felicito por esta crónica Lorenza, da angustia con tan solo leerla, pero bueno, es tan solo una microscópica parte de todo lo que pasa en los diferentes barrios y colonias del País, triste, pero es la pura realidad. Vivo fuera del país, y me entristece saber que Hermosillo la está pasando mal con el tema de la seguridad pública, pero me da ánimos saber que la gente ya se manifiesta en pro de un cambio, un cambio que solo se puede lograr mediante la protesta de los ciudadanos.

    Responder


Quieres responderle a Oscar West

Tu email no será publicado

Crónica Sonora