En mi nombre ve y educa, ve y ama


Un nueve de marzo sin mujeres, sentir la ausencia de qué pasaría si no llegamos a casa. ¿Se cumpliría el sentir entre los otros? Las mujeres nos hacemos notar gracias a las manifestaciones de muchas en todo el país. Me quedé con  ganas de ir a tal manifestación que se realizó el ocho de marzo en Hermosillo; quería ir, deseaba ir, quería grabar respuestas de esas mujeres del por qué luchan.

Sé que muchas contestarán: ¡Nos están matando! Sé que me juzgarán, porque si no compartes sus ideales estás en su contra, porque te gritan: ¡Yo quemaré todo por ti si desapareces! Aguarden, no todas tenemos esas ideas, no todas pensamos en violentar para exigir, yo le apuesto a la educación y al amor.

¿Qué tonto y cursi verdad? Apostarle al amor, ¿Cómo algo tan fantasioso puede cambiar vidas, mentes, sociedades, países? La ciencia confirmó que las plantas crecen de manera distinta cuando se les habla amorosamente, esa energía del amor, tan de cliché y tan poco entendida, ¿por qué no sería capaz de cambiar generaciones?

Nos están matando por misoginia, es cierto, que lamentable, el odio de muchos nos mata, pero también tengo amistades que han muerto no físicamente, pero sí de manera espiritual. Murieron cuando su familia se destruyó a causa de aquella mujer que no supo poner un alto a aquel hombre machista e infiel y no pensó en lo que todo desencadenaría en otra mujer cuando ella aceptó ser la otra.

 Otra murió lentamente cada vez que las mujeres de su oficina le criticaban su forma de vestir y de maquillarse, otra murió cuando en su familia no creyeron en su potencial por ser mujer y así se van muriendo emocionalmente y del alma.

Otras van matando a mujeres cuando permiten que su hijo les levante la voz y permiten que les humille, porque ese será el resultado de un hombre que levantará la voz y humillará a su pareja. Otra mató cuando permitió que sus hijos le pegarán a una niña, porque creció viendo que es normal, así esta niña fuese familiar de él, no tenía ningún derecho. No hubo reprensión, no hubo castigo, y así se formó aquel hombre que mató a su mujer.

Mujeres que gritan y exigen justicia, muchas son las mismas que cuando te dan la espalda hablan de tu persona, que se acostó con aquel, que hizo aquello, que hizo lo otro, pero no desaparezcas, porque ahí sí ellas queman todo por ti. Cuando siempre estuvieron “quemándote”. En 1960 me cuentan que un tío repetía, la peor enemiga de la mujer es otra mujer.

Si se dan cuenta todo recae en valores, amor y educación, las madres, (en su mayoría) educamos a hombres, esos mismos que violan y matan, educamos a mujeres que no saben poner freno a la violencia en casa, son anti valores generacionales que destruyeron la sociedad.

Mujeres se matan a sí mismas cuando dejan que su pareja les grite, las jale, las humille, les mienta. Cuando por amar demasiado,  como aquel título de un libro, soportan todo con la esperanza de que cambie. Ahí mujer también te matas y también nos matas. Mujeres que critican, calumnian, difaman, se burlan de otras mujeres, tú también eres parte del problema. 

Si tú como mujer  aceptas tener sexo para subir de nivel en tu trabajo, tú también aportas a este monstruo que odia a la mujer, porque los hombres creen que todas aceptamos esa oferta gracias a que lo logró contigo.  De ahí nace un acosador viendo en dónde sí hay oportunidad, más a quienes no nos gusta eso, esa búsqueda de oportunidad nos molesta, nos inquieta y nos humilla como mujer.

Qué difícil es vivir en sociedad verdad, cuando todos tenemos diferentes formas de ver el mundo, es verdad diez mujeres mueren diariamente en el país, es denigrante esa cifra, eso es una realidad, México está en decadencia, pero eso no te da derecho a violentar.

Me da coraje igual que a ti, tengo una hija y soy hija, tengo muchas amigas, hermanas, madre, sobrinas, primas,  y al decir que no me representes con violencia si yo desaparezco un día me preguntan ¿y si a tu hija le sucede algo, pensarías igual? Que difícil contestar que sí, seguiría pensando igual. Pero yo moriría junto a mi hija, aunque yo quedara viva, ya te expliqué que hay varias formas de morir. Me lo pregunta alguien que aún no es madre, yo por serlo me motiva a dejar algo bueno en este mundo para mis hijos y  le apuesto a la educación.

 Pero también te cuento, que tengo hermanos, amigos, padre, un hijo, sobrinos, primos, y también me moriría si a causa de la violencia alguno no vuelve jamás a casa. La violencia está al asecho, sin respetar géneros ni edades. 

Esas mujeres que van a marchar por su propio sentido crítico ¡que orgullo, que respeto y admiración de mi parte!  Siendo realistas tengo una amiga que sigue toda moda activa, y ella asistió por moda. Porque tenía que estar ahí y poner en sus redes sociales que estuvo en la marcha del 8 de marzo. Es verídico. Por eso quería ir y preguntar ¿Por qué marchas tú? Algunas sí estudiaron acerca del tema y me darán demasiada información de violencia vs la mujer y del feminismo, pero otras, sólo se dejan llevar por emociones y otras por moda, lo sé de primera fuente.

El movimiento del 9M un día sin mujeres se denotó sospechoso cuando las empresas dieron permiso de no asistir y cuando algunos políticos lo tomaron de bandera, no desenfoquen que estamos a un año de elecciones y lamentablemente la política se vale de mucho para ganar votos. Aclaro que no estoy diciendo que este movimiento tiene trasfondo político porque no me consta, sin embargo, hablando claro, entre pasillos se escuchó eso. Espero esta vez no usen las emociones de las mujeres, porque sería como esos asesinatos, demasiado denigrante.

Los medios de comunicación fueron dirigidos por hombres este 9M, pocos hablaron del porqué no había conductoras. Que genial hubiera sido que la producción de ese día en medios sólo fueran noticias acerca de feminicidios, que los periódicos no hubiesen hablado de otros temas, que todo hubiese sido exclusivo a atender el llamado de las mujeres, ¡nos están matando por ser mujeres!

Mujeres que entendieron que era un día de puente, un fin de semana largo, yo lo escuché, yo lo vi, nadie me contó. Vi mujeres de compras, vi mujeres en reunión de comida, vi mujeres que tuvieron que salir a trabajar porque son sustento de su hogar. En mi caso así fue, por necesidad salí, pero mi ojo y oído estuvo analizando todo, muchas  mujeres no entendieron el motivo, los hombres menos. Recuerden que a pesar de la equidad de géneros somos biológicamente distintos y eso duele a muchxs pero es una verdad indudable, las mujeres por naturaleza somos más sensibles, no desmerito los sentimientos de los hombres, simplemente acentúo, somos distintos. 

Hombres que dijeron: que felicidad un día de descanso, hombres que escuché que dijeron puedo vivir un día sin ellas, hombres haciendo memes de lo que sucedía, las mujeres que están en lucha se ofendieron por los memes, sin embargo, son las mismas que comparten memes de otro tipo de violencia o de humillación y yo he visto sus redes. Esta violencia vs la mujer para ellas es delicada, ¿y la otra violencia, no?

Quizá dirán que no las entiendo porque yo no fui abusada, abandonada de niña, o denigrada por ser mujer. Yo también viví situaciones de violencia de género desde que era una niña, distintas formas de violencia desde sexual en donde afortunadamente  nunca terminó en violación, abandono de mi padre, violencia psicológica y económica  por parte de parejas, humillaciones sólo por ser mujer, lo he vivido en carne propia. Nunca me quedé callada, en su mayoría de veces siempre alce la voz. Muchas de esas veces  no me creyeron. 

A pesar de muchas situaciones no tengo la capacidad de desvalorizar a los hombres por ser hombres, porque he conocido “buenos y malos” también he conocido mujeres “buenas y malas” esto no es género, es la educación y lo que cada quien trae dentro de su persona. Lo que esas personas han aportado a mi vida no me lo quedé, lo use para construir una mejor versión mía, en donde por estadística esta vida que llevo no me correspondía. 

Yo te entiendo, yo lo viví, pero yo busque sanar y dar amor a manos llenas. Quiero un día leer:

500 feministas hicieron plantón en la secundaria “quién sabe cuál” repartieron volantes y dieron charlas a cada alumno para concientizar acerca de la violencia; mientras otras 500 se situaban en la primaria “quién sabe cuál” para platicar acerca de la muerte de mujeres, y concientizar acerca de la importancia de contarle todo a sus padres; en ese mismo momento otras 500 del movimiento estaban en la preparatoria “quién sabe cuál” hablando de lo que las drogas pueden causar una vez que se empiezan a consumir, sobre todo con el mensaje de que las drogas pueden matar a las mujeres; gran campaña de concientización de este movimiento en Sonora.

Wow todo los medios hablarían de eso, se ahorrarían criticas y atacarían el problema de raíz. Algún día sueño con dar charlas y me estoy preparando para lograrlo. Te repito le apuesto a la educación con amor. Ustedes las mujeres que representan a las que ya no están y que quemarían todo si yo no estoy, aunque no es mi deseo,  ya dominan ese tema, ¿Por qué no empezar a educar a los que vienen detrás?

Vivimos en una cultura machista en donde un locutor de radio después de “felicitar” a la mujer por su día, hace unos cuantos saludos y después manda una canción en donde habla de una mujer con extremo sobrepeso, para muchos causa de risa los comentarios de la canción y tiene un ritmo pegajoso, recuerdo que fue un éxito hace un poco más de una década. Ven el problema es sociocultural y a grandes rasgos te cuento sólo de una canción. 

Eso es  parte de lo que nuestra población consume; me atrevo a hablar por los sonorenses. Tengo entendido que los medios de comunicación influyen en nuestra educación, o ¿me equivoco? 

Si somos más los buenos aún podemos educar. Es un tema extenso y delicado, con dolor de muchas, pero tiene una raíz desde casa. Y ya en confianza te digo: a mí también me matas cada que te burlas de una madre soltera, que risa lo de “las luchonas” ¿verdad? Recuerda hay muchas formas de matar.

Yo empiezo aportando con mis hijos, prometo educar a un hombre que respete a las mujeres y a una mujer que no se deje de un hombre; continuaré cuidando de tus hijos, porque el mundo ya es lo que es, un lugar violento del que tenemos que cuidarnos; aportaré con educación y amor para la sociedad  y soñaré en prepararme para ir a las escuelas a platicar con quienes apenas van a este mundo tan ruin en el que te matan por ser mujer. 

Así como yo respeto tus ideales, de mujer a mujer respeta estas letras de mi sentir conforme a lo que diariamente veo, escucho y vivo. Te pido como favor si yo desaparezco no quemes nada ni violentes, en mi nombre ve y educa, ve y ama. 

Por Karla Karina Flores

Ilustración by Pinterest

 



Acerca de

Comunicóloga egresada de la Universidad de Sonora y madre de una parejita de bendiciones


'En mi nombre ve y educa, ve y ama' tiene 2 comentarios

  1. marzo 11, 2020 @ 10:17 am Jess Aguirre

    Excelente artículo, otro enfoque muy diferente deber la lucha de la mujer, ya que el feminismo va más allá de las marchas y manifestaciones. Muchas felicidades Karla Karina por esta gran reflexión, recordarnos que venimos de una mujer, la cual tiene gran trascendencia qué es nuestra madre.

    Responder

  2. marzo 11, 2020 @ 11:18 am Lina

    O sea, para la autora, la culpa es siempre de la mujer, sea por su muerte o por su vida? Por lo que se lee en el texto la educación de un niño o niña es responsabilidad apenas de las mujeres? Me quedo contenta de que muchas hicieron el paro por moda o por un fin de semana largo, eso también es un derecho, o no? Pena que la crítica hacia las mujeres venga de una mujer. Me suena a un discurso patriarcal disfrazado de crítica hacia el movimiento del 9M.

    Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora