Un asesinato que transformó Lomas Taurinas


Tijuana, BC.-

El Ayuntamiento de Tijuana, así como las diferentes asociaciones civiles que año con año se suman a la conmemoración del aniversario luctuoso del candidato a la presidencia de la república, Luis Donaldo Colosio, celebró este 23 de marzo una ceremonia especial que tuvo la presencia de distintas autoridades del priismo nacional, entre los que destacaron el Dr. José Narro ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México y Enrique Acosta Fregoso, candidato por el PRI al gobierno de Baja California.

La ceremonia, que ya figura en el calendario cívico de la ciudad fue dirigida por una de las dos únicas regidoras priístas en el actual ayuntamiento. Se trata de Adriana Ornelas, militante desde los 17 años y testigo de aquel funesto episodio que cambiaría el rumbo del país, así como el de la colonia. Ornelas Maravilla fue la responsable desde la jefatura de acción cívica del XX Ayuntamiento de Tijuana de colocar está fecha en el mencionado calendario.

Como bien recuerda el fotógrafo Felipe Piolín Gutiérrez, la transformación de la colonia fue llevada a cabo como por arte de magia, “la gente cruzaba en unas tablas de madera colocadas sobre el cauce del río de aguas negras que atravesaba la avenida principal de la colonia, para, de esta manera acercarse al entonces candidato presidencial, quien desde lo alto de una pick up, pronunciaría el que sería su último discurso”. Fue a partir de ese suceso que el Estado se hizo presente en una localidad que hasta entonces estaba olvidada, sin servicios básicos, representaba entonces Lomas Taurinas uno de los tantos asentamientos irregulares e inhóspitos que aún hoy caracterizan a la ciudad fronteriza.

Otro de los implicados en el caso, Othon Cortés, quien fuera chófer y asistente durante la campaña electoral del sonorense, hizo acto de presencia para exigir al presidente en funciones, se le restituya el daño que le causó la tortura e injusta encarcelación que sufrió en aquel momento,  “Licenciado, ni a ti, ni a mí, se nos ha hecho justicia”, exclamó dirigiéndose hacia la estatua que se erige en la Plaza de la Unidad y la Esperanza. 

Por su parte, el Dr. José Narro, se sumó a la proclama partidista de la clausura de la ceremonia enfundándose en la bandera tricolor para recordar que “se equivocan quienes piensan que la transformación democrática de México exige la desaparición del PRI. No estamos exentos de errores, pero difícilmente podríamos explicar el México contemporáneo sin la contribución de nuestro partido”. Las elecciones en Baja California están a la vuelta de la esquina y a pesar del carácter cívico de la ceremonia, el evento tomó un claro carácter partidista. No cabe duda las campañas ya están aquí.

El asesinato de Colosio marcó el inicio de un México cada vez más consumido por las balas en el escenario político. Han pasado 25 años y aún persiste la idea un México tan hambriento y sediento de justicia como el de 1994. Así como la idea de un Lomas Taurinas violento y desamparado perdura, es un hecho que aquel asesinato cambió el rumbo de la colonia y la transformó para siempre, siendo ahora pese al estigma que habrá de cargar a sus espaldas un lugar mucho más habitable de lo que era entonces.

Texto y fotografía por Omar Moro



Acerca de

Fue a través de mis padres que desde temprana edad he estado ligado a la escritura, los medios y las ciencias sociales. El seguimiento de la actualidad global se ha convertido en una prioridad personal para entender cuál es mi lugar en el mundo. Mi compromiso como comunicador o aspirante a ello es con la libertad, la igualdad, la pluralidad, el libre pensamiento, la tolerancia y por consecuencia con la democracia. Estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de Baja California.


'Un asesinato que transformó Lomas Taurinas' tiene 4 comentarios

  1. marzo 29, 2019 @ 10:29 am Cipriano Durazo Robles.

    Buen texto.

    Responder

  2. marzo 29, 2019 @ 3:11 pm Ana Lucía

    Me parece que conozco a este muchacho, va bien, muy bien. No sabía que también le hace a la fotografía, enhorabuena.

    Ana Lucía.

    Responder


Quieres responderle a Ana Lucía

Tu email no será publicado

Crónica Sonora