Crónica de una mañanera


Hermosillo, Sonora.-

Uno de mis colaboradores me estuvo pregunte y pregunte si iría a la mañera de AMLO, hoy, aquí en Hermosillo. Le dije que no y que no y que no, hasta que me convenció de rebotarle la invitación. Me dijo que sí, que viera yo cómo registrarlo. Así hice, pero al saber que sería muy lejos de su trabajo y en horas de madrugada, dijo su mamá que siempre no.

So, me dispuse a seguirlo por Youtube.

Reporteros abordando el bus rumbo a la mañanera en Hermosillo a las 4.30 de la mañana de hoy

Fotografía de Alejandro Valenzuela

La primera en tomar el micro fue la Reyna Haydé Ramírez, muy conocida como aguerrida ex corresponsal de Reforma en Sonora. Fue errática en sus planteamientos y eso debilitó su crítica que, a decir de muchos es sincera y atinada, señalando entre otras que si «para cuándo una limpia de panistas y (lo que es peor) ¡padrecistas!» de los gobiernos morenistas en Sonora. A esto, el presi respondió que él representa a todos los mexicanos y a las mexicanas también, como diciendo no me voy a rebajar a grillas pueblerinas. Luego se siguió con un chorote que terminó evocando al apóstol de la democracia, don Panchito y Madero. ¡Sale!

Posteriormente don Peje pasó la voz a la güera que se la lleva en las mañaneras allá en Chilangolandia, de nombre Sandra Aguilera. Sensible al suelo que pisa, preguntó sobre el derrame en el Río Sonora. No recuerdo la respuesta presidencial. Un par de turnos más tarde, una reportera de Grupo Imagen también tomó nota del contexto y preguntó sobre la reunión privada que post a la confe sostendrá con papás y mamás de la Guardería ABC. En esencia respondió que será una segunda reunión con ellos, y en esta comunicará a los paterfamilias «que ya se están cumpliendo sus planteamientos en lo general», sobre todo en lo que hace a la atención de los hoy adolescentes sobrevivientes.


A propósito de sobrevivencia, ¡ayúdanos a paga el internet!

Banamex 5204 1652 3610 0099


Hablaron varios más pero no se puede comer pinole y chiflar a la vez. Además la conferencia me sonó a repetición, a vacuidad, a nada en particular. Como suelen ser las mañaneras, pues. En esos piensos yo estaba cuando abruptamente el tabasqueño pasó el micrófono a la más rubia de las gobernadoras, nuestra Claudia Pavlovich. Es que ya me voy, justificó, tengo que ver a los papás de los niños. De todos modos aquí me la voy a llevar, recorreré todas las regiones de este estado progresista que siempre he dicho es excepcional, por su gente trabajadora y a todo dar. Mañana nos volveremos a encontrar, ¿no?

Dejó que la gobernadora anfitriona respondiera una pregunta y acto seguido se cogió del brazo amable que ella misma le ofreció, bajaron del presidium y así acabó una mañanera más en los tiempos de la así autodenominada «cuarta transformación».

Por Benjamín Alonso



Acerca de

Premio Nacional de Periodismo 2007. Director de Crónica Sonora. Contacto: kiktev@gmail.com


'Crónica de una mañanera' has no comments

Sé el primero en comentar!

Quieres compartir tus ideas?

Tu email no será publicado

Crónica Sonora