El Suicido como Espectáculo


La imagen está dando la vuelta al mundo y no es para menos. La escenografía está que ni mandada a hacer: la iglesia, la chica y el cielo. El video que captura el momento queda para la historia gráfica universal. Lo imagino en la iconoteca del siglo XXI compartiendo estante con el video del segundo avionazo sobre las torres gemelas de Nueva York.

 

El colega Luis Alberto Medina no se cansa de citar La Civilización del Espectáculo como el libro que todas y todos debemos leer para comprendernos un poco más. Yo no le he leído, pa’ qué más que la verdad, pero he sabido que en él Vargas Llosa compendia viejas y nuevas ideas sobre esa inclinación mórbida de la sociedad contemporánea a verlo todo como un show. Habrá que echarle un ojo.

 

Mientras eso ocurre pasemos revista a lo dicho esta mañana por Epifanio Campoy, otro comunicador de la localidad, a propósito del fallido intento suicida de la joven de Navojoa.

 

Esta historia nos invita a reflexionar sobre lo que ocurre con los jóvenes. ¿Qué pasa, Sandra Luz, con los síntomas de depresión? ¿Pero qué pasa sobre todo con nosotros como comunidad? ¿Cómo nos convertimos en protagonistas de una historia como si fuera un espectáculo? ¿Cómo este video y muchos más se viralizaron? ¡¿Y cómo los cibernautas manifestaban su punto de vista grotesco de verdad?! (Óigase el archivo «Fano Campoy sobre intento de suicidio chica», Audioteca Crónica Sonora)

 

Así las cosas sobre un evento con muchas aristas. Esta es apenas una. Como decía otro colega -pero este no local- de apellido Canún: ¿Y usted, qué opina?

 

Por Benjamín Alonso Rascón

 



Acerca de

Premio Nacional de Periodismo 2007. Director de Crónica Sonora. Contacto: kiktev@gmail.com


'El Suicido como Espectáculo' tiene 3 comentarios

  1. agosto 19, 2015 @ 1:33 pm ale

    Busca las otras aristas y escribelas. Me dejas con ganas de seguir leyendo. Ayer que vi cómo se compartían memes sobre la chica estuve a punto de sacar a la policía que llevo dentro, por fortuna no lo hice. Solo alcance a compartir un poema de Sabines (cada quien sus poetas) sobre la defensa de la alegría. Pero volviendo al tema del fallido suicidio y el espectáculo creo que no estamos lejos de pedir ejecuciones públicas y de escupir, gritar e insultar al político rata, al policía corrupto, al automovilista que nos cierra el paso, a los padres y madres de los jóvenes que deciden quitarse la vida y si sobreviven, a los «locos, drogadictos, tontos» que lo intentaron…

    Responder

    • agosto 19, 2015 @ 1:43 pm Benji

      Puff, tremendo Alejandra… El fenómeno del suicidio -más que ‘el tema’, formulita mamona tan en boga- ha sido una asignatura pendiente en CS. Este primer acercamiento es leve, si se quiere, pero estamos en ello. Fuerte el abrazo y amplio el agradecimiento por tu sustancioso comentario.

      Responder

  2. agosto 31, 2015 @ 9:23 am Claudia Torrero

    Vaya que si vi el vídeo y la verdad no pensé en los motivos que orillaron a la joven a lanzarse, ni en la juventud actual ni en las consecuencias de las fracturas que tuvo en su cuerpo; en lo que pensaba y mas bien lo que me sorprendía era que la gente estaba deseosa de ver como alguien se quitaba la vida, de grabarlo en su teléfono y compartir el momento.

    Me llama la atención como nos hemos convertido en cazadores de imágenes para compartir la «exclusiva» en las redes sociales ¿Cuántas fotos y vídeos hay en la red en donde se captan muertes, torturas, golpizas e infamias? Abundan, pero lo que escasea es la gente que quiera convertirse en «héroe» por tratar de detener a un suicida, a un abusador, a un ratero. ¿Cómo hubiera sido la tragedia de la ABC en esta época? ¿Hubiera habido más vídeos de niños quemándose y gritando de dolor y menos ayudantes y rescatistas? No se, pero lo que si se es que ya no hay salvadores, habemos paparazzis.

    Responder


Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora